Ilie Oleart

10 reflexiones tras el fin de semana

La jornada de la Premier League estuvo presidida por la apabullante victoria del Manchester United sobre un desnortado Liverpool. Los grandes cumplieron con su labor y se llevaron la victoria. La presión comienza a subir sobre algunos técnicos. Stewart Downing se ha convertido en una de las figuras de la liga.

 

Una delantera Torres-Balotelli en el Liverpool sería un sueño hecho realidad. Sus números entre ambos en liga este año: 1 gol en 19 partidos

— La media inglesa (@LaMediaInglesa) diciembre 12, 2014

 
1. ¿Un nuevo candidato al título?
La revista oficial del Manchester United, United Review, incluía una charla con Michael Carrick en la que le planteaban «una pregunta sencilla: ¿podemos luchar por el título?». Carrick respondió diciendo que «si estamos cerca de la cima para Navidad o enero, tendremos alguna posibilidad». Ante el Liverpool, el United sumó su sexta victoria consecutiva en liga. La semana que viene, el United viaja a Villa Park con una alta probabilidad de sumar su séptima victoria y cimentar su tercera plaza antes de Boxing Day, en que recibe al Newcastle. El viernes le plantearon la misma pregunta a Louis van Gaal y el técnico holandés no fue capaz de negar lo que ya parece una evidencia: el Manchester United luchará por el título de liga.
 
2. Sin delanteros ni porteros es muy difícil ganar
Brendan Rodgers afirmó tras la apabullante goleada recibida ante el eterno rival que su equipo había tenido más oportunidades de gol. La estadística no miente: mientras los locales dispararon a puerta en 11 ocasiones, los Reds lo hicieron en 19. Esta constatación ofrece poco consuelo y encierra una conclusión que revela todas las carencias del equipo de Rodgers: debilidad defensiva y falta de pegada. Para resolver el primer problema, Rodgers optó por un arriesgado cambio de portero: Brad Jones, que no jugaba un partido de liga desde marzo de 2013, sustituyó al cuestionadísimo Simon Mignolet. La ocurrencia no le salió bien a Rodgers. Jones se equivocó de lado en el primer y en el tercer gol, y dejó la puerta abierta para que Mignolet regrese en breve. O, mejor aún, para que un nuevo portero fiche en enero. Uno contrastado y con experiencia. Que tal vez esté libre. Uno que, paradójicamente, ¿haya estado entrenando con el Manchester United para recuperarse de una lesión?
 
Por otro lado, Rodgers optó por sentar a sus dos delanteros en el banquillo, Rickie Lambert y Mario Balotelli, y situar a Raheem Sterling en punta. El invento duró 45 minutos, lo que tardó Rodgers (y cualquier ser humano con una capacidad de raciocionio superior a la de un chimpancé) en darse cuenta que Sterling carece de los instintos y las habilidades requeridas por un finalizador. Su uno contra uno ante David De Gea fue el mejor ejemplo. Pero tranquilos, amigos Reds, Fernando Torres puede estar al caer.
 
3. Lampard, uno de los fichajes del año
Sin delanteros contrastados, el Manchester City se confió una vez más a sus centrocampistas llegadores para solventar un partido complicado. En el campo del Leicester, el Manchester United sufrió su derrota más dolorosa de la temporada, cuando cayó por 5-3. Los Citizens no sufrieron en defensa pero sin Sergio Agüero, Edin Dzeko y Stevan Jovetic, la preocupación era más bien cómo lograr un tanto. Una vez más, Frank Lampard llegó al rescate. El inglés sumó su gol número 175 en liga, empatando en cuarto lugar con Thierry Henry en la tabla de goleadores históricos. El exjugador del Chelsea es el centrocampista que más goles ha metido en la historia de la Premier. Solo Alan Shearer, Andy Cole y Wayne Rooney han marcado más tantos que el inglés. El City está negociando con el New York City para prolongar la cesión hasta final de temporada. José Mourinho dijo esta semana que no lamentaba no haber renovado a Lampard. Resulta difícil de creer cuando uno ve las prestaciones de Obi Mikel, el sustituto de Nemanja Matic.
 
4. La dura pugna entre Steve Bruce y Nigel Pearson
El Hull City de Steve Bruce sumó su noveno partido de liga consecutivo sin ganar. Es cierto que en esta ocasión el rival era el Chelsea y el escenario Stamford Bridge. Aunque el dueño de los Tigers, el egipcio Assam Allam, parece mantener la confianza en el técnico inglés, el equipo ya está penúltimo en la tabla a dos puntos de la salvación. Swansea, Sunderland y Leicester son los últimos rivales de los Tigers antes de concluir el año. Si Bruce no logra sumar al menos 6 de esos nueve puntos, las cosas se pueden poner muy peliaguadas para el técnico.
 
Otro que está en la cuerda floja es Nigel Pearson. En el caso del Leicester, ya son 11 los partidos de liga sin conocer la victoria (desde la famosa victoria ante el United el 21 de septiembre). Esta semana conocíamos que el club había decidido prescindir de su director deportivo, Terry Robinson, tras lo que el club considera como una mediocre gestión de los fichajes estivales. De las 10 incorporaciones, solo tres (Esteban Cambiasso, Danny Simpson y Ben Hamer) fueron titulares el sábado ante el City. Y el portero Hamer lo fue por la lesión de Kasper Schmeichel. Uno de esos 10 fichajes, Hatem Ben Arfa, ya está en París poniéndose en forma para encontrar un nuevo equipo. El Hull City no le quiere y el Newcastle está dispuesto a liberarle de un contrato que le ataba a las «urracas» hasta el próximo verano. En cuanto a Pearson, desde el club se afirma que su puesto está seguro. En otras palabras, su despido puede ser cuestión de días.
 
5. Un nuevo caso de «arsenalitis aguda»
Manuel Pellegrini ha culpado de la crisis de lesiones que azota a su equipo al congestionado calendario de fin de año. A las bajas de larga duración de Sergio Agüero y Stevan Jovetic se han sumado las de Vincent Kompany y Edin Dzeko. Ante esta tesitura, el joven José Ángel Pozo disfrutó de su primer partido como titular con los Citizens. Pellegrini se ha convertido en el enésimo técnico extranjero en pedir a la liga que revise el calendario navideño. Lo cierto es que precisamente él no tiene muchos argumentos para quejarse. Una plantilla larga compuesta por jugadores de primer nivel debería ser capaz de afrontar una acumulación de partidos que el cuerpo técnico conoce desde verano. Ante la plaga de lesiones que azota la delantera, corre el rumor de que Pellegrini está considerando situar al versátil James Milner en punta. No hay mal que por bien no venga.
 
6. Downing, la estrella inesperada
Sam Allardyce ha pasado en unos meses de ser un dinosaurio cuyo equipo practicaba un fútbol del siglo XIX (Mourinho díxit) ha convertirse en un genio de la táctica. Su última obra maestra ha sido colocar a Stewart Downing en la media punta del 4-4-2 en rombo que el West Ham planteó en el Stadium of Light de Sunderland. Downing fue el mejor del encuentro y coronó su actuación con el gol del empate de los Hammers, que siguen asentados en la cuarta posición. El extremo inglés que brilló en Middlesbrough y Aston Villa, y guió su carrera hacia una vía muerta en Liverpool, está disfrutando de una segunda vida en Upton Park. A sus 30 años, Downing ha logrado volver a la selección inglesa tras años sin ser convocado. Tras el encuentro, Allardyce afirmó que «hemos cambiado la posición de Stewie y no le gusta… ¡le encanta! Tiene más libertad para ocupar diferentes zonas del campo, encontrar espacios y encarar defensas. Es un jugador suficientemente inteligente para encontrar esos espacios libres».
 
7. Este Costa sí es el que conocíamos
Tras la victoria por 2-0 ante el Hull City, José Mourinho estaba en el túnel de vestuarios explicando que sus nuevos compañeros habían advertido a Diego Costa sobre las pecularidades del fútbol inglés e insistiendo en que solo dos de las siete amarillas que ha visto el punta español habían sido justificadas, cuando el colegiado Chris Foy pasó por allí. «Mírale», le dijo Mourinho a Foy. «Entra y explícaselo a los jugadores, por favor. Diego está llorando en el vestuario porque le has enseñado la amarilla y estos chicos me están preguntando por qué». Foy pareció descolocado por unos segundos pero, en lugar de evadirse, se detuvo, sacó un pañuelo de su bolsillo y se lo tendió a Mourinho para que Costa enjugara sus lágrimas. Costa es el jugador que ha visto más amarillas en la Premier League esta temporada. La queja de Mourinho no proviene de las tarjetas mostradas como consecuencia de la agresividad de Costa sino por aquellas recibidas como consecuencia de faltas más leves o de simulación (dos ya). El sábado fue amonestado por caer de forma algo dramática tras una entrada de Tom Huddlestone. A pesar de no reclamar o permanecer en el césped demasiado tiempo, Foy optó por amonestarle. Mourinho se quejó amargamente en rueda de prensa: «Cuando toca a alguien, es amarilla. Todo lo que hace es amarilla. Cuando estaba en el Atlético se creó una imagen y nadie cree que pueda cambiar, que podemos enseñarle en qué consiste el fútbol inglés: la mentalidad, lo que está aceptado, lo que es una roja aquí. La gente no ve que es suficientemente inteligente para comprenderlo. Ha cambiado». Siete amarillas dicen lo contrario.
 
8. Solo un hombre puede frenar la caída libre del Southampton
Ante el Burnley, quizás el equipo más humilde de la categoría, el Southampton sufrió su cuarta derrota consecutiva. Los Saints han sumado solo un punto de los últimos quince posibles y retienen la quinta posición solo por su mejor diferencia de goles respecto al Arsenal. La baja de Morgan Schneiderlin está resultando ser fundamental para el conjunto de la costa sur. Tras el encuentro, Ronald Koeman se mostró satisfecho con su equipo, que erró un penalti por mediación de Dusan Tadic, pero admitió que la confianza del equipo se está resintiendo de esta mala racha. En esta tesitura, solo un hombre puede frenar la caída libre del equipo: Jay Rodriguez. Cuando el inglés sufrió su grave lesión de ligamento cruzado en abril, solo Luis Suárez, Daniel Sturridge y Yaya Touré sumaban más goles que él en liga. Nada menos que 15 goles logró la temporada pasada a pesar de ocupar normalmente el extremo izquierdo. Tras un espectacular arranque, los goles de Graziano Pellè, Dusan Tadic y Sadio Mané comienzan a escasear. El regreso de Rodríguez, cuya fecha todavía no está fijada, puede ser un punto de inflexión para los Saints.
 
9. Chamberlain regresa al centro
Con sus dobletes, Olivier Giroud y Santi Cazorla coparon los titulares tras la brillante victoria del Arsenal ante el Newcastle por 4-1. Más desapercibido pasó el rol de Alex Oxlade-Chamberlain en el 4-3-3 de Arsène Wenger. Desde que fichó por los Gunners hace tres años, Chamberlain ha jugado predominantemente en el extremo derecho, como una especie de versión renovada de Theo Walcott. Sin embargo, en alguna ocasión (como en el famoso encuentro ante el AC Milan de vuelta de octavos de final de Champions hace tres temporadas) ha ocupado el medio centro en el 4-2-3-1 más común de Wenger, sorprendiendo a propios y extraños con su capacidad asociativa y su protagonismo en ese rol. Esta temporada, Chamberlain ha sido posiblemente el mejor jugador de los Gunners (con la excepción de Alexis, lógicamente) desde el extremo derecho, posición que ha ocupado por la lesión de Walcott. Pero con las lesiones de Jack Wilshere, Aaron Ramsey y Mikel Arteta, Wenger optó por reacomodarlo en la medular y su actuación fue poco menos que espectacular. Ya en el pasado, Wenger reconoció que el futuro de Chamberlain tal vez radique en el centro. Lo cierto es que, en una posición o en otra, el joven inglés está siendo una de las pocas buenas noticias para los Gunners esta temporada.
 
10. El yuyu del Tottenham
Las dotes para la brujería de la madre de Emmanuel Adebayor le han hecho prácticamente acreedora de una sección fija en el podcast semanal de La Media Inglesa. Solo su intervención puede explicar lo que está sucediendo con el club que paga los (millonarios) emolumentos de su hijo. Lo cierto es que, a pesar de todas las burlas y críticas, el Tottenham se encuentra en posición todavía de lograr su objetivo principal: clasificar para la Champions League. Con su victoria en Swansea, los Spurs se han colocado a cuatro puntos de los puestos de Champions League y a solo dos del Arsenal que, como todo el mundo sabe, marca la pauta para ese cuarto lugar. A pesar de no poder contar con Adebayor, de permiso en Togo, ni con la pólvora (mojada) de Soldado, los londinenses lograron una victoria difícil y trabajada que les sitúa en la lucha por la ansiada clasificación continental. Además de haber progresado a la fase eliminatoria de la Europa League. Si Pochettino acierta en el mercado invernal y logra atraer un delantero goleador, todo es posible en White Hart Lane. En caso contrario, siempre puede nombrar a la madre de Adebayor como responsable del área de brujería, yuyu y otras artes ocultas del club. Que quizás sea más efectivo.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart