Carles Maronda

Al Chicharito le bastan con 45 minutos (2-3)

El Aston Villa se adelantó en el marcador por 2-0 gracias a dos goles de Andreas Weimann. Pero entonces apareció el heredero de Ole Gunnar Solskjaer, el mexicano Javier Hernández para marcar dos goles y provocar el tercero que permiten al United seguir en la cima de la Premier League.

 

Premier League

Aston Villa 2
Manchester Utd. 3
Ficha técnica
2 – Aston Villa: Brad Guzan, Ron Vlaar, Ciaran Clark, Matthew Lowton, Enda Stevens, Stephen Ireland (Karim El Ahmadi, 79), Ashley Westwood, Barry Bannan (Fabian Delph, 87), Gabriel Agbonlahor, Christian Benteke, Andreas Weimann (Brett Holman, 81).
3 – Manchester United: David De Gea, Rafael, Patrice Evra, Rio Ferdinand, Chris Smalling, Paul Scholes (Tom Cleverley, 72), Antonio Valencia, Michael Carrick, Ashley Young (Javier Hernández, 45), Wayne Rooney (Anderson, 79), Robin van Persie.
Goles: 1-0, m.45+1: Weimann. 2-0, 50: Weimann. 2-1, m.58: Chicharito. 2-2, m.63: Vlaar (p.p.). 2-3, m.87: Chicharito.
Esta temporada, el Manchester United parece abonado a las remontadas tardías. Así lo hizo ante el Chelsea en liga, ante el Braga por dos veces en la Champions League y esta tarde ante el Aston Villa. Un denominador común une las remontadas entre semana ante el Braga en Portugal y la de esta tarde: Javier Hernández.
 
El mexicano marcó el decisivo 1-3 en Portugal y fue decisivo en Villa Park. Hernández acabó con la brava resistencia de un Aston Villa que venía de lograr su segunda victoria de la temporada y al que le espera un difícil calendario, con visita al Etihad y recepción del Arsenal.
 
Para la visita del United, Paul Lambert se mantuvo fiel al 4-2-3-1 que probó con éxito en la victoria en el Stadium of Light ante el Sunderland. Dispuso al joven Ashley Westwood junto a Barry Bannan como medio centros y una línea de tres media puntas formada por Ireland, Agbonlahor y Weimann por detrás de Christian Benteke.
 
El Villa mostró sus intenciones desde el inicio: repliegue y contraataque. Los Villanos cedieron la iniciativa y el balón a sus rivales, que no supieron que hacer con una ni con otro. En cambio, el Villa mostró peligro cada vez que se acercaba a la portería defendida por David De Gea. Las ocasiones más claras del primer tiempo correspondieron a los locales, con un Benteke estelar, cayendo a bandas y asistiendo.
 
No fue hasta el descuento de la primera parte cuando la estrategia de Lambert surtió efecto. Benteke se escapó por banda izquierda junto con Smalling y utilizó su mayor potencia física para desembarazarse del central inglés. El delantero belga ganó línea de fondo y cedió para el joven austríaco Weimann, que marcó rematando con potencia a la primera. El árbitro señaló el final del primer tiempo acto seguido.
 
Las cosas se pondrían todavía mejor para el Villa tras la reanudación. Un balón lanzado desde el lateral derecho trazó una diagonal hasta acabar a pies de Gabriel Agbonlahor, que puso el pase de la muerte para Weimann, que logró su segundo tanto de la tarde. Los mismos que en toda la temporada  pasada.
 
El Villa, que solo había logrado una victoria en Villa Park en toda la temporada, celebraba una improbable victoria. Pero no contaba con el Chicharito. El mexicano se echó el equipo a sus espaldas cuando peor pintaban las cosas. Solo ocho minutos después del 2-0, Chicharito recortaba distancias tras controlar un pase casi vertical desde la defensa, controlar a la perfección el balón y batir por bajo a Guzan.
 
Cinco minutos después, llegaría el empate. Una buena jugada del United por la derecha acabó en centro de Rafael para que el Chicharito rematara en el segundo palo. Su disparo, que no iba entre los tres palos, fue desviado al fondo de las mallas por el central Ron Vlaar. Era el 2-2.
 
Con el empate, se sucedieron los mejores momentos del United. La avalancha fue constante y las ocasiones se fueron sucediendo. Al Villa le costaba cada vez más contraatacar y el United, oliendo la sangre rival, sabía que la victoria estaba a la vuelta de la esquina. Sin embargo, el 2-3 no llegó hasta el 87, cuando Lambert ya había forrado su equipo con Delph, Holman y El Ahmadi. No sirvió de nada.
 
Una falta lateral lejana lanzada por van Persie fue rematada de cabeza por el Chicharito, tras un desmarque fantástico a la espalda de los defensas. Una nueva victoria in extremis del United en la recta final. Una importante, en este caso, que le permite mantenerse en la cima de la tabla de la Premier League.
 

Sobre el autor

Carles Maronda