Joaquín Pérez

oct
13

Jürgen Klopp o lo impredecible

Estamos hartos de pensar. Entramos en una lógica en la que todo tiene que tener una razón. Táctica, estratégica, de rendimiento, cabalística. Todo lo malo que nos pasa, nos pasa porque nos lo merecemos. Porque son los resultados directos de los errores pasados, la dependencia, los fichajes, la desidia, la falta de motivación. Pero es no fue siempre así.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información