Iván Arinovich

El Chelsea sufre pero se arrima al título

El equipo de José Mourinho se acerca al título gracias a los goles de Eden Hazard y Loïc Rémy. Los de Mark Hugues no logran sumar en Stamford Bridge pero dejan el recuerdo de un gol memorable: Charlie Adam la clavó desde 59 metros.

 

Premier League

Chelsea 2
Stoke City 1
Ficha técnica
2 – Chelsea: Courtois, Ivanovic, Cahill, Terry, Azpilicueta, Fàbregas, Matic, Willian, Oscar (Costa, 45, Drogba, 56), Hazard, Remy (Cuadrado, 63).
1 – Stoke City: Begovic, Cameron, Shawcross, Wollscheid, Wilson, Ireland (Crouch, 78), N’Zonzi, Whelan, Adam (Pieters, 79), Diouf (Arnautovic, 62), Walters.
Goles: 1-0, m.39: Hazard (p). 1-1, m.44: Adam. 2-1, m.62: Rémy.
Faltando siete semanas para el final de la Premier, el gran interrogante ahora es cuántas fechas antes del final el Chelsea se alzará con el título. A los de Mourinho les alcanzó con una gran primera mitad de temporada pero después bajaron considerablemente el nivel, en gran parte debido al déficit de juego de Cesc Fábregas y Diego Costa. De todas formas, mantienen una distancia más que suficiente respecto de sus competidores.
 
Los Potters están más asentados que nunca en primera división y quieren terminar por encima de mitad de tabla por segundo año consecutivo, algo que no consiguen desde hace más de 35 años. Mark Hugues pudo arreglárselas con un presupuesto mucho más bajo que varios otros clubes y los directivos, conscientes de su buen trabajo, no tardaron en ampliarle el contrato por dos años más, hasta 2018. Un dato pesimista para los de Stoke: en 27 visitas en era Premier a cuatro de los estadios más complicados (Stamford Bridge, Anfield Road, Emirates y Old Trafford) no habían podido conseguir ninguna victoria, de modo que no había demasiada expectativa por el lado de los visitantes de sacar un buen resultado.
 
La primera media hora del encuentro transcurrió sin demasiadas ocasiones claras. Los locales empezaron asfixiando a su rival pero les costaba lograr profundidad a causa de imprecisiones en los últimos metros. El dominio era de los Blues, aunque después de unos minutos los visitantes intentaron salir del fondo pero chocaban una y otra vez con la férrea defensa armada por el entrenador portugués. El francés Remy ocupó el lugar de Diego Costa (recordemos que el Lagarto no pudo jugar con España por lesión), quien estaba en el banco.
 
Justamente a la media hora de partido devino claridad para el Chelsea: buena jugada asociada pero el brasileño Oscar definió muy mal. Unos minutos después, Wollscheid le cometió un claro penal a Fábregas. Eden Hazard definió con un toque sutil que ya es marca registrada en él. Cuando todo parecía encaminarse a una victoria tranquila de los punteros, a Charlie Adam se le ocurrió probar un remate magistral desde su casa que se coló en el arco de Courtouis aprovechando que el belga estaba muy adelantado. Mourinho reconocería luego que el de Adam era, sin duda, «el gol de la temporada» en la Premier League. El Stoke City se encontraba con un gol de otro partido y se iban al descanso con el empate.
 
Get Adobe Flash player

Al principio del segundo tiempo se produjo una situación parecida a la que se dio en la última final de la Champions League: Costa ingresó a los 45 minutos pero tuvo que ser sustituido por una lesión a los diez de entrar. Los Blues se acercaban al segundo gol pero se encontraron sucesivamente con la resistencia del arquero bosnio Begovic, hasta que éste mismo le regaló la pelota a los contrarios en un error que le costó el partido. El número diez del Chelsea le cedió el gol a Remy, quien sólo tuvo que empujarla. Desde el segundo gol hasta el final, los muchachos de azul, ya con más espacios, intentaron definir el partido pero no pudieron. El equipo de Mourinho no encontró demasiada profundidad en este día y se hizo con dos goles a causa de errores de la defensa rival.
 
Los de Londres mantienen su ventaja con los escoltas y pueden ampliarla si el Manchester City no logra vencer al Crystal Palace el lunes. Aparte deben un partido contra el Leicester, que parece estar condenado al descenso. Salvo una catástrofe se quedarán con el título, aunque claramente no va a ser por actuaciones como ésta.
 

Sobre el autor

Iván Arinovich