Juan Antonio Parejo

Deulofeu corta las alas al Arsenal (1-1)

Empate a uno en un disputado partido entre gunners y toffees. Un golazo del catalán en la recta final evita que el Arsenal amplíe distancias. La clasificación continúa apretada en lo alto.

 

Premier League

Arsenal 1
Everton 1
Ficha técnica
1 – Arsenal: Szczesny; Gibbs, Mertesacker, Koscielny, Jenkinson; Arteta, Wilshere (Rosicky, 68), Ramsey (Flamini, 68), Cazorla (Walcott, 68), Özil; Giroud.
1 – Everton: Howard; Oviedo, Distin, Jagielka, Coleman; Barry, McCarthy, Pienaar (Osman, 71), Barkley (Naismith, 90+3), Mirallas (Deulofeu, 79); Lukaku.
Goles: 1-0, m.80: Özil. 1-1, m.84: Deulofeu.
Cuando todo apuntaba a final feliz en el Emirates, un chaval de diecinueve años acabó de sopetón con la fiesta en Londres, permitiendo de paso que la intriga continúe en la pelea por la Premier League. Consciente del gusto por el balón de Roberto Martínez, decidió Wenger meter a Wilshere en lugar de la escoba de Flamini. Ocurrió que enfrente había un rival con más armas de las aparentes.
 
Salió timoneando el Everton, pulcro en la salida desde atrás y en la distribución, con Barry como ancla, McCarthy poniendo el picante y Barkley enlazando con Lukaku. Bryan Oviedo percutía constantemente por el costado zurdo y Mirallas por el diestro, resultando el partido una tortura china para los londinenses. No había noticias ni de Ramsey ni de Özil, enredados en la telaraña dispuesta por Martínez, siendo el contragolpe la única vía de escape para el Arsenal.
 
El Everton dominaba y retenía la pelota ante unos gunners echados algo atrás, sirviendo un remate de Distin a la salida de un córner como aviso de sus aviesas intenciones. Sin embargo no lograba plasmar en ocasiones su mando, en gran parte debido a unos multiplicados Koscielny y Mertesacker, socorridos siempre por Arteta, en función de bisagra. Tan sólo un disparo cerca de Coleman inquietó a Wojciech Szczesny.
 
Bien pasada la media hora, el Arsenal despertó de su letargo y se plantó ante Tim Howard, hasta entonces un simple espectador. Primero fue Olivier Giroud quien tuvo una cita con el gol, pero llegó tarde y el portero norteamericano se interpuso. A renglón seguido el protagonista fue Aaron Ramsey, que tras gran combinación entre el delantero francés y Mesut Özil, de nuevo se topó con Howard. Los tambores redoblaban en el Emirates.
 
El segundo acto comenzó como el primero, con un Arsenal decidido a cobrarse su recompensa. Santi Cazorla estuvo bien cerca de tomarla, tras dejada de Jack Wilshere, pero su manso cabezazo fue un caramelo para Tim Howard. Poco después, en acrobático remate Aaron Ramsey volvió a poner a prueba al guardameta tofee, a centro de Kieron Gibbs. Los de Roberto Martínez resistían agazapados.
 
Quizá obsesionado por abrir el marcador, los gunners comenzaron a abrirse en exceso y a abrir grietas en su interior. Àrsene Wenger introdujo el visturí y aplicó cirugía invasiva: triple cambio y Flamini, Rosicky y Walcott a la cancha. El giro copernicano del alsaciano volvió a arrimar más hacia su orilla el partido y sería Mathieu Flamini quien anduvo cerca de inaugurar el electrónico del Emirates. Pero ese papel le estaba reservado a Mesut Özil, quien aprovechó un mal remate de Giroud para poner el primer gol a falta de diez minutos para la conclusión del tiempo reglamentario.
 
Fue marcar el alemán y desatarse la locura, hasta entonces secuestrada en los sostenes tácticos de locales y visitantes. Sin tiempo para que el Arsenal lo paladease, el recién ingresado Gerard Deulofeu encontró un balón en el área de Szczesny y reventó las redes con disparo imposible para el polaco. Hubo tiempo para que Romelu Lukaku convirtiese el susto en tragedia tras juagada personal, pero su disparo se marchó por encima del travesaño.
 
Y también hubo tiempo para la heroica en los gunners, que sin embargo esta vez no contaron con el concurso de la fortuna a su favor. Cuando apenas restaba un minuto para el final del tiempo añadido, Olivier Giroud recibió en la frontal, se giró y su zurdazo se estrelló en el larguero, para regocijo de los tofees y también de Chelsea y Manchester City.
 
Se hacía corto el partido pero Howard Webb señaló el final y con él, una nueva oportunidad de oro malgastada por el Arsenal para poner tierra de por medio en esta Premier League tan abierta, habida cuenta de los tropiezos de blues y citizens el sábado. A ambos se deberá medir en las próximas dos jornadas, que dictarán sentencia. De no ser por Gerard Deulofeu, hoy la Premier tendría un líder destacado, que luce aún más apretada y donde este buen Everton de Roberto Martínez tiene papel de protagonista. Falta por saber si el de Balaguer se atreverá a conceder más minutos a la perla de La Masía. A la hora de hacer balances finales, muy probablemente en el Emirates se acuerden de él.
 

Sobre el autor

Juan Antonio Parejo