Ilie Oleart

El Chelsea sigue sin arrancar

El Chelsea venció con un gol polémico a Malasia por 0-1. Los «blues» de Villas-Boas siguen sin funcionar y carecen de inspiración en el centro del campo. El portugués aplicó una vez más el 4-3-3, al que Fernando Torres sigue sin lograr adaptarse.

 
Nada menos que 84.980 espectadores fueron testigos directos de una prueba más de que ni siquiera los nuevos aires aportados por el joven André Villas-Boas son suficientes para darle un nuevo impulso a este equipo envejecido.
 
El nuevo técnico sigue examinando a sus jugadores, aunque en esta ocasión pocas conclusiones habrá sacado. El portugués realizó 12 cambios en total, sugiriendo que se trataba más de un ejercicio físico que táctico. El sistema volvió a ser el 4-3-3 de costumbre, al que le sigue faltando chispa, y cada día que pasa resulta más evidente que ese toque de talento no está disponible en el club, así que los «blues» deberán apresurarse a recurrir al mercado antes de que sea demasiado tarde.
 
En defensa del Chelsea, hay que decir que la humedad impuso unas condiciones muy exigentes sobre los jugadores y que es patente la falta de rodaje del equipo. Sin embargo, algunos errores y carencias se repiten una y otra vez. Torres sigue sin encajar. Una vez más se quedó sin marcar y su único gol de pretemporada hasta ahora fue ante el Wycombe a puerta cerrada. El español espera comenzar de cero esta temporada después de que en la pasada solo marcara un gol en 18 partidos, pero sigue sin mostrarse cómodo con este sistema.
 
Comenzó jugando como delantero centro flanqueado por Yossi Benayoun y Salomon Kalou, con Florent Malouda en el lado izquierdo del centro del campo y Frank Lampard a la derecha, con el joven McEachran en medio. Es evidente que el Chelsea no ha perdido la esperanza de contratar a Luka Modric para integrarse en ese trio central. El ritmo del partido nunca fue suficientemente elevado como para hacer daño a los malasios. Las muestras de creatividad llegaron en cuentagotas.
 
 
El Chelsea se mostró algo más peligroso a medida que avanzaba el partido, con Daniel Sturridge inyectando cierto ritmo y velocidad en la delantera. El gol de la victoria, sin embargo, fue polémico. Didier Drogba lanzó un disparo de falta y el balón golpeó en el palo, luego en la espalda del guardameta antes de que éste se girara sobre si mismo para atrapar el balón. El árbitro asistente concedió el gol pero lo cierto es que el balón nunca cruzó la línea. A pesar de las protestas de los locales, el gol subió al marcador.
 
Quedan tres semanas para el comienzo de la Premier League y el Chelsea sigue sin fichar refuerzos. Visto lo visto, será mejor que se apresure cuando todavía queden jugadores interesantes en venta. 
 
Chelsea 1ª parte (4-3-3): Hilário; Bosingwa, Ivanovic, Rajkovic, Bertrand (Van Aanholt, 38); Lampard, McEachran, Malouda; Benayoun, Torres, Kalou.
 
Chelsea 2ª parte: Turnbull; Ferreira, Chalobah, Terry, Cole; Clifford, Mikel, Zhirkov; Sturridge, Drogba, Anelka.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart