Alvaro Oleart

El City queda virtualmente apeado de la Champions

La derrota del Manchester City en Nápoles le deja prácticamente fuera de la Champions League. Deberá ganar al líder Bayern de Múnich y esperar que el Nápoles no haga lo propia en Villarreal. Cavani anotó los dos goles de su equipo, mientras que Balotelli marcó el gol de los de Mancini, que tuvo una noche aciaga.

 

Champions League

Nápoles 2
Manchester City 1
Ficha técnica
2 – Nápoles: De Sanctis; Campagnaro, Cannavaro, Aronica; Inler (Dzemaili, 59), Gargano, Maggio, Dossena (Fernández, 89); Hamsik, Lavezzi; Cavani (Pandev, 83).
1 – Manchester City: Hart; Zabaleta (Johnson, 86), Kompany, Lescott, Kolarov; De Jong (Nasri, 71), Y. Touré, Silva, Milner; Balotelli, Dzeko (Agüero, 81).
Goles: 1-0, m.19: Cavani. 1-1, m.34: Balotelli. 2-1, m.49: Cavani.
No contento con mostrar su origen italiano a la hora de vestir, el elegante Roberto Mancini también lo hace con sus conservadoras y generalmente erróneas decisiones. A pesar de sus últimos aciertos en la Premier League, competición en la que ha ganado once de los doce partidos jugados hasta ahora, hoy ha vuelto a las andadas de la temporada pasada.
 
El desastre comenzó a fraguarse con el once inicial, en el que, inexplicablemente, no estaban ni Agüero ni Micah Richards. El lateral derecho más en forma de la Premier League no estuvo ni en el banquillo. Ambos arrastraban molestias pero si había algún partido para arriesgar era éste, en el que los italianos se jugaban depender de sí mismos para alcanzar los octavos de final.
 
Pese a estas ausencias, el City se antojaba superior. Hasta que empezó el partido. Los de Mancini salieron dormidos, sin intensidad, y lo pagaron en el minuto 17, cuando Lavezzi lanzó un córner muy cerrado que peinó Cavani y finalizó en el fondo de las mallas. Para más inri, no es la primera vez que el City sufre para defender el primer palo en los córners.
 
El gol supuso un duro revés para los «citizens», aunque todavía quedaba mucho partido. El equipo nunca transmitió una sensación de urgencia y siguieron jugando a medio gas. Aún así, los ingleses fueron capaces de empatar tras un regalo de Aronica a David Silva dentro del área. El disparo del español fue desviado por el guardameta De Sanctis, pero ahí estaba Balotelli para empujar el balón a la portería.
 
Tras la reanudación, solo un equipo buscó la victoria y obtuvo la merecida recompensa. Solo cuatro minutos después de la reanudación, el Nápoles volvió a ponerse por delante tras una brillante combinación entre Lavezzi y Dossena que culminó Cavani a la perfección una vez más.
 
El segundo gol de Cavani mostró los puntos débiles de Mancini como técnico. En el momento más crítico de la temporada, con el equipo virtualmente apeado de la máxima competición europea y todavía media hora por jugar, no pareció inmutarse. No gritó ni animó a sus jugadores, no increpó al árbitro y, por no hacer, ni siquiera hizo un cambio hasta el minuto 71, cuando Nasri entró por De Jong. Ante la falta de resultados, Mancini dio entrada a Sergio Agüero por Dzeko a falta de diez minutos y a Adam Johnson por Zabaleta a falta de cinco.
 
Los cambios tuvieron un impacto directo sobre el juego. Al contraataque, los italianos tuvieron varias ocasiones para sentenciar el partido, de la mano del eléctrico Lavezzi y Hamsik, que remató una excepcional jugada al palo.
 
Con esta derrota, el City, que se ha paseado en la Premier League hasta ahora, se queda prácticamente fuera de Europa. Una vez más, la única opción que le queda es recurrir a los petrodólares y enviar un maletín repleto hacia Villarreal, con la esperanza de que impidan la victoria del Nápoles en la última jornada. 
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart