Ilie Oleart

El Bradford elimina al Arsenal (1-1)

El Braford City de League Two eliminó al Arsenal en cuartos de final de la Copa de la Liga. Aunque Wenger alineó a sus mejores jugadores, el Bradford se adelantó en el marcador y los Gunners no pudieron empatar hasta el 87. Sin embargo, en los penaltis los locales dieron la gran sorpresa del torneo.

 

Copa de la Liga

Bradford City 1
Arsenal 1
Ficha técnica
1 – Bradford City: Matt Duke, Carl McHugh, Stephen Darby, Rory McArdle, James Meredith, Will Atkinson (Blair Turgott, 92), Gary Jones, Garry Thompson (Ritchie Jones, 72), Nathan Doyle, James Hanson, Nahki Wells (Alan Connell, 74).
1 – Arsenal: Wojciech Szczesny, Kieran Gibbs, Per Mertesacker, Thomas Vermaelen, Bacary Sagna, Francis Coquelin (Marouane Chamakh, 61), Jack Wilshere, Santiago Cazorla, Lukas Podolski (Alex Oxlade-Chamberlain, 70), Aaron Ramsey (Tomas Rosicky, 69), Gervinho.
Goles: 1-0, m.16: Thompson. 1-1, m.87: Vermaelen. El Bradford ganó 3-2 tras cinco lanzamiento de penalti.
El Bradford es un club al que tradicionalmente la suerte no le ha sonreído. El mayor hito de la historia se produjo en 1911, cuando conquistó la FA Cup. Actualmente, es el club que ha participado en la Premier League que se encuentra en una división más baja, la League Two. Y, para colmo, en su estadio, The Valley Parade, se produjo una de las mayores catástrofes de la historia del fútbol inglés. El 11 de mayo de 1985, 56 personas fallecieron a causa de un incendio. Otro día 11, pero de diciembre de 2012, el club ha protagonizado uno de los momentos más memorables de la historia de la Copa de la Liga.
 
Y eso que pocos apostaron por una victoria local tras ver el once de Wenger, que alineó a ocho de los jugadores que se enfrentaron al West Brom el sábado, incluyendo a la defensa titular, y a Wilshere y Cazorla en el centro del campo. Tan solo Arteta y el lesionado Giroud faltaron a la cita. Pero el Arsenal volvió a carecer de remate, como demuestra el hecho de que en sus últimos cinco partidos de liga solo haya conseguido dos goles de jugada. Y el de esta noche se produjo tras un lanzamiento de córner rechazado inicialmente por la defensa de los Bantams.
 
La victoria de los locales fue más que merecida. El Bradford estuvo en ventaja desde el minuto 16 hasta el 88 y protagonizó una actuación valiente y sólida ante la mayor asistencia que ha conocido el Valley Parade desde 1960, casi 24.000 espectadores.
 
El Arsenal comenzó mejor y el excapitán de los reservas del Liverpool Stephen Darby tuvo que estar atento para despejar un centro de Bacary Sagna desde la derecha al que llegaba Gibbs al segundo palo. Acto seguido, Vermaelen cabeceó fuera un córner de Cazorla tras liberarse de su marcador cuando tenía todo a favor para marcar. También Podolski tuvo su ocasión de cabeza tras un centro de Wilshere, que fue el único jugador visitante que se salvó de la quema.
 
Sin embargo, a pesar de dominar la posesión, el Arsenal fue incapaz una vez más de crear ocasiones claras de gol. Por el contrario, Vermaelen y Mertesacker sufrieron ante la potencia de James Hanson y la velocidad de Nahki Wells. Una falta de Vermaelen sobre Wells fue lo que dio origen precisamente al gol local en el minuto 16. Gary Jones lanzó la falta y el balón llegó al segundo palo, donde Garry Thompson envió el balón de volea al fondo de las mallas. Los aficionados locales entonaron el clásico «You are getting sacked in the morning».
 
El Arsenal reaccionó pero el Bradford se aferró a su ventaja, sus jugadores mostraron una solidaridad, un espíritu de equipo y un sacrificio que a veces cuesta ver en la Premier League. El primero que dispuso de una ocasión para empatar fue de Francis Coquelin, que tras escaparse de varios jugadores del City acabó disparando al lateral de la red.
 
Sin embargo, la mejor ocasión y uno de los momentos del partido, lo brindó Gervinho. Podolski cedió a Gibbs en la izquierda y el lateral envió un centro raso que superó al portero y que Gervinho solo tenía que empujar a puerta vacía. Ni siquiera logró golpear el balón. «Premier League, you’re having a laugh», cantó la afición local.
 
El Arsenal presionó en la segunda mitad pero el equipo de Phil Parkinson mantuvo la serenidad. Hasta el minuto 70, Matt Duke no tuvo que realizar su primera intervención tras una llegada del recién ingresado Oxlade-Chamberlain. Wilshere también lo intentó pero el empate no llegó hasta el 87, cuando Vermaelen marcó de cabeza tras entrar libre al segundo palo para rematar un centro de Cazorla.
 
La superioridad del Arsenal se hizo evidente en la prórroga. Wilshere desperdició una clara ocasión por no querer disparar con la derecha y Santi Cazorla disparó al palo desde fuera del área. Pero el partido acabó decidiéndose en los penaltis. Una suerte en la que el City acumulaba ocho victorias consecutivas. Nueve tras esta noche. Incluyendo una sobre el Wigan en la eliminatoria anterior.
 

Cazorla, Chamakh y Vermaelen erraron sus lanzamientos de penalti y el Bradford disfrutó de una noche de gloria como no vivía desde hace años. El Arsenal dejó escapar su vía más asequible para romper una sequía de siete años sin títulos. Algunos aficionados del Arsenal comienzan a pensar que no será posible hacerlo mientras siga Arsène Wenger en el cargo.

 

Sobre el autor

Ilie Oleart