Andrés Weiss

¿Habrá Superliga sin clubes ingleses ni alemanes?

El TJUE ha respondido las cuestiones prejudiciales elevadas por el Tribunal de lo Mercantil de Madrid sobre la Superliga. Según su dictamen, la UEFA no tiene derecho a prohibir nuevas competiciones, así que el proyecto de Real Madrid y Barcelona sigue adelante. En abril de 2021 se anunció el lanzamiento de la Superliga con 12… Seguir leyendo ¿Habrá Superliga sin clubes ingleses ni alemanes?

El TJUE ha respondido las cuestiones prejudiciales elevadas por el Tribunal de lo Mercantil de Madrid sobre la Superliga. Según su dictamen, la UEFA no tiene derecho a prohibir nuevas competiciones, así que el proyecto de Real Madrid y Barcelona sigue adelante.

  1. Como hemos llegado hasta aquí 

En abril de 2021 se anunció el lanzamiento de la Superliga con 12 clubes: 6 de Premier (Manchester United, Manchester City, Liverpool, Chelsea, Tottenham y Arsenal), Atlético de Madrid, AC Milan, Inter y Juventus, más Real Madrid y Barcelona que siguen abogando por su creación.

A22, la empresa que propone la creación de la Superliga, argumenta que no es un formato cerrado y nunca lo fue porque 3 equipos suben y bajan. Pero todos los demás son fijos y nunca caen.

Tras la reacción de los fans de los clubes ingleses, de UEFA y FIFA y de algunos gobiernos como el británico de Boris Johnson, los 6 clubes ingleses abandonaron el proyecto y les siguieron otros 4 clubes hasta dejar solos a Barça y Madrid.

La Superliga presentó una demanda ante un juzgado en Madrid que preguntó al TJUE sobre si UEFA y FIFA abusan de su posición de dominio al prohibir a otras empresas que creen competiciones rivales.

Hace un año, en diciembre de 2022, se conoció el informe del Abogado General del caso de la Superliga ante el Tribunal de Justicia de la UE, Athanasios Rantos. Es un informe que no era vinculante para el tribunal que ha dictado sentencia pero suele coincidir con la decisión final del tribunal (formado por 15 jueces), así que es importante.

La opinión del Abogado General fue que las normas que requieren que toda nueva competición sea aprobada por UEFA y FIFA son compatibles con la legislación europea.

La Superliga puede crear su competición pero tiene que hacerlo fuera del ecosistema UEFA-FIFA. Es decir, sus participantes no pueden participar en sus competiciones a menos que estas lo aprueben. Además, llamó a la Superliga una competición “cerrada” (o “semicerrada”) en contra de lo que la propia Superliga quiere vender. Respecto a los derechos, el Abogado General afirmó que el futbol se caracteriza por la interdependencia entre clubes, así que el éxito financiero depende de un cierto grado de equilibrio.

En aproximadamente el 65% de los casos, el Tribunal sigue en gran medida la opinión del AG. Alrededor del 10% no lo sigue. En aproximadamente el 25% de los casos, el dictamen se sigue parcialmente, o el razonamiento es diferente pero el resultado es el mismo.

Recordemos que el TJUE entra a debatir estas cuestiones a raíz de una cuestión prejudicial del juzgado de lo mercantil numero 17 de Madrid (donde estaba Manuel Ruiz de Lara, que ya no es el titular. Ahora está Sofía Gil) ante el que presentó una demanda la Superliga.

  1. Motivaciones de la Superliga 

La Superliga anunció, cuando se creó, que querían frenar el impacto económico de la pandemia, mejorar la competitividad del fútbol europeo, su sostenibilidad y gobernanza. Además, dijeron que iban a ayudar al fútbol en “todos los niveles” y que los clubes más pequeños también se beneficiarían de ello.

Los ingresos generales, las diferencias económicas con la Premier League, la presencia de los clubes Estado y la multipropiedad son las motivaciones reales para la creación de A22 y la Superliga. Andrea Agnelli, cuya salida de la Juventus provocó la retirada del club italiano de la Superliga en verano, lo expresó a principios de este año: “El dominio inglés amenaza el fútbol europeo. Esa previsibilidad es la sentencia de muerte para cualquier liga»

A22 dice que ha pasado activamente los últimos 12 meses escuchando a otros administradores que comparten las preocupaciones de Agnelli. Reichart ha concedido numerosas entrevistas este año mostrando una visión a largo plazo que cree que cuenta con el apoyo de entre 60 y 80 clubes europeos y sostiene que las discusiones sobre formatos, distribución financiera y modelos comerciales han encontrado puntos comunes en todo el continente. «Los cimientos del fútbol europeo están en peligro de colapsar», dijo Reichart al periódico alemán Die Welt en febrero. «Es el momento de un cambio.»

  1. La sentencia de hoy

El titular de la sentencia es el siguiente: «Las normas de la FIFA y la UEFA sobre la aprobación previa de competiciones de fútbol entre clubes, como la Superliga, son contrarias al derecho de la UE»

Ha determinado que la UEFA y el organismo rector internacional del fútbol, ​​la FIFA, tenían reglas relacionadas con el establecimiento de nuevas competiciones que no eran “transparentes, objetivas, no discriminatorias y proporcionadas”. Estas normas han sido declaradas “ilegales” por el tribunal.

“El Tribunal observa que la organización de competiciones de fútbol entre clubes y la explotación de los derechos de difusión son, evidentemente, actividades económicas. Por lo tanto, deben respetar las normas de competición y respetar las libertades de circulación, aunque la actividad económica del deporte tenga determinadas características específicas, como la existencia de asociaciones con determinadas competencias reglamentarias y de control y la facultad de imponer sanciones. El Tribunal de Justicia señala también que, paralelamente a dichas competencias, la FIFA y la UEFA organizan competiciones de fútbol”

“Eso no significa que una competición como el proyecto de la Superliga deba ser necesariamente aprobada. El Tribunal, preguntado de forma general por las normas de la FIFA y la UEFA, no se pronuncia sobre ese proyecto concreto en su sentencia”

“Paralelamente, el Tribunal observa que las normas de la FIFA y de la UEFA relativas a la explotación de los derechos de los medios de comunicación pueden perjudicar a los clubes de fútbol europeos, a todas las empresas que operan en los mercados de los medios de comunicación y, en última instancia, a los consumidores y a los telespectadores, al impedirles disfrutar de nuevas y concursos potencialmente innovadores o interesantes. Corresponde, sin embargo, al Tribunal de Comercio de Madrid determinar si dichas normas podrían beneficiar a diferentes partes interesadas en el fútbol, ​​por ejemplo, garantizando una redistribución solidaria de los beneficios generados por esos derechos”

  1. Que nos deparará el futuro y cuál sería nuestra solución. Puede haber Superliga sin ingleses, alemanes y PSG?

La Superliga actual no fue más que el último intento de los clubes europeos de crear una competición al margen de la UEFA, pero no fue la primera. Se lleva hablando durante tres décadas de una teórica Superliga europea. Rummenigge ha dicho que no habrá Superliga sin alemanes, ingleses ni PSG (ECA).

  1. Reacciones de A22, clubes, UEFA y ligas

Bernd Reichart, CEO de A22: “Hemos ganado el derecho a competir. El monopolio de la UEFA ha terminado. El fútbol es LIBRE. Ahora los clubes ya no sufrirán amenazas y sanciones. Son libres de decidir su propio futuro. Para los aficionados: vamos a emitir gratis todos los partidos de la Superliga. Para los clubes: los ingresos de los clubes y los pagos en solidaridad con el fútbol están garantizados.

LaLiga: “Hoy más que nunca recordamos que la «Superliga» es un modelo egoísta y elitista. Todo formato que no sea totalmente abierto, con acceso directo, año a año, vía ligas domésticas, es un modelo cerrado. El fútbol europeo ya ha hablado. No insistáis”

Sobre el autor

Andrés Weiss

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.