Ilie Oleart

Bajan los precios de las entradas

La BBC ha publicado su informe anual sobre el precio del fútbol en Inglaterra y la principal noticia esta temporada es que el precio medio de las entradas ha disminuido un 2,4% en las cuatro primeras divisiones.

 
El estudio anual de la BBC (se puede consultar el detalle aquí), el más exhaustivo en la materia, engloba los precios de 166 clubes en las primeras diez divisiones. La conclusión principal es que los precios en total han disminuido. El ministro de deportes Hugh Robertson ha mostrado su satisfacción: «Es una excelente noticia para los aficionados tras un largo periodo de aumentos anuales. Por fin los clubes están comprendiendo el difícil momento por el que atraviesan los aficionados y ajustando sus precios en consonancia».
 
Según el estudio del año pasado, el precio medio de la entada más barata en el país había aumentado un 11%, cuatro veces la inflación. Pero este año, los precios medios de las entradas y de los abonos de temporada más caros y más baratos han bajado. En parte debido a que los clubes de la Football League han visto cómo la asistencia a sus estadios se reducía un 5%, desde 9.949 en 2011-12 hasta 9.481 en 2012-13.
 
En las cuatro primeras divisiones, la caída más pronunciada fue el 2,4% del abono de temporada de adulto más barato, que ha pasado de £344.63 en 2012 a £336.23 en 2013.
 
El abono de temporada más caro ha caído un 1.6% (de £546.30 en 2012 a £537.60 en 2013). El precio medio de la entrada más barata para un adulto ha disminuido un 1,9% (de £21.24 a £20.85). El precio medio de la entrada de adulto más cara ha caído un 1% (de £34.11 a £33.81).
 

 
En cuanto a clubes, la entrada más cara sigue siendo la del Emirates, donde una entrada de categoría A (la mejor) para adulto puede costar hasta 126 libras. Su entrada más barata asciende a 26.
 
El abono de temporada más barato en la Premier League también sigue siendo el del Manchester City, por 299 libras. El más caro es el del Arsenal, que asciende a 1.955 libras (aunque incluye siete partidos europeos y de copa).
 
La entrada más barata del país es la del Albion Rovers (siete libras), el único club que cobra menos de diez. En cuanto a la Superliga femenina, el precio medio de la entrada es de solo 5,38.
 
Las tartas más caras del país se venden en los estadios de Crystal Palace y Kidderminster (4 libras). La taza de té más cara se vende en Old Trafford (2,50 libras), al igual que en 2012. El Manchester City también cobraba 2,50 el año pasado pero ha reducido el precio a 1,80.
 
Dave Whelan, presidente del Wigan, dio las claves del descenso: «La gente no tiene dinero y en nuestra zona el desempleo está en el 8-9%, no podemos pedir a la gente que pague más por ver fútbol».
 
Según el presidente de la Football League, Greg Clarke, tres cuartos de los clubes de la Football League han reducido o congelado sus precios. «Los clubes están respondiendo al declive de los niveles de vida en este difícil periodo económico», afirmó.
 
A pesar de esta reducción general, los precios de los abonos de temporada más baratos aumentó un 4,3% en la Premier League. Una decisión difícil de comprender ante la entrada en vigor del nuevo contrato televisivo, según Malcolm Clarke, presidente de la Federación de Aficionados. Clarke se quejó de que el dinero extra que ha entrado en los clubes se ha destinado a jugadores y agentes, en lugar de reducir drásticamente los precios para los aficionados.
 
A pesar de todo, la asistencia en la Premier League sigue aumentando: la temporada 2012-13 fue de 35.975 en comparación con los 34.646 de la temporada anterior. Además, se alcanzó una venta de abonos récord, con 476.776.
 
Según el profesor Tom Cannon, de la Universidad de Liverpool, «el coste del talento sigue aumentando, no solo por la presión sino también por normas como el juego limpio financiero, que implica que los clubes deben generar más y más ingresos. Eso significa que por un lado tienes una bonanza en ingresos de televisión pero por otro también una bonanza de gastos, y esa diferencia hay que compensarla con los ingresos de taquilla, lo cual sitúa la presión sobre los aficionados».
 

Sobre el autor

Ilie Oleart