Ilie Oleart

El City pierde fuelle (0-0)

El City no ofreció su mejor versión en The Hawthorns y permitió que el United les igualara a puntos en la cima de la tabla de la Premier League. El West Brom se dedicó a defenderse en la primera parte pero ganó en ambición con el transcurso del partido y pudo acabar llevándose el partido.  

 

Premier League

West Bromwich 0
Manchester City 0
Ficha técnica
0 – West Bromwich: Ben Foster, Jonas Olsson, Nicky Shorey, Gareth McAuley, Billy Jones, Youssuf Mulumbu (Graham Dorrans, 81), Paul Scharner, Jerome Thomas, Chris Brunt, Shane Long, Peter Odemwingie (Gonzalo Jara, 89).
0 – Manchester City: Joe Hart, Pablo Zabaleta, Vincent Kompany, Gaël Clichy, Kolo Touré, James Milner (Edin Dzeko, 83), Yaya Touré, Samir Nasri (Gareth Barry, 59), David Silva, Mario Balotelli, Sergio Agüero (Adam Johnson, 75).
Goles: No hubo.
El Manchester City lleva ya algunas semanas perdiendo brillo. Desde la contundente victoria por 1-6 en Old Trafford, los «citizens» han empatado con el Liverpool, ganado por la mínima al Arsenal y perdido en Stamford Bridge. Sin embargo, pueden encontrar consuelo en que siguen siendo los líderes de la clasificación, aunque solo por diferencia de goles respecto al Manchester United. El West Bromwich Albion, que se lanzó al ataque en la segunda parte, pudo haberse llevado el partido si el disparo lejano de Jerome Thomas a falta de un cuarto de hora no se hubiera estrellado en el palo.
 
Los rivales han aprendido a jugarle al City y los «citizens» cada vez encuentran mayor resistencia. El West Brom se centró en defender en el primer acto pero no pasó apuros. El City alcanzó una posesión superior al 70% pero nunca descifró qué hacer con ella.
 
El City optó por dos puntas en Sergio Agüero y Mario Balotelli para romper el candado, pero con poco éxito. El partido también deparó momentos cómicos por poco familiares, como la caída de Yaya Touré cuando corría por un balón en la banda derecha. Fue el mejor ejemplo de los obstáculos con los que toparon una y otra vez los jugadores del City para generar peligro, juego o cualquier cosa que se le pareciera. La mejor ocasión pasó por las botas de David Silva, que disparó fuera a los 25 minutos tras una buena jugada de Agüero.
 
El técnico local, Roy Hodgson, confió en el tradicional 4-4-2 para controlar al City. El West Brom jugó pegado a su propia portería y a la afición local no pareció molestarle lo más mínimo. Otros equipos se habrían sentido obligados en casa a mostrar algo más de ambición. No el West Brom. Mancini, viendo el panorama, regresó a su clásico 4-2-3-1 en la segunda parte, con Agüero como delantero centro.
 
Tampoco sirvió de nada. Silva lo intentó a la hora de juego pero el que mejoró fue el West Brom, que recuperó la ambición perdida y se atrevió a adentrarse en el terreno rival. Shane Long, libre de marca, envió fuera un centro de Thomas, que luego enviaría un balón al palo. El City pierde fuelle pero sigue líder. El United cada vez se ve más grande por el retrovisor.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart