Carles Maronda

El Blackburn da la última campanada de 2011 (2-3)

Solo unos días después de conseguir igualar al City en el liderato, el United perdió sorprendentemente en Old Trafford frente al colista. El Blackburn Rovers se adelanto 0-2 en el marcador, y pese a ver cómo en diez minutos los locales igualaban el partido, los de Kean aprovecharon el enésimo error del guardamenta David De Gea para establecer el definitivo 2-3.

 

Premier League

Man. United 2
Blacburn Rovers 3
Ficha técnica
2 – Man. United: David De Gea, Patrice Evra, Rafael (William Keane, 86), Phil Jones, Park Ji-Sung, Nani, Michael Carrick, Antonio Valencia, Javier Hernández (Anderson, 45), Dimitar Berbatov, Danny Welbeck
3 – Blackburn Rovers: Mark Bunn, Adam Henley, Grant Hanley, Christopher Samba, Radosav Petrovic, Steven N’Zonzi, Jason Lowe, Morten Gamst Pedersen, Mauro Formica (David Goodwillie, 85), Rubén Rochina (Josh Morris, 55), Yakubu (Jordan Slew, 90)
Goles: 0-1, m.16: Yakubu (P). 0-2, m.51: Yakubu. 1-2, m.52: Berbatov. 2-2, m.62: Berbatov. 2-3, m.80: Hanley.
Parece que Manchester United y Manchester City se han empeñado, desde que fueron eliminados de la Champions League, en ponerle emoción a una Premier League que se presumía casi sentenciada desde octubre. Si los “citizens” no pasaron del empate la pasada jornada en el campo del West Brom y permitieron así que sus vecinos y rivales les alcanzaran en la clasificación, este sábado ha sido el equipo de Alex Ferguson el que ha caído en casa frente al maltrecho Blackburn Rovers, que no ha salido de la zona de descenso en toda la temporada, en lo que supone sin duda una de las sorpresas de esta temporada.
 
El United había encadenado tres victorias contundentes en las tres últimas jornadas, consiguiendo 14 goles a favor y solo uno en contra. Pero hoy, con Rooney y Giggs fuera del equipo y el retorno de De Gea al once titular, los “red devils” han sufrido un bajón considerable en intensidad, presión y, sobre todo, rigor defensivo. Ferguson, ante las múltiples bajas que está sufriendo en defensa, recolocó a Michael Carrick en el eje de la zaga acompañando a Phil Jones, y la decisión no pudo resultar más desastrosa para el técnico escocés.
 
Aún no se había disputado ni un cuarto de hora de partido, cuando el United ya iba por detrás en el marcador. Dimitar Berbatov acudió para defender una falta lejana a favor del Blackburn y cometió un claro penalti tras agarrar a Chris Samba dentro del área. El búlgaro, seguramente acostumbrado a ser él quién recibe los agarrones y no quién los hace, estuvo imprudente y descarado, y el colegiado acertadamente señaló la pena máxima. Yakubu no falló desde los once metros.
 
Tras el gol, el United, sin acierto y con poca profundidad, se volcó hacia la portería de Mark Bunn, pero con poco empaque en el centro del campo, ocupado por Rafael y Park, mientras Anderson seguía el partido desde el banquillo. Para más inri, el centrocampista Valencia ocupó el lateral derecho.
 
En la segunda parte, Ferguson dio entrada a Anderson en lugar de Javier »Chicharito» Hernández, pero la cosa no fue mejor para los suyos, ya que Yakubu hizo el segundo en el 51. En una jugada que mezcló calidad, mucha potencia y una pizca de fortuna, el nigeriano fue salvando rivales a trompicones hasta situarse delante de David De Gea y fusilar la meta del United.
 
Con el 0-2 y menos de 40 minutos por delante, los de Ferguson se vieron contra las cuerdas. Sin embargo, como si hubiesen estado esperando hasta ese momento para empezar a jugar de verdad, no tardaron ni diez minutos en darle la vuelta al partido.
 
Segundos después del gol de Yakubu, Rafael Da Silva sirvió un buen centro para que Berbatov, tirándose en plancha, enviase el esférico al fondo de la red.
 
La presión del United asfixió a los visitantes y en el minuto 62, de nuevo Berbatov, empalmó un buen centro desde la banda enviado por Nani, y retornó las tablas al electrónico.
 
Con el empate, el partido parecía destinado a decantarse del lado de los «red devils». El Blackburn había perdido su oportunidad y ahora el viento soplaba del lado de los locales, que solo tenían que seguir reduciendo el cerco sobre la meta de Bunn hasta volver a perforarla y llevarse así los últimos tres puntos de Old Trafford en el 2011.
 
Pero había un jugador del United que aprovechó el último día del año para dar la razón a los que dicen que no esta preparado aún para proteger la portería de los “red devils”: David De Gea. El portero madrileño protagonizó una nefasta salida tras un córner y dejó el balón franco para Grant Hanley, que cabeceó al fondo de la red el 2-3 a diez minutos del final del partido. El Blackburn soportó el asedio final a la desesperada del United y se llevó los tres puntos, en lo que supone un enorme respiro para el cuestionado técnico Steve Kean.
 
Este sábado, sir Alex Ferguson cumplió 70 años y anunció que se quedaría otros tres al frente del equipo. Sin embargo, no podía haber recibido peor regalo de aniversario para despedir un año donde ha vivido alegrías y decepciones a partes iguales.
 

Sobre el autor

Carles Maronda