Ilie Oleart

El City se despierta tarde (3-2)

El Manchester City realizó una primera parte horrible y se fue al descanso con un 0-2 que le obligaba a marcar cuatro goles en la segunda parte para pasar a cuartos de final de la Europa League. Y estuvo a punto de lograrlo, en parte gracias a un Agüero estelar que marcó dos goles y provocó un penalti.

 

Europa League

Manchester City 3
Sporting Lisboa 2
Ficha técnica
3 – Manchester City: Joe Hart, Kolo Touré, Aleksandar Kolarov, Micah Richards, Stefan Savic, Yaya Touré, David Pizarro (Edin Dzeko, 55), David Silva (Samir Nasri, 66), Adam Johnson (Nigel de Jong, 45), Sergio Agüero, Mario Balotelli.
2 – Sporting Lisboa: Rui Patricio, Anderson Polga, Daniel Carriço, Xandão, Emiliano Insúa, Stijn Schaars, Marat Izmailov, Matías Fernández (Renato Neto, 64), Bruno Pereirinha, Diego Capel (Jeffrén, 64), Ricky van Wolfswinkel (André Carrillo, 68).
Goles: 0-1, m.33: Fernández. 0-2, m.40: van Wolfswinkel. 1-2, m.60: Agüero. 2-2, m.75: Balotelli (p.). 3-2, m.82: Agüero.
En la previa del partido, Roberto Mancini había declarado que deseaba que el Manchester United eliminara el Athletic de Bilbao para que no gozara de ventaja en la Premier League al disputar una competición menos que su equipo. Posiblemente, tras certificarse la eliminación del United, Mancini consideró que lo mejor sería que su equipo también quedara fuera. Y lo logró.
 
El técnico italiano optó por un 4-2-3-1 con Pizarro y Yaya Touré por delante de la defensa. La consecuencia fue que el City fue incapaz de mover el balón con rapidez y jamás inquietó a su rival. El Sporting, por el contrario, necesitó muy poco para adelantarse en el marcador.
 
El City no es el mismo que hace unas semanas. Este equipo transmite tensión y dudas en lugar de la exuberancia ofensiva de principios de temporada. Los espectadores están comenzando a darle la espalda al equipo. Una situación que se agravó cuando el Sporting se adelantó en el marcador a la media hora de juego. Balotelli cometió falta sobre el exlateral del Liverpool Emiliano Insúa sin necesidad alguna. La falta estaba algo escorada a la izquierda, pero Fernández envió el balón pegado al palo lejos del alcance de Joe Hart.
 
Al final de la primera parte se produjeron tímidos abucheos por parte de los aficionados locales. Para entonces, el City ya estaba 0-2 en contra. A los 41 minutos, la apatía del equipo permitió a Marat Izmailov sobrepasar a Aleksandar Kolarov y enviar un centro raso para que Ricky van Wolfswinkel marcara el segundo gol de la noche.
 
La impresión es que al City le ha entrado el vértigo y no parece probable que recupere el estilo que le convirtió en favorito durante la primera parte de la temporada. Tan grave es la situación que Carlos Tévez, reconciliado con Mancini, se está erigiendo por momentos en el salvador. Para el próximo partido del City, la semana que viene ante el Chelsea, el argentino podría regresar al equipo.
 
Tras la reanudación, la prioridad del City ya no era remontar la eliminatoria, sino restaurar su orgullo herido para que su pésima noche no afectara a sus posibilidades en el frente doméstico. Al fin y al cabo, el City está solo un punto por detrás del United en la Premier League.
 
Mancini sustituyó a Adam Johnson por Nigel de Jong en el descanso en busca de estabilidad. Luego, Edin Dzeko sustituyó a David Pizarro. El Sporting se encontraba a gusto sobre el césped pero el City necesitaba limpiar su imagen antes de volver a centrarse en la Premier League.
 
Y ahí es donde entró Agüero, el único jugador del City que no pareció resignarse a la derrota. A los 59 minutos marcó un buen gol tras recibir un pase entre líneas de Yaya Touré. Para entonces, el Sporting solo quería dejar pasar los minutos y tomar el primer vuelo de vuelta a Portugal. Incluso sustituyeron a Van Wolfswinkel.
 
A falta de un cuarto de hora, Agüero se internó en el área y fue trabado en falta por el sustituto Renato Neto. Balotelli se encargó de transformar el penalti. Y solo siete minutos después, Agüero marcaría de nuevo tras un córner rematado por Savic al segundo palo. Faltaban diez minutos y de repente la remontada estaba al alcance de la mano.
 
El City se volcó sin orden sobre la portería rival pero la mejor ocasión llegó en el minuto 94 por la más inesperada de las vías. Joe Hart subió a rematar un córner, el balón fue despejado por la defensa pero Hart se quedó en el área. Y el centro subsiguiente le cayó a él. El guardameta inglés remató de cabeza y a punto estuvo de marcar el gol de la remontada, pero su homólogo portugués desvió in extremis su lanzamiento.
 
La apatía de la primera parte dio paso al desorden y al alboroto, que alcanzó su cénit con el remate de Hart. Pero el City se despertó demasiado tarde. Mancini esperará que no suceda lo mismo con la liga. Su puesto está en juego.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart