Carles Maronda

El Arsenal empata con Boca Juniors

Los «gunners» revivieron fantasmas de la temporada pasada al ver como les empataban un encuentro que parecía controlado. El gran partido de Gervinho se vio empañado por el descontrol que sufrieron los «gunners» cuando ganaban 2-0. Wenger deberá realizar algunos ajustes antes del inicio de temporada.

 
 
Con Cesc como espectador de lujo en las gradas del Emirates, el Arsenal se enfrentó en el primer partido de la Emirates Cup al Boca Juniors argentino, en lo que debía servir como una prueba seria para medir el estado del equipo de Wenger. El técnico francés puso casi toda la artillería en el campo y salió con un 3-4-3 atrevido, intentado controlar el balón en el medio campo, como es habitual en el equipo del norte de Londres, y con muchísima rapidez y habilidad en la delantera con el trío formado por Arshavin, Van Persie y Gervinho.
 
La primera parte fue de dominio total del Arsenal y siempre existió la sensación de que, por poco que los «gunners» apretasen, harían bailar a los argentinos. Los primeros compases del partido se jugaron al son que marcaron Wilshere y Nasri en el centro del campo. Quizás el Arsenal pecó de exceso de juego horizontal. Exceptuando un remate de Van Persie en el minuto 8, no gozó de oportunidades claras hasta el gol del holandés en el minuto 28.
 
Boca perdió el balón en el borde del área contraria y en pocos segundos se encontró a Gervinho recogiendo el esférico en medio campo, volando hasta casi la línea de fondo por la banda izquierda y poniendo un centro raso entre el meta Orión y el central Schiavi. Van Persie, muy listo, solo tuvo que poner la puntera para desviar la pelota y conseguir el primer tanto.
 
Con el gol, los «xeneizes» se desinflaron más aun y el Arsenal se vino arriba. Las internadas de Arshavin y Gervinho eran cada vez más frecuentes y los argentinos solo se acercaban mediante jugadas a balón parado que su estrella Juan Román Riquelme, que estuvo desaparecido durante toda la primera mitad, servía buscando la cabeza de alguno de sus compañeros. Así fue como llego la mejor ocasión de Boca antes del fin de la primera parte, cuando Schiavi desvió un córner botado por Román y Sosa, a un metro de la portería, no consiguió empujar el balón. Con 1-0 se llegó al descanso.
 
No había transcurrido ni un minuto del segundo tiempo, cuando tres de los jugadores del Arsenal que acababan de entrar en el campo tejieron una gran jugada que acabó en el fondo de las mallas y situó el 2-0 en el marcador. Chamakh, desde la banda, combinó con el mexicano Vela, que se marcó una jugada personal de calidad dejando atrás a su marcador, sirvió a la frontal del área y Ramsey, al primer toque, lanzó un disparo colocado que entró pegado al palo.
 
Boca tiró de orgullo y empezó a presionar más arriba y con más fe. A partir de ahí surgió la primera ocasión seria de los argentinos, gracias a un disparo de Viatri desde la frontal que rozó el larguero. Pero la presión también dejaba más espacios y el Arsenal se empezó gustar moviendo el balón. De hecho, se gustaron tanto que acabaron cayendo en su propia red. En el minuto 68, Squillaci perdió un balón en la salida de la defensa y el esférico cayo a Riquelme que hizo lo que mejor sabe. Condujo al trote hasta la frontal atrayendo a todos los defensas y cuando vio a su compañero Viatri desmarcado, le sirvió el balón para que éste conectara de primeras un potente disparo ante el que Mannone nada pudo hacer.
 
Solo tres minutos más tarde y con el Arsenal dubitativo por el gol encajado, la jugada se repitió. Un mal despeje de Jenkinson a un centro de Roncaglia, cayó a los pies de Riquelme que lanzó un pase de crack entre la defensa y el portero «gunner». Mouche, que había entrado al campo solo unos minutos antes por Cvitanich, fue el que mejor leyó la asistencia. Se coló entre los defensa, esquivó al portero y marcó el 2-2.
 
Con Román campando a sus anchas durante los minutos restantes, el Arsenal estuvo a punto de ver cómo un partido controlado acababa en derrota, y en las gradas se revivieron algunas malas experiencias de la temporada pasada cuando parecía que el equipo era incapaz de cerrar los encuentros.
 
El próximo partido de los «gunners» será frente a los Red Bulls de Thierry Henry y Rafa Márquez y los de Wenger deberán mostrar a su público que el equipo es fiable y que esta puede ser una temporada de éxito si no quieren ver cómo, ya antes de empezar la Premier, el nerviosismo crece en el Emirates Stadium.
 
Arsenal: Fabianski (Mannone, 45), Jenkinson, Koscielny (Squillaci, 45), Djourou, Traore; Frimpong, Wilshere; Nasri, Gervinho (Vela, 45), Arshavin (Eboue, 70); Van Persie (Chamakh, 45)
 
Boca Juniors: Orión, Franco Sosa, Schiavi (Caruzzo, 86), Insaurralde, Roncaglia; Rivero, Somoza (Erbes, 82), Erviti (Colazo, 78); Riquelme; Viatri, Cvitanich (Mouche, 65)
 
Goles: Van Persie (28′), Ramsey (47′), Viatri (70′), Mouche (72′)
 

Sobre el autor

Carles Maronda