Jean Claudel

El Chelsea sigue en caída libre (3-1)

El Chelsea de André Villas-Boas dio un paso más hacia el abismo. Los «blues» cayeron en Nápoles en el partido de ida de octavos de la Champions League por 3-1 a pesar de adelantarse por medio de Juan Mata. La presión sobre Villas-Boas sigue aumentando. 

 

Champions League

Nápoles 3
Chelsea 1
Ficha técnica
3 – Nápoles: Morgan De Sanctis, Salvatore Aronica, Paolo Cannavaro, Hugo Campagnaro, Christian Maggio, Walter Gargano, Juan Zuñiga, Gökhan Inler, Marek Hamsik (Goran Pandev, 82), Edinson Cavani, Ezequiel Lavezzi (Blerim Dzemaili, 74).
1 – Chelsea: Petr Cech, David Luiz, Branislav Ivanovic, Gary Cahill, José Bosingwa (Ashley Cole, 12), Florent Malouda (Frank Lampard, 70), Raul Meireles (Michael Essien, 70), Ramires, Juan Mata, Didier Drogba, Daniel Sturridge.
Goles: 0-1, m.27: Mata. 1-1, m.38: Lavezzi. 2-1, m.45+2: Cavani. 3-1, m.65: Lavezzi.
Roman Abramovich no es una persona con mucha paciencia. Es cierto que su juguete no se hizo pedazos como el Arsenal en San Siro ante el Milán la semana pasada, pero en algunas fases del encuentro no estuvieron lejos. Villas-Boas tiene motivos más que suficientes para estar preocupado por su futuro.
 
El Chelsea comenzó mal pero se adelantó gracias a Juan Mata (y a Paolo Cannavaro). Luego, sus habituales errores defensivos acabaron costándole el partido. Al final, los «blues» tuvieron suerte de que Ezequiel Lavezzi y Edinson Cavani no hurgaran en la herida.
 
El Nápoles fue una amenaza constante y resulta difícil creer que no marcarán en Stamford Bridge, certificando la primera edición de Champions League sin equipos ingleses en cuartos de final desde 1996.
 
El Chelsea lo tuvo todo de cara para certificar el pase a cuartos tras el gol de Mata. Pero fue incapaz de aguantar el balón y adueñarse del control del partido. Ni siquiera fue capaz de llegar al descanso con ventaja.
 
Los «blues» echaron de menos la experiencia de John Terry en la retaguardia. David Luiz y Gary Cahill se mostraron muy vulnerables, y los suyos carecieron de liderazgo.
 
El gol del Chelsea llegó gracias a un error clamoroso de Cannavaro, que no acertó a despejar un pase de Daniel Sturridge y solo golpeó el aire. Mata se quedó solo y marcó a placer, con una calma impropia de su equipo.
 
Para entonces, el Chelsea ya había tenido suerte de no estar por detrás en el marcador. Lavezzi, Cavani y Marek Hamsik fueron un peligro constante, intercambiando posiciones y moviendo el balón con rapidez. Pero lo que sucedió entre el gol inicial y el descanso no fue propio de un equipo punturo de la Premier League. Los aficionados visitantes echaron de menos a la vieja guardia, tan vilipendiada esta temporada
 
Terry, Lampard y Ashley Cole suman más de 1.300 partidos con el club pero ninguno fue titular. Cole acabó sustituyendo al lesionado José Bosingwa pero Villas-Boas presentó un once experimental y acabó pagándolo.
 
El Nápoles empató por mediación de Lavezzi tras un disparo desde fuera del área. Raul Meireles, que vio la amarilla y no podrá jugar el partido de vuelta, retrocedió y cedió espacio suficiente para que Lavezzi disparara. La defensa volvió a estar fatal en el segundo gol del Nápoles, que llegó en tiempo añadido del primer acto. Cannavaro centró desde la derecha al segundo palo y Cavani se adelantó a Branislav Ivanovic para rematar de cabeza, o más bien con el hombro.
 
El Nápoles, sexto en la Serie A, salió en tromba en la segunda parte, encadenando ocasiones. Pero fue el Chelsea quién contribuyó decisivamente a su propio hundimiento. David Luiz demostró una vez más que es un peligro constante para su propio equipo. Lo que debería haber sido un despeje de rutina a los 65 minutos acabó en pies de Cavani, que cedió a Lavezzi que marcó a puerta vacía tras atrapar a Cech a media salida.
 
Cole rechazó un balón sobre la línea de gol tras un disparo de Christian Maggio, evitando una goleada aún mayor. La Premier League deberá comenzar a estudiar qué ha sucedido con los equipos ingleses para que los fracasos se acumulen de este modo en Europa.
 

Sobre el autor

Jean Claudel