Ilie Oleart

El Arsenal se clasifica como primero de grupo (2-1)

El Arsenal mostró su cara más práctica para derrotar al Borussia Dortmund por 2-1 y proclamarse campeón de su grupo. Van Persie marcó los dos goles de los «gunners», que se clasifican por 12º año consecutivo para los octavos de final de la Champions League.

 

Champions League

Arsenal 2
Dortmund 1
Ficha técnica
2 – Arsenal: Wojciech Szczesny, Thomas Vermaelen, Laurent Koscielny (Johan Djourou, 83), André Santos, Per Mertesacker, Mikel Arteta, Alexandre Song, Theo Walcott (Vassiriki Abou Diaby, 85), Aaron Ramsey, Gervinho (Yossi Benayoun, 74), Robin van Persie.
1 – Borussia Dortmund: Roman Weidenfeller, Mats Hummels, Marcel Schmelzer, Felipe Santana, Lukasz Piszczek, Sven Bender (Moritz Leitner, 25), Mario Götze (Ivan Perisic, 29), Shinji Kagawa, Sebastian Kehl (Lucas Barrios, 64), Kevin Großkreutz, Robert Lewandowski.
Goles: 1-0, m.49: Van Persie. 2-0, m.86: Van Persie. 2-1, m.90+2: Kagawa.
La mejor muestra de la recuperación del Arsenal es que ni siquiera necesita exhibir su mejor fútbol para ganar. Los «gunners» se mostraron firmes en la retaguardia, o al menos todo lo firme que puede ser un equipo con André Santos en el lateral izquierdo. Koscielny repitió en el lateral derecho ante las lesiones de Sagna y Jenkinson. Y crearon suficientes ocasiones para marcar un par de goles.
 
El Arsenal tuvo también un factor del que careció durante un par de meses: la fortuna. Antes de la media hora, los alemanes habían perdido por lesión a Bender y, sobre todo, a su gran estrella Gotze. Sin él, el Arsenal se apoderó del centro del campo con un Song majestuoso. Es cierto que el juego del club londinense ha perdido algo de brillo, pero de las cenizas de aquel equipo está emergiendo lentamente uno mucho más práctico.
 
La primera parte tuvo dos fases. En la primera, el Dortmund movió el balón a su antojo, desbordando al Arsenal. Podrían haber abierto el marcador en esa primera etapa, pero tras las lesiones de Bender y Gotze, el equipo dio un paso atrás, consciente de que casi todos los jugadores sobre el césped estaban destinados a jugar los 90 minutos. El Arsenal no mostró un juego brillante pero creó varias ocasiones en la recta final.
 
Como no podía ser de otra forma, fue Robin van Persie quién abrió el marcador a los cuatro minutos de la segunda parte. Aunque todo el mérito del gol hay que atribuirlo a Alex Song. Su jugada por la izquierda ante el Tottenham que acabó en el único gol del Arsenal el derbi del norte de Londres del mes pasado inspiró al centrocampista a intentar el más difícil todavía. Rodeado por tres rivales en el costado izquierdo, Song logró deshacerse de todos. Primero, eludió a Kehl y a continuación coló el balón entre Hummels y Piszczek, con él detrás. Su centro lo remató Van Persie en el segundo palo y batió a Weidenfeller, que alcanzó a rozar el balón pero no pudo evitar el 1-0.
 
El Arsenal se mostró cómodo tras el gol, especialmente tras la entrada de Benayoun por Gervinho, que permitió a los «gunners» tener superioridad en el centro del campo y controlar la posesión. El segundo gol llegó tras un lanzamiento de córner. En el primer palo, peinó Thomas Vermaelen y Van Persie en el segundo empujó el balón al fondo de las redes desde el área pequeña. Es el 17º gol de Van Persie esta temporada (13 en Premier League y 4 en Champions), desde una distancia total de unos siete metros y medio.
 
Cuando el partido ya moría, el Arsenal concedió un gol que recuerda a tiempos no tan lejanos. Los «gunners» perdieron el balón en su lateral derecho, permitiendo que Leitner remontara la línea de fondo, pasara a Lewandowski en el primer palo, que aguantó el balón hasta que apareció por allí Kagawa, que marcó sin oposición.
 
A pesar del gol, el Arsenal se clasifica para octavos por decimosegunda temporada consecutiva, como primero de grupo y suma un partido más imbatido, desde que cayó ante el Tottenham en White Hart Lane. Parece que fue hace una eternidad.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart