Álvaro Escalante

Premio a los méritos de los Toffees

El Everton ha cosechado tres merecidos puntos ante un digno West Ham. Los locales fueron mejores en la primera parte, y cuando el dominio cambio de bando, supieron cerrar el partido al contraataque.

2 – Everton: Robles; Coleman, Williams, Funes Mori, Oviedo; Gueye, Barry, Barkley (Lennon, 88), Mirallas (Cleverley, 72), Bolasie (Jagielka, 83); Lukaku.

0 – West Ham: Adrián; Reid, Ogbonna, Kouyaté; Cresswell; Obiang (Ayew, 61), Fernandes (Zaza, 71), Noble; Payet, Antonio, Lanzini (Feghouli, 78).

Goles: 1-0, m.50: Lukaku. 2-0, m.76: Barkley.

 

El encuentro deparó muy poca acción en los compases iniciales, hasta que el West Ham asumió algo más de riesgo y tomó las riendas del partido. En el minuto doce, una gran combinación entre Manuel Lanzini, Pedro Obiang y Dimitri Payet acabó con este último filtrando un pase entre la defensa de los Toffees para el centrocampista español, quien no atinó a embocar.

Fue Gareth Barry el que puso la réplica un par de minutos después para los locales, cuando lanzó desde el pico del área tras un rechazo en la frontal. Su remate se marchó desviado por poco, pero el cambio de timón fue un hecho, encajonando el equipo de Koeman a los capitalinos.

Pese a ello, una de las acciones más peligrosas la firmó Lanzini, que con una gran jugada personal marca de la casa se coló hasta la concina, pero sin fortuna en el remate. Aun así, el héroe de los Hammers fue Adrián San Miguel, que salvó a los suyos con dos actuaciones de muchísimo mérito, como el paradón a una mano y a contrapié tras dos recortes de Ross Barkley en el área o cuando mandó al limbo un centro-chut con mucho veneno de Kevin Mirallas desde la banda derecha.

La insistencia de los de Merseyside tuvo premio tras cinco minutos de la reanudación, cuando Yannick Bolasie rescató en el área un rechazo de Adrián y puso un servicio imperdonable para Romelu Lukaku, quien sin portero anotó el gol 50 en Premier League con los Toffees. El West Ham quedó grogui y pudo hacer más sangre el Everton, pero Ross Barkley no tuvo puntería con su remate en el balcón del área solo seis minutos después del gol.

Con el paso de los minutos, los Hammers empezaron a sentirse mejor y a atacar con algo de sentido, e incluso pudieron empatar de la mano de Michail Antonio o André Ayew, que regresaba en liga (tuvo minutos en Copa de la Liga el miércoles) tras su lesión en la primera jornada, pero Joel Robles y Bryan Oviedo respectivamente, disiparon las esperanzas visitantes. La ocasión más clara para los de Bilic tuvo lugar en el minuto setenta, cuando Mark Noble colocó en la escuadra un zapatazo, pero Robles se estiró hasta donde parecía imposible para mandar el esférico al córner.

Una máxima en el fútbol dice que quien perdona la paga y, cuando más apretaba el West Ham, aprovechó el Everton para multiplicar por dos la ventaja y dejar el partido visto para sentencia. Fue Barkley quien rubricó el dos a cero tras una buena jugada de Lukaku entrando por banda al contraataque. Con la victoria en el bolsillo, el Everton puso fin a su terrible racha sin ganar, que se remontaba a mediados de septiembre y se encarama a la sexta posición. El West Ham, por su parte, no consigue disipar los fantasmas del descenso, y se mantiene una semana más demasiado cerca de la zona roja.

Sobre el autor

Álvaro Escalante