Carles Maronda

El Fulham gana al RNK Split (2-0)

Los de Martin Jol realizaron un partido inteligente, y gracias a los goles de Adrew Johnson y Danny Murphy, estarán en la siguiente ronda de la competición. El Split mostró sus carencias fuera de su estadio y apenas puso en peligro la portería de Schwarzer. Mañana, el Fulham conocerá a su próximo contricante.

 
Pese a no marcar en la ida y volverse a Londres con un 0-0 siempre difícil de gestionar, los hombres de Martin Jol cumplieron en su estadio y estarán en el sorteo de la siguiente fase de la Europa League que se celebrará este mismo viernes en Nyon.
 
Los primeros minutos en el Craven Cottage fueron bastantes abiertos, con los dos equipos con una alta intensidad intentando sorprender al contrario, pues el 0-0 de la ida estaba muy presente y ambos conjuntos sabían que quien marcase primero, tendría serias opciones de llevarse la eliminatoria.
 
Esta actitud se transformó a partir del minuto 19 con el gol de Andrew Johnson. Él y Murphy sostienen al equipo en casi todas las acciones atacantes y no hay jugada ofensiva del Fulham que no pase por sus pies. El veterano delantero aprovechó un córner servido desde la derecha para peinar el balón al segundo palo y avanzar a los locales en el marcador.
 
A partir del gol, el Fulham adquirió un mayor control sobre el partido, en parte porque el Split bajó los brazos y la intensidad, y en parte porque los croatas son un equipo francamente inferior en relación con el nivel de los “cottagers”.
 
Así se llegó al descanso, con un Fulham controlador pero no muy atrevido, sabiendo que un gol del RNK le complicaría las cosas por el valor doble de los goles en campo contrario.
 
En la reanudación, el juego siguió la misma tónica. El Fulham seguía controlando el balón y lanzando algún que otro desplazamiento en largo buscando algún desmarque de Johnson o Zamora y el RNK, aunque recuperó algo de fuerza en su presión, no acababa de hacerse con el partido.
 
El partido murió en el minuto 54, cuando Johnson se internó por la banda derecha, entró en el área y antes de llegar a la línea de fondo, recibió una entrada de Vidic, que el arbitro cobró acertadamente como penalti. Murphy lo ejecutó a la perfección engañando al portero y los de Martin Jol se supieron con pie y medio en la siguiente ronda.
 
En los compases finales, el Fulham regaló el balón al Split que, pese a moverlo con soltura, solo consiguió crear peligro a balón parado y a través de algún tiro lejano que Schwarzer solventó correctamente.
 
El marcador no se movió más y Craven Cottage festejó el pase a la siguiente eliminatoria de la competición europea.
 
Fulham: Schwarzer, Hughes, Hangeland, Senderos, Riise, Etuhu, Murphy, Duff, Dempsey (80, Briggs), A. Johnson, Zamora (75, Dembebe).
 
RNK Split: Vukovic, Budisa, Vidic, Simic, Vitaic (75, Rasic), Baraban (59, Obilinovic), Milovic, Erceg, Marcic, Krizanac, Cop (82, Jordan).
 
Goles: 1-0: A. Johnson (19), 2-0: Murphy (p., 56)
 

Sobre el autor

Carles Maronda