Ilie Oleart

AirQPR, la peor compañía de la Premier League

Cuando Tony Fernandes compró AirAsia, la compañía era un muerto andante. Un año después, había enjugado sus deudas y se había situado como uno de los líderes del mercado asiático. Nada que ver con la otra aventura del empresario malasio, el Queens Park Rangers.

 
Cuando en el verano de 2011, Tony Fernandes adquirió el Queens Park Rangers de manos de los potentados de la Fórmula Uno Bernie Ecclestone y Flavio Briatore, muchos analistas auguraron un futuro prometedor al club londinense.
 
Fernandes llevaba ya tiempo queriendo adquirir un club de fútbol inglés. Sus primeros pasos se guiaron naturalmente hacia el West Ham, el club que siempre admitió respaldar. Sin embargo, los dueños David Gold y David Sullivan rechazaron frontalmente todos sus intentos por entrar en el accionariado de los Hammers.
 

Fernandes convirtió AirAsia en un éxito en cuestión de un año

En cambio, AirQPR fue la peor aerolínea de la pasada campaña

Así que cuando el QPR se puso a tiro, Fernandes no lo dudó y compró el club, decidido a invertir para convertirlo en uno de los grandes de la Premier League. Motivos para el optimismo no le faltaban al malasio, que ya había demostrado sus dotes para la emprendeduría y los negocios en AirAsia.
Fernandes compró una compañía que estaba perdiendo dinero a espuertas (su deuda ascendía a 11 millones de dólares) tras hipotecar su casa e invertir todos sus ahorros personales. En un año, AirAsia estaba ganando dinero y había pagado todas sus deudas. En cuestión de meses se situó como una de las líderes del mercado asiático gracias a una flota moderna, un personal profesional y un servicio al cliente impecable. Nada que ver con AirQPR, la peor línea aérea de la Premier League la pasada edición.
 
AirQPR emprendió sus operaciones en la Premier League guiada por el capitán Warnock, que había logrado conducir la (aero)nave a buen (aero)puerto el año anterior. Sin embargo, ya desde el despegue, el vuelo sufrió turbulencias. Así que Fernandes optó por un cambio de capitán en pleno vuelo. El capitán Hughes realizó algunos cambios en la tripulación y logró enderezar un vuelo que parecía condenado al desastre tras un aterrizaje de emergencia en Manchester en el último momento.
 
La temporada pasada, Hughes prosiguió con sus cambios entre la tripulación, incorporando profesionales con muchos kilómetros recorridos en otras aerolíneas pero una edad para pocos vuelos. Si el vuelo la temporada anterior había sufrido turbulencias desde el despegue, en este perdió un motor al cabo de pocos kilómetros de recorrido, luego el otro y finalmente se despresurizó la cabina. Fernandes lanzó en paracaídas a Hughes y entregó los mandos del vuelo al experimentado capitán Redknapp. Sin embargo, no hubo forma de hacer aterrizar un avión sin motores y el segundo vuelo de AirQPR acabó estrellándose irremediablemente.
 
¿Qué futuro le espera a la compañía? El capitán Redknapp tiene experiencia pilotando aviones hacia a la Premier League pero para eso deberá reparar a fondo el avión y contratar toda una tripulación que esté a la altura del desafío. Los pasajeros ya han sufrido demasiados accidentes.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart