Ilie Oleart

Cómo FIFA le ha dado el Mundial 2034 a Arabia Saudí

La FIFA ha concedido el Mundial 2030 a España, Portugal y Marruecos, con tres partidos que se celebrarán en Argentina, Uruguay y Paraguay. Hoy en una nueva entrega de ‘A Fondo’ trataremos de explicar cómo esto puede formar parte de una estrategia para darle el Mundial 2034 a Arabia Saudí. Todo apunta a que FIFA… Seguir leyendo Cómo FIFA le ha dado el Mundial 2034 a Arabia Saudí

La FIFA ha concedido el Mundial 2030 a España, Portugal y Marruecos, con tres partidos que se celebrarán en Argentina, Uruguay y Paraguay. Hoy en una nueva entrega de ‘A Fondo’ trataremos de explicar cómo esto puede formar parte de una estrategia para darle el Mundial 2034 a Arabia Saudí.

Todo apunta a que FIFA concederá el Mundial de 2034 a Arabia Saudí. Pensábamos que el Mundial de Qatar 2022 sería el último en Oriente Medio durante un tiempo pero nos equivocábamos. En el vídeo de hoy os vamos a explicar: Por qué Arabia Saudí quiere un Mundial de fútbol, cómo FIFA lo ha organizado todo para dárselo a ellos y por qué esto es un problema.

1. Por qué quieren un Mundial

Ya hemos hablado largo y tendido de la estrategia de soft power y sportswashing en el canal en el pasado. Usar el deporte para mejorar tu imagen exterior e interior funciona. 

El propio Mohammed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí, admitió recientemente que no le importan estas acusaciones de “sportswashing” y confesó a la cadena FOX que “si el sportswashing va a aumentar mi PIB en un 1%, entonces seguiremos haciendo sportswashing.” Y seguro que habéis visto algún niño en Europa con camisetas del Al-Nassr con Ronaldo a la espalda.

También hemos hablado largo y tendido sobre el asesinato y descuartizamiento del periodista del Washington Post Jamal Kashoggi en la embajada saudí en Estambul. Y de cómo Mohamed bin Salman está esforzándose por borrar esa mancha a través de una inversión desmesurada en el deporte.

Una inversión centrada en el fútbol a través de la renovada liga saudí, que ha atraído a futbolistas como Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, N’Golo Kanté o Ruben Neves en los últimos tiempos, o en el Newcastle de la Premier League. El Mundial de Clubes de este año se celebrará en Arabia Saudí por primera vez. 

Y que no se limita al futbol. El golf es un buen ejemplo de cómo Arabia Saudí usa el dinero para comprar legitimidad. La PGA tuvo que fusionarse con LIV Golf ante las dificultades para competir con el dinero saudí. El circuito de la PGA se fundó en 1929. Tardó casi un siglo en adquirir su legitimidad pero Arabia Saudí solo tardó dos años en comprarla.

LIV Golf generó “cero ingresos” en su primera edición y costó 784 millones de dólares.

También existe un factor adicional y tiene que ver con Qatar, organizador del Mundial de 2022. Sus relaciones los últimos años han sido tensas a causa de la política exterior de Qatar, las críticas de la cadena qatarí Al Jazeera hacia Arabia Saudí y su posición en la zona, que llevó a Arabia Saudí a cerrar su espacio aéreo, aguas territoriales y fronteras terrestres a Qatar durante un tiempo.

Para Arabia Saudí fue un fracaso que Qatar organizara un Mundial antes que ellos y la obsesión de MbS es organizar el de 2034 como sea. Arabia Saudí ha sido tradicionalmente el gigante de Oriente Medio y no puede consentir que países satélites le adelanten.

2. Cómo FIFA se lo ha dado

Ya sabéis que FIFA tiene una estrategia de rotación de Mundiales según la cual una confederación no puede optar a un Mundial hasta pasadas dos ediciones.

Mundial 2026: América (EEUU, México, Canadá) CONCACAF

Mundial 2030: tres candidaturas 

-España, Portugal, Marruecos (Ucrania) CAF y UEFA

-Centenario: Argentina, Paraguay, Uruguay CONMEBOL

-Arabia Saudí, Egipto, Grecia AFC, CAF, UEFA

Al organizar un Mundial sin precedentes en 2030 con seis países y tres confederaciones, FIFA se aseguraba que solo OFC y AFC podían optar a 2034.

Lo del Mundial de 2030 es absurdo y solo responde a un motivo: darle el de 2034 a Arabia Saudí. El partido inaugural se jugará en Montevideo, el segundo en Buenos Aires y el tercero en Asunción. A partir de ahí, las seis selecciones que jueguen esos partidos se cruzarán medio mundo para seguir el torneo entre España, Portugal y Marruecos.

No deja de ser chocante que Conmebol haya renunciado a organizar todo el Mundial considerando que de este modo pasará como mínimo 24 años sin organizar un Mundial, desde Brasil 2014 hasta 2038.

Por si acaso, FIFA se aseguró de bombardear las opciones de Australia dándole un plazo de tiempo de apenas 25 días para montar una candidatura. El 4 de octubre FIFA les dio hasta el 31 de este mismo mes para presentar su propuesta.

Australia tenía serias esperanzas de conseguir el Mundial de 2034, el primero que se habría organizado en Oceanía. Y sobre todo después del éxito del Mundial femenino de este verano. Para ganar adhesiones para su candidatura, trató de aliarse con Indonesia. El 11 de octubre supimos que ambos países estaban trabajando en una candidatura conjunta. Pero solo una semana más tarde, el 18 de octubre, Indonesia anunció por sorpresa su apoyo a Arabia Saudí.

Curiosamente, al día siguiente, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, visitó a bin Salman en Arabia Saudí para la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. Ahí, los dos países acordaron profundizar en sus relaciones bilaterales en muchos ámbitos distintos, incluyendo, por supuesto, el deporte.

De todos modos, Australia tenía poco que hacer porque todo estaba preparado para que ganara Arabia Saudí. Apenas horas después de anunciar que daba a los países 4 semanas para presentar candidaturas, Arabia Saudí presentó la suya. Menos de 72 horas después de que la federación de AS declarara su intención de albergar el Mundial 2034, más de 70 federaciones miembro manifestaron su apoyo público a la candidatura, como anunció la propia federacion de AS.

Por si fuera poco, FIFA se encargó de allanar todavía más el camino a AS cambiando los requisitos de los estadios. En efecto, FIFA relajó sus normas relativas a estadios para el Mundial 2034. Para 2030 y 2034, FIFA había estipulado que las federaciones debían proponer un mínimo de 14 estadios, de los cuales 7 ya debían existir. Sin embargo, para 2034 modificaron finalmente estos requisitos pidiendo solo 4 existentes.

3. Por qué es un problema

Para empezar porque FIFA sigue siendo la misma organización mafiosa que concedió el Mundial de 2022 a Qatar. El Mundial de 2030 no fue votado por todas las federaciones miembro de FIFA tal y como prometió la organización tras el proceso ilícito de 2018 y 2022 en 2010. Aunque las 211 federaciones acabarán ratificando la decisión de 2030, la decisión fue tomada por el Consejo de FIFA formado por 37 personas y aprobado por las 6 confederaciones.

Aunque en realidad da igual porque este Mundial llevaba cocinándose desde hace años. En noviembre de 2018, la CIA acusó a Mohamed bin Salman de haber ordenado el asesinato y descuartizamiento del periodista Jamal Kashoggi en una embajada saudí. Poco más de dos años después, Infantino se reunió en Arabia Saudí con bin Salman y fueron fotografiados pasando un excelente rato juntos. En aquella ocasión, Infantino también se reunió con el presidente de la federación y el Ministro de Deportes, además de visitar varios estadios del país.

La relación entre bin Salman e Infantino siguió siendo excelente como pudimos comprobar durante el Mundial de Qatar en 2022.

Luego está la falta de derechos humanos en el país. Según el informe del país de Amnistía Internacional de 2022, el Tribunal Penal Especializado juzgó y sentenció a penas largas de cárcel a personas por ejercer su derecho a la libertad de expresión y asociación. Los tribunales condenaron a penas capitales tras juicios evidentemente injustos, incluyendo casos de menores en el momento de los supuestos delitos.

Los trabajadores migrantes fueron agredidos y explotados y miles fueron detenidos en condiciones inhumanas de forma arbitraria, incluso torturados. 

Además, entró en vigor la primera Ley de Situación Personal, reforzando la situación de superioridad del hombre y la discriminación contra las mujeres.

Y luego está el tema de Yemen. Recientemente, un informe de Human Rights Watch acusó a las fuerzas de seguridad de la frontera de Arabia Saudita de matar a centenares de migrantes a lo largo de la frontera con Yemen. Según el informe, cientos de personas, muchos de ellos etíopes que cruzan a través del devastado Yemen para llegar a Arabia Saudita, fueron asesinadas a tiros.

Y si hablamos de fútbol, también hay que citar la falta de respeto por los derechos de los jugadores. Los grandes jugadores como Cristiano o Benzema, nunca tendrán problemas para cobrar y vivir a lo grande en Arabia Saudí. Pero ese no es necesariamente siempre el caso para los jugadores extranjeros.

En los últimos 12 meses, la Cámara de Resolución de Disputas de FIFA ha abordado más de 50 litigios relativos a clubes saudís. En marzo se ocupó del caso de Lewis Grabbanm el excapitán del Nottm Forest, y el Al Ahli, uno de los 4 clubes adquiridos por el PIF.

El Al Ahli rescindió el contrato de Grabban a los 3 meses de llegar. Grabban tenía que recibir 200.000 dólares por firmar más 100.000 al mes. Cuando no recibió ni un dólares tras dos meses (o sea, 400.000), pidió formalmente el pago y le informaron de que le rescindían.

El Ahli fue condenado a pagar 500.000 en sueldos más 700.000 como compensación por incumplimiento de contrato.

Era el cuarto caso involucrando al Al Ahli en 18 meses. Como consecuencia, el club fue inhabilitado para inscribir jugadores durante dos ventanas.

Esta es una práctica común en Arabia Saudí. Muchos jugadores se han quedado sin cobrar al lesionarse y en otros casos han visto cómo sus contratos eran rescindidos y los visados retirados. Incluso clubes como el Al Nassr de Cristiano han caído en estas prácticas. En noviembre de 2022 fueron condenados a pagar 2,5M de dólares al brasileño Petros tras negarse a abonar la indemnización correspondiente por rescindir su contrato.

Aunque posiblemente por lo que tendrían que haber sido condenados a desaparecer es por hacer este tifo de Cristiano Ronaldo.

FIFPRO, el sindicato mundial de futbolistas, advirtió a sus miembros de que no ficharan por clubes saudís. Arabia aparecía junto a otros países como Argelia, China, Rumanía o Turquía como paises a evitar por la falta de pago de salarios.

En Arabia Saudí no hay sindicato de futbolistas para representar a los jugadores saudís, así que los jugadores locales no tienen a quién recurrir en caso de problemas.

Así que si a FIFA no le importan los derechos humanos, al menos debería preocuparse por los derechos de los futbolistas.

Por otro lado, nos encaminamos hacia otro Mundial en invierno con todos los problemas que causó el de Qatar. Arabia ha insistido que planean jugar en verano pero lo mismo dijo Qatar en su día y nos comimos una pausa de la temporada en noviembre y diciembre. La temperatura media en Arabia en julio y agosto es de 36 grados. Son los dos meses más cálidos del año. Es casi exactamente la misma temperatura media que en Qatar. 

Y luego está el problema de las lesiones provocadas en los futbolistas, claro.

4. Conclusión

FIFA no ha cambiado. Sigue siendo la misma organización que le dio 2022 a Qatar con Blatter. Sigue siendo una organización en venta. Y lo pagaremos como siempre los fans con otro Mundial en Oriente Medio en un país que utiliza el fútbol para sus intereses políticos y que no respeta los derechos humanos.

¿Y qué podemos hacer? Dar a conocer esta realidad y darle la espalda al Mundial. Es difícil pero muchos lo hicieron en 2022 y no viajaron al país.

Sobre el autor

Ilie Oleart

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.