Andrés Weiss

Cómo no reconstruir Old Trafford

El Manchester United se está planteando la posibilidad de si reconstruir o renovar Old Trafford, y hoy les damos varios consejos sobre qué no deben hacer con su estadio. Durante la temporada 84/85, tras una serie de invasiones del campo y peleas de hooligans, Ken Bates levantó una valla perimetral eléctrica entre las gradas y… Seguir leyendo Cómo no reconstruir Old Trafford

El Manchester United se está planteando la posibilidad de si reconstruir o renovar Old Trafford, y hoy les damos varios consejos sobre qué no deben hacer con su estadio.

  • No electrocutes a la gente

Durante la temporada 84/85, tras una serie de invasiones del campo y peleas de hooligans, Ken Bates levantó una valla perimetral eléctrica entre las gradas y el campo, idéntica a la que controlaba eficazmente el ganado en su granja. Sin embargo, la cerca nunca fue encendida y al poco tiempo fue desmantelada, por razones de salud y seguridad. 

  • Renombrar bien el estadio:

Para un partido del Brighton contra el Sheffield United en octubre de 2004, el Withdean Stadium se llamó temporalmente “Palookaville”, ya que acogió la fiesta de lanzamiento del álbum del mismo nombre de Fatboy Slim. El álbum fue lanzado por Skint Records, entonces patrocinador de la camiseta, y para el partido usaron camisetas con Palookaville en ellas.

  • Asegurarte de que puedes reconstruir todo el estadio:

A principios los 70, el Chelsea inició un proyecto para renovar Stamford Bridge. El problema fue que el coste de construcción de la East Stand se salió de control y el resto del estadio se quedó igual. La nueva East Stand estaba acababa, pero la mayoría de las pistas de atletismo seguían y la nueva grada se desplazó unos 20 metros con respecto al terreno de juego. La idea era trasladar todo el estadio hacia el norte. Pero debido a la situación financiera del club, las otras gradas no se reconstruyeron hasta dos décadas después. 

  • Escoge bien las luces que pones:

En el Amex, del Brighton, las luces y los calentadores del césped se dejan encendidos toda la noche para estimular el crecimiento del césped, y las luces crean un brillo que, según los activistas, se puede ver a kilómetros de distancia.

Una petición para “apagar las luces” obtuvo más de 9.000 firmas. Hay preocupación por el impacto que las luces están teniendo en la vida silvestre, particularmente en los insectos: una mujer afirma que puede escuchar a los pájaros cantando en su jardín a las 9 de la noche, y otros se quejan de que las luces los mantienen despiertos.

  • Intentar que los aficionados puedan ver bien: 

En mayo de 2023, el usuario de Twitter @kungfunahi publicó una foto en Twitter diciendo que había estado en “el peor asiento en Anfield”. Situada en la esquina superior de la sección inferior de la tribuna de Anfield Road, la imagen lo dice todo.

  • Usar un marcador que pueda ver todo el estadio:

En 1992, el Cambridge United compró su primer marcador electrónico por 25 mil libras a los Glasgow Rangers. El problema es que la grada ideada no podía soportarlo, por lo que se montó en una esquina del estadio, y muchos fans no podían verlo. El marcador se estropeó unos años más tarde y, a falta de piezas de recambio, se clavó en él una valla publicitaria.

  • No acabar con gradas temporales:

Una parte del Priestfield Stadium, el estadio del Gillingham, fue remodelada en 2003 cuando se quitó una grada y en su lugar se colocó una grada temporal. Se esperaba que el trabajo para hacer una grada permanente comenzara en 2004, pero entre que se habló sobre el cambiarse a otro estadio y que el club tiene problemas financieros todo se suspendió. Es el lugar en el que se coloca a la afición visitante.

  • Pedir permiso a los fans antes de hacer nada:

Un señor de 90 años que era fan del Gillingham compró hace más de 50 años una casa adosada que tenía vistas al Priestfield Stadium. Así podía ver siempre los partidos, y siguieron viviendo allí a pesar de que su mujer le pedía constantemente irse a otro lado. Entonces hicieron una nueva grada (no es la temporal) y a mucha gente le molestó. Así se lo contó al Sun Malcolm Scott.

“Un día hubo una reunión sobre la nueva grada (con vecinos) y Paul Scally (el dueño) me echó después de que yo dijera algunas cosas. Esa noche, alguien rayó su coche. Yo no sabía nada al respecto, pero alguien me acusó y un año después la policía me arrestó. No había pruebas así que tuvieron que dejarme ir, pero fue horrible. El club también me sancionó de por vida y después de eso dejé de apoyarlos”

  • No invadir viviendas ajenas:

Una de las gradas más conocidas del fútbol inglés está en Kenilworth Road: Oak Stand. La clave es el acceso a través de los jardines de los vecinos del Luton, que se ha hecho muy viral en redes sociales… y que fue creada en 1955, con la ampliación de la propia grada.

  • Evitar que la gente pueda distraerse con otra cosa: 

En Craven Cottage tuvieron que cambiar la grada que tenían donde ahora está la Riverside Stand porque los aficionados estaban más pendientes de las regatas que pasaban por el Támesis que al propio partido que se estaba jugando.

  • Limpiar bien el terreno antes de usarlo: 

El Cardiff City se fue a jugar a un nuevo estadio en 1910, Ninian Park, donde estuvieron hasta 2009. El problema es que el terreno se usaba previamente como vertedero de basura, y de vez en cuando salían a la superficie escombros y vidrio.El club pagaba a los jugadores 6 peniques por hora para que fueron antes de los partidos y ayudaran a limpiar el campo. No funcionó. Cuando fue escogido en 1911 para acoger los partidos de Gales, el jugador escocés Peter McWilliam sufrió un corte en la pierna en el primer partido que puso fin a su carrera como jugador, y el galés Billy Meredith también sufrió un corte en la rodilla durante el partido. Jack Evans, del Cardiff, quedó marcado de por vida en un incidente similar en un partido cuando un trozo de vidrio le cortó la rodilla.

  • Tener buen alcantarillado para drenar el agua, que en UK llueve mucho:

Brunton Park, el estadio del Carlisle United, se ha inundado dos veces: 2005 y 2015.

En 2015 el estadio se inundó tras el paso de la tormenta Desmond. Tuvieron que irse a Preston, Blackburn y Blackpool para sus siguientes 3 partidos. Pagaron 1 millón de libras para arreglarlo y pagan cada año más dinero a las aseguradoras por el riesgo de inundación. Además, el parking del estadio se inunda al menos una vez al año.

  • Librar de maldiciones el campo:

Maine Road fue el estadio del Manchester City de 1923 a 2003. Según explicó Gary James en su libro “Farewell to Maine Road: La historia oficial del estadio del Manchester City”, no todo el mundo se alegró de la construcción del estadio en los años 20.

En la zona en donde estaba el estadio había un campamento gitano. Entonces unos trabajadores del club les obligaron a marcharse. Aunque ya estaban planteando irse de la zona, no les gustó el trato que les dio el club, y por eso decidieron maldecir el terreno.

La maldición se levantó, según James, en 1998: una persona que decía descender de la familia que maldijo al estadio contactó al club para poner fin al gafe. Ellos habían hecho su parte (pintaron 4 herraduras de color azul celeste y las habían bendecido) y ahora el Manchester City tenía que colocarlas en el estadio. En el primer partido en que las pusieron remontaron un 0-1 inicial por primera vez en 19 meses.

  • Tener un buen control de seguridad

En 2016 se evacuó Old Trafford antes de un partido entre Bournemouth y Manchester United por cuestiones de seguridad: se encontró en un baño una supuesta «bomba». La “bomba” no era más que un dispositivo de entrenamiento olvidado en un simulacro, formado por un móvil conectado a un tubo, pegado con cinta adhesiva a un retrete.

El jefe de seguridad que se la olvidó dijo que pensaba que el Manchester United había reaccionado de forma exagerada al evacuar el estadio por una “amenaza terrorista”.

  • Conseguir tener la acústica perfecta

En 2013 el Manchester United contrató un ingeniero acústico, después de que una fuente del club le dijera al Manchester Evening News que “había aficionados en Stretford End que pensaban que habían hecho mucho ruido sólo para que amigos en diferentes partes del campo dijeran que no podían oírlos».

Sobre el autor

Andrés Weiss

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.