Jean Claudel

El City suspende dos semanas a Tévez

El Manchester City ha suspendido a Carlos Tévez durante dos semanas y le ha impuesto una multa de medio millón de libras. El club ha respaldado a Roberto Mancini tras el incidente de Munich y ha impuesto una sanción de dos semanas de sueldo.

 
Carlos Tevez ha sido suspendido por el Manchester City durante dos semanas después de que Roberto Mancini dejara claro al presidente del club, Khaldoon al-Mubarak, que no hay marcha atrás para el jugador tras negarse a jugar en el partido contra el Bayern Munich de la Champions League.
 
Un furioso Mancini le dijo a Tévez que se «volviera a Argentina» durante su enfrentamiento en el vestuario tras la derrota por 2-0 y los propietarios del club en Abu Dhabi han respaldado al técnico después de que éste dijera que el delantero no debería jugar nunca más con el City.
 
«El Manchester City puede confirmar que el delantero Carlos Tévez ha sido suspendido hasta nuevo aviso por un máximo de dos semanas», dijo el club en un comunicado. «La suspensión del jugador dependerá de un examen completo sobre su conducta durante la derrota del martes por la noche ante el Bayern Munich. El jugador no jugará ni entrenará mientras se lleva a cabo ese examen». El club quería suspender a Tévez por más tiempo pero las directrices de la Premier League no lo permiten.
 
Los abogados del club están estudiando el contrato de Tévez para determinar qué más acciones se pueden emprender contra él y, en concreto, si fue culpable de falta grave al negarse a entrar al terreno de juego del Allianz Arena el martes. Tévez, en un inesperado cambio de dirección, ahora niega haberse negado, culpando a un «malentendido» a causa de la barrera del idioma.
 
El proceso no será rápido porque el club quiere cubrirse las espaldas en caso de que todo acabe en una batalla legal. El club está decidido a entrevistar a todos los que estaban en el vestuario y banquillo del City durante el incidente.
 
Tévez podría tener que asistir a un procedimiento disciplinario y será sancionado con dos semanas de sueldo, el máximo permitido. Eso implica medio millón de libras, la multa más alta impuesta nunca en el fútbol inglés.
 
El argentino emitió un comunicado disculpándose con los aficionados pero rechazando que se negara a jugar. Sin embargo, su conducta después del partido contradice esta versión. Su nueva versión ha sido objeto de hilaridad en el Etihad Arena, donde todos los estamentos del club respaldan a Mancini.
 
El City ya tiene un dossier recopilando la conducta previa de Tévez y están estudiando qué hacer con el jugador. La opción final sería rescindir su contrato y emprender acciones legales. Fuente de la Premier League consideran que «se puede despedir» a Tévez». El vicepresidente de la FIFA, Jim Boyce, ha afirmado que su organización investigaría en ese caso imponer una sanción mundial sobre el argentino.
 
Boyce afirmó que «si es cierto lo que dicen que sucedió, el club estaría mejor sin él. Si el Manchester City lo prueba y lo comunica a la FIFA, creo que la organización tiene capacidad para impedir al jugador volver a jugar a fútbol. No tendría problemas con eso».
 
Mancini pasó el día comentando el problema con Mubarak y pidió que la sanción impidiera que Tévez accediera al estadio o a las sesiones de entrenamiento. Los jugadores tenían descanso este miércoles pero volverán este jueves y Mancini ya ha dicho que no quiere a Tévez en los entrenamientos.
 
Lo más probable es que Tévez sea vendido en enero por una parte de su precio. Hasta entonces, Mancini intentará mantenerle aislado tras la última controversia de muchas de un jugador que ha logrado un dudoso mérito: ser odiado por igual por los aficionados de los dos clubes de Manchester.
 

Sobre el autor

Jean Claudel