Jean Claudel

El Blackburn se despide de la Premier (0-1)

Todas las opciones del Blackburn de mantenerse un año más en la Premier League pasaban por vencer en casa ante el Wigan. Los Rovers no solo no vencieron sino que acabaron cayendo en el último minuto por culpa de un gol de cabeza de Antolín Alcaraz. Se despide uno de los cuatro campeones de la Premier.

 

Premier League

Blackburn 0
Wigan 1
Ficha técnica
0 – Blackburn: Paul Robinson, Martin Olsson, Bradley Orr (David Goodwillie, 80), Gaël Givet (Radosav Petrovic, 45), Scott Dann, David Dunn (Marcus Olsson, 44), Jason Lowe, David Hoilett, Morten Gamst Pedersen, Anthony Modeste, Yakubu.
1 – Wigan: Ali Al-Habsi, Maynor Figueroa, Gary Caldwell, Antolin Alcaraz, Emmerson Boyce, Jean Beausejour, Victor Moses, James McCarthy, Shaun Maloney, James McArthur, Franco Di Santo (Conor Sammon, 85).
Goles: 0-1, m.87: Alcaraz.
Llegaron soñando con Ronaldinho y David Beckham, despidieron a Sam Allardyce porque dijeron que no era el hombre idóneo para llevar a los Rovers a la Champions League y pidieron a un técnico sin experiencia que lo lograra con un exiguo presupuesto. Venky, una compañía que vende pollos, compró el Blackburn Rovers por 44 millones de libras en noviembre de 2010. Un año y medio después, han logrado descender a uno de los cuatro únicos campeones de la historia de la Premier League. Es la primera vez desde 2001.
 
Una historia opuesta a la de sus verdugos de esta noche, un Wigan Athletic que certificó su permanencia con su sexta victoria en ocho encuentros a base de clase, coherencia y fe en su estilo.
 
Tras el pitido final, Ewood Park estelló contra los Venky y contra Kean, como llevaba toda la noche y toda la temporada haciendo. El técnico de los Rovers ignoró la sugerencia de su guardaespaldas de huir por el túnel cuando dos docenas de aficionados furiosos invadieron el campo y pelotas de tenis con el mensaje «Kean Out» cayeron al césped.
 
El partido había sido interrumpido en la primera parte por la aparición de una gallina con los colores del Blackburn. Fue Yakubu quién la atrapó. Un capítulo esperpéntico más en una temporada para el olvido.
 
El Blackburn se despidió de la Premier sin hacer ruido, como fue la llegada de Kean. Los Rovers eran 13º cuando Allardyce fue despedido a mitad de la temporada pasada. En teoría, por su estilo de juego. En realidad, por no aceptar fichajes impuestos.
 
Aquel equipo de Big Sam dista mucho de esta plantilla desequilibrada y sin experiencia que ha perdido siete de sus últimos ocho partidos y cuyo descenso se confirmó con el gol de Antolín Alcaraz tras rematar de cabeza un córner de Jean Beausejour a falta de tres minutos.
 
El Blackburn reclamó con razón un penalti en la segunda parte de Emmerson Boyce sobre Junior Hoilett. Los Rovers acosaron la portería rival en la parte complementaria, en comparación con la languidez que mostraron en la primera.
 
Kean tomó la decisión de contrarrestar el 3-5-2 del Wigan con un ataque con tres hombres, Yakubu, Hoilett y Modeste, que era titular por tercera vez desde que llegó del Burdeos. Eso dio a Victor Moses y Shaun Maloney libertad en las bandas y el Wigan controló la primera parte. Franco Di Santo estuvo cerca de marcar y Paul Robinson evitó una clara ocasión de Moses.
 
Los cantos de «Kean Out», las peticiones para que los Venky se fueran y los recuerdos para el fallecido Jack Walker no cesaron. Un espectador saltó al inicio de la segunda parte y tiró su abono de temporada como muestra de disgusto. Pero a Martínez, el técnico del Wigan.
 
Al final, Yakubu y Modeste estuvieron cerca pero el Wigan siempre fue el mejor. Una superioridad que plasmó a falta de tres minutos. Suficiente para consumar el descenso del Blackburn. Nadie en Ewood Park pareció sorprendido.
 

Sobre el autor

Jean Claudel