Woodburn, bajo la estela de Owen
Ben Woodburn superó este martes el récord de precocidad que ha conservado Michael Owen durante casi dos décadas. Las comparaciones entre estos dos menudos delanteros son inevitables.

Privada de la magia de la FA Cup, la devaluada Copa de la Liga se ha convertido en poco más que un banco de pruebas para los grandes de la Premier League o una vía sencilla para los modestos de ganar un título y entrar en Europa por la puerta de atrás. Pero, en ocasiones, nos depara momentos históricos, como puede acabar siendo el que presenciamos este martes en Anfield. Un, a priori anodino, encuentro de cuartos de final entre Liverpool y Leeds permitió que Ben Woodburn se convirtiera en el jugador más joven en marcar un gol con los Reds en toda su historia. Un instante que podría quedar para la historia como lo hizo el gol de otro joven en Liverpool hace catorce años. En 2002, un imberbe Wayne Rooney anotaba en Goodison Park el primer gol de su carrera. Varias decenas le siguieron.

El récord de Michael Owen se ha mantenido vigente durante casi dos décadas. En 1997, un delantero menudo con cara de niño anotaba el primer tanto de su carrera ante el Wimbledon. Es de sobras conocido lo que sucedió después. Tras conquistar una FA Cup, dos Copas de la Liga, una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa, Owen se mudó al Real Madrid con un Balón de Oro bajo el brazo. Aunque sus prestaciones en la capital española fueron más que correctas, como atestiguan sus 13 goles en liga, su aventura hispana solo duró una temporada. Regresó a las Islas de la mano (o del bolsillo, más bien) del Newcastle, que rompió su récord de fichaje (17 millones de libras) para traer a Owen de vuelta a suelo patrio. En su segunda temporada en el norte sufrió una grave lesión y jamás fue capaz de reproducir su nivel anterior. A pesar de que estiró su carrera como un chicle con tres temporadas finales en Manchester United y un breve periplo en Stoke, Owen fue víctima de su propia precocidad: con 25 años había marcado 131 goles en liga; en los ocho siguientes solo fue capaz de sumar otros 32.

Durante los últimos años, varios jóvenes han estado cerca de superar el récord goleador de Owen antes de que Woodburn lo hiciera finalmente. El que más próximo estuvo fue Jordan Rossiter, un centrocampista que se incorporó al fútbol base del Liverpool cuando solo tenía seis años y que fue comparado en su etapa formativa con el mismo Steven Gerrard. El joven de Liverpool marcó en su debut precisamente en un partido de Copa de la Liga contra el Middlesbrough con un potente disparo lejano con evidentes vestigios gerrardianos. A pesar de unos inicios prometedores, Rossiter acabó haciendo las maletas el pasado verano para fichar por el Glasgow Rangers escocés. Una serie de lesiones desafortunadas le han impedido jugar desde agosto pero, a sus 19 años, todavía está a tiempo de encarrilar su carrera.

Antes de Rossiter, Raheem Sterling fue el jugador que estuvo más cerca de dilapidar el récord de Owen. Fichado del Queens Park Rangers en 2010 por el entonces entrenador Rafa Benítez, Sterling no tardó en destacar en las categorías inferiores del club. En marzo de 2012, el extremo inglés debutó en un partido de liga contra el Wigan Athletic con solo 17 años y 107 días, convirtiéndose en el tercer jugador más joven en debutar con el club. Si hubiera marcado ese día, habría superado a Owen. Pero su estreno goleador no llegó hasta la temporada siguiente. En octubre de 2012, Sterling anotó el único gol en un partido de liga contra el Reading con un disparo desde la frontal del área y se erigió en el segundo goleador más precoz del club. Más tarde, Woodburn y Rossiter le adelantarían en precocidad pero, para entonces, Sterling ya había abandonado Anfield con destino al Manchester City por 50 millones de libras. Bajo la batuta de Pep Guardiola, Sterling se ha convertido en fijo en el equipo y en la selección de su país.

Cuando Owen marcó su primer gol en 1997 contra el Wimbledon acabó con un récord que se había mantenido vigente durante más de cuatro décadas. El centrocampista Jimmy Melia se incorporó al Liverpool con 15 años después de que el entrenador Don Welsh le descubriera jugando con su escuela. Su ascensión al primer equipo fue meteórica. Al cumplir 17 años, en noviembre de 1954, firmó su primer contrato profesional. Un año más tarde, debutó en Anfield en un partido de segunda división contra el Nottingham Forest. Los Reds se llevaron la victoria por 5-2 con un hat-trick de Billy Liddell pero Melia también añadió su nombre a la lista de goleadores, una hazaña que supondría que su nombre figuraría como el goleador más precoz del club durante cuarenta y dos años. Melia permaneció en Anfield durante diez años, colaboró en el ascenso en 1962 bajo la dirección de Bill Shankly, y conquistó el título de liga de primera división un par de años más tarde antes de marcharse al Wolverhampton Wanderers, de donde saltaría rápidamente al Southampton y luego al Aldershot, para acabar colgando sus botas en el Crewe Alexandra.

Su gol ante el Leeds ha despertado las expectativas sobre Woodburn. La precocidad y la posición no es lo único que comparte con Owen. Como el exdelantero inglés, Woodburn nació en la ciudad fronteriza de Chester. Sin embargo, a diferencia de Owen, Woodburn ha optado por representar a Gales, con quien ha sido internacional en las categorías sub-17 y sub-19. De hecho, su futuro internacional promete desatar la guerra entre las federaciones galesa e inglesa.

Hace tiempo que los responsables del fútbol base del Liverpool siguen de cerca el progreso de Woodburn y tienen depositadas grandes esperanzas en su futuro. El joven delantero se incorporó al club en la categoría sub-7 y ha ido ascendiendo escalones con la precocidad que ha demostrado para marcar goles. La temporada pasada, debutó con los sub-18 con solo 15 años y finalizó la campaña como máximo goleador. Este curso, ha marcado 5 goles en 10 partidos con los sub-23.

La complexión ligera de Woodburn recuerda vagamente a otros delanteros míticos del Liverpool como el propio Owen o Robbie Fowler. Al igual que ellos, destaca por su definición letal y su preciso primer toque. Tras la victoria ante el Leeds, Jürgen Klopp se aprestó a destacar la capacidad de aprendizaje y mejora de su joven pupilo.

Esta temporada, Woodburn seguirá jugando con el equipo sub-23 pero las lesiones en el primer equipo podrían concederle más oportunidades de las esperadas. La lesión de Daniel Sturridge fue precisamente lo que le permitió debutar en la Premier League el pasado fin de semana ante el Sunderland. A su baja cabe sumarse la de otros jugadores como Philippe Coutinho o Adam Lallana, así como los problemas musculares de Divock Origi, así que Woodburn podría seguir teniendo minutos en las próximas semanas, en especial considerando la acumulación de partidos en la época navideña y durante el mes de enero, con el arranque de la FA Cup y la disputa de las semifinales de Copa de la Liga, que se juegan a doble partido.

Solo el tiempo dirá si Woodburn acaba convirtiéndose en un jugador de talla mundial como Owen o Sterling, o acaba teniendo que buscar fortuna en otros lares como Rossiter. Sea una cosa o la otra, jamás olvidará el rugido de The Kop una fría noche de finales de noviembre.

Los goleadores más jóvenes del Liverpool (elaboración propia)
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información