Alvaro Oleart

Anfield es un chollo (1-1)

A pesar de ponerse por delante a los diez minutos por mediación de Chris Herd, el Aston Villa fue incapaz de contener a un Liverpool que fue harto mejor que los visitantes. Luis Suárez anotó el gol del empate a falta de ocho minutos. Los de McLeish siguen cerca de la zona de descenso.

 

Premier League

Liverpool 1
Aston Villa 1
Ficha técnica
1 – Liverpool: Doni; Flanagan, Carragher, Skrtel, José Enrique (Agger, 77); Gerrard, Shelvey (Bellamy, 65), Henderson, Downing (Carroll, 65); Suárez, Kuyt.
1 – Aston Villa: Given; Hutton, Baker, Collins, Warnock; Ireland, Herd (Weimann, 73), Lichaj, Bannan (Carruthers, 86); Heskey (Gardner, 58), Agbonlahor.
Goles: 0-1, m.10: Herd. 1-1, m.82: Suárez.
Anfield es posiblemente el estadio más legendario de Inglaterra. Quizás de Europa. Construido en 1884, ha sido la base para que el Liverpool lograra los 18 títulos de liga y las 5 Copas de Europa que adornan sus vitrinas. Sin embargo, resultaría cómico tildar de fortaleza a Anfield. Hasta los aficionados del Aston Villa, que tampoco tienen muchos motivos para sentirse orgullosos de las prestaciones de su equipo esta temporada, se mofaron de la fragilidad de los locales cuando, con 0-1 a favor, cantaron: «Qué malos debéis ser, porque estamos ganando a domicilio».
 
El encuentro tenía su miga por la pésima racha de resultados con la que llegaban ambos equipos. Mientras que el Liverpool venía de perder sus últimos tres partidos, el Villa había ganado solo uno de sus últimos ocho. También tenía su morbo el hecho de que Stewart Downing se enfrentara a su exequipo. Desgraciadamente para el extremo inglés, su calamitosa estadística de cero goles esta temporada en la Premier League no se rompió. Aunque por lo menos recordó esa sensación perdida, ya que su último gol fue anotado en un Aston Villa-Liverpool, aunque el equipo que recibió entonces el gol fue el que le paga en la actualidad.
 
Para desilusión de los inocentes que esperaban una apuesta ofensiva por parte del técnico villano, Alex McLeish, o los que esperaban ver un Liverpool en esplendor, el encuentro fue del montón. Los espectadores presenciaron un clásico choque entre dos clubes de la zona media de la tabla, que es lo que verdaderamente son ahora mismo ambos.
 
Tras el gol de Chris Herd a los diez minutos, el Aston Villa, como de costumbre, se metió atrás. Heskey, titular casi indiscutible en el defensivo esquema de McLeish, se olvidó de la portería rival y se concentró en ayudar con su potencia física al centro del campo a recuperar balones. Tan atrás se situaron los de McLeish que el Liverpool gozó del 70% de la posesión, un hito en lo que va de temporada para los «reds». Con el monopolio del balón, los locales crearon una ocasión tras otra. Downing, Gerrard y Luis Suárez fueron los más peligrosos, aunque se llegó a los últimos diez minutos con el mismo marcador que en el minuto once, principalmente por la fantástica labor de los dos centrales visitantes, Baker y Collins. Ambos merecieron estar en el equipo ganador de la noche.
 
Pero tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió. En el minuto 82, tras un córner y un rebote en el travesaño, Luis Suárez puso el 1-1 en el electrónico con un sencillo cabezazo. Fue el 14º gol encajado por el Aston Villa tras un saque de esquina. Al menos en algo, el Villa es líder destacado de la Premier.
 
El empate no sirve de nada al Liverpool, como mucho para frenar la racha de derrotas. Pero dejar escapar estos tres puntos puede resultar muy caro para el Aston Villa. Apenas seis puntos le separan de la zona de descenso y todavía les espera un calendario de aúpa. 
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart