Alvaro Oleart

El árbitro se erige en protagonista en el Liberty (1-1)

En un partido igualado, el colegiado Lee Probert le robó el protagonista a Swansea y QPR. Concedió un gol ilegal al Swansea, no expulsó a Barton cuando lo mereció y, no contento con todo ello, tampoco señaló un claro penalti cometido sobre Graham, el autor del primer tanto del encuentro.

 

Premier League

Swansea 1
QPR 1
Ficha técnica
1 – Swansea: Vorm; Rangel (Moore, 57), Williams, Caulker, Richards; Britton, Allen, Agustien; Routledge (Dyer, 57), Sinclair, Graham.
1 – QPR: Kenny; Young, Hill, Hall, Traoré; Derry, Barton, Faurlín; Mackie, Taarabt, Helguson.
Goles: 1-0, m.14: Graham. 1-1, m.58: Mackie.
Los seres humanos vivimos en un mundo cambiante. La realidad cambia de un instante para otro. Lo que ayer era de una forma, hoy lo es de otra. El fútbol no es una excepción, tal y como se ha podido apreciar hoy en el Liberty Stadium.
 
Hace exactamente un año, también en la jornada del Boxing Day, el Swansea perdía por un contundente 4-0 en Loftus Road ante el QPR. La temporada pasada, con ambos clubes en el Championship, el QPR finalizó primero en la liga con ocho puntos de ventaja sobre el Swansea, tercero. Un año más tarde, ya con ambos en la máxima categoría del fútbol inglés, volvían a enfrentarse, pero en unas circunstancias distintas. Si bien los de Neil Warnock fueron mejor equipo que el Swansea a lo largo de toda la pasada temporada, hoy se ha visto claro que las tornas han cambiado, aunque el encuentro se ha caracterizado por su igualdad.
 
El guión del encuentro estaba cantado. El Swansea, con su habitual juego combinativo, liderados por Allen y Britton en el eje de la medular, debía llevar la batuta del encuentro, mientras que el QPR iba a mantener la línea defensiva atrasada y buscaría el gol a base de veloces contragolpes o simples pelotazos a Helguson, un futbolista tosco pero efectivo que se ha ganado la titularidad a base de goles.
 
Ambos equipos se ciñeron al guión esperado. Ambos lograron crear peligro en el área rival con sus armas. Los locales, a base de pases, y los visitantes, a base de balonazos largos. El único que se salió del guión establecido fue el árbitro, Lee Probert, que se convirtió en el gran protagonista de la noche. Y no precisamente por sus aciertos.
 
El Swansea logró adelantarse al cuarto de hora, después de que un balón medido de Routledge fuera recibido de espaldas a la portería en la frontal del área por Graham. El delantero controló el balón claramente con el brazo y mediante un preciso disparo a la media vuelta puso el 1-0, a pesar del enfado y las quejas de los jugadores del QPR. Neil Warnock, el técnico del QPR, estuvo protestando al cuarto árbitro durante casi toda la primera parte.
 
Los visitantes mejoraron tras la pausa y fruto de esa mejoría llegó el empate en el minuto 58. Si al Swansea le gusta llegar a la portería rival a base de combinaciones, el gol del QPR fue todo lo contrario. Un balón largo de Kenny, el portero del QPR, acabó en los pies de Jamie Mackie, que definió bien ante Vorm. Justo antes había sido retirado el catalán Ángel Rangel, que volvía a la titularidad tras su reciente lesión.
 
El partido se puso precioso. Ambos conjuntos tenían media hora para ir a por el partido. Pero apareció, de nuevo, Lee Probert. Cinco minutos después del gol del empate, el colegiado no expulsó a Joey Barton tras una durísima entrada sobre Caulker. No contento con este nuevo error, cometió otro, quizá más grave todavía. A falta de tan solo un cuarto de hora, Traoré derribó a Graham en una acción merecedora de penalti, pero el silbato no sonó. Un minuto después de esta acción polémica, Vorm salvó a los suyos, una vez más, con una gran parada. Tras esta gran intervención del portero holandés, el partido languideció hasta acabar muriendo diez minutos más tarde.
 
El mejor del partido fue sin duda Danny Graham, que anotó un gol, aunque ilegal, y provocó un penalti, aunque no fuera señalado. También estuvo bien Adel Taarabt, el mejor de su equipo, que volvía a la titularidad después de dos meses en los que ha combinado las lesiones con las suplencias. Gran parte de responsabilidad en la mejoría del QPR se debe al marroquí, que parece estar recuperando la forma, posiblemente consciente de que se acerca enero y el mercado invernal. Taarabt está exhibiendo sus mejores virtudes en el escaparate.
 
El empate deja a ambos equipos descontentos, principalmente por el árbitro. Lee Probert tiene el dudoso honor de haber conseguido molestar a ambos entrenadores, que expresaron su malestar con el arbitraje recibido después del partido.
 
Los de Brendan Rodgers siguen dos puntos por encima del QPR, pero no cabe duda de que el Swansea es mejor equipo a día de hoy. Los galeses no se llevaron los tres puntos, pero demostraron tener más juego que los londinenses, que basan su juego en el pelotazo puro y duro. 
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart