Ilie Oleart

El Fulham vence al Crusaders (1-3)

El Fulham tuvo que trabajar más de lo esperado para llevarse la victoria ante el Crusaders de Irlanda del Norte en el partido de ida de la segunda ronda de clasificación de la Europa League. Sin embargo, los «cottagers» lograron al final la victoria por 1-3 y tienen pie y medio en la siguiente ronda.

 
El Fulham logró la victoria en el partido de ida de la segunda ronda clasificatoria de la Europa League a pesar de verse sorprendido por el Crusaders norirlandés, un club semiprofesional.
 
Los «cottagers» superaron finalmente a los norirlandeses gracias a los goles en las postrimerías de la segunda parte de Bobby Zamora y Danny Murphy, después de que el equipo de Belfast igualara el tanto inicial de Matthew Briggs por medio de Timmy Adamson.
 
Fue una victoria trabajada para los hombres de Martin Jol sobre el césped artificial de Seaview.
 
Los londinenses solo tardaron 10 minutos en crear la primera oportunidad, cuando Damien Duff cruzó hacia el centro desde la derecha y disparó directamente a las manos del guardameta rival, Sean O’Neill.
 
Fue la primera de las tres buenas oportunidades que tuvo el internacional irlandés en la primera parte. Por el otro lado, Karim Frei también cuajó una buena actuación, penetrando por la izquierda y poniendo a prueba a O’Neill en dos ocasiones.
 
Brede Hangeland fue un peligro a balón parado y en dos ocasiones estuvo a punto de marcar de cabeza.
 
A los 38 minutos, el Crusaders fue incapaz de despejar un saque de esquina de Danny Murphy, y el balón le cayó a los pies del joven lateral Briggs, que golpeó a la escuadra izquierda, anotando su primer gol con el club.
 
Todas las esperanzas del Fulham de vivir una segunda parte tranquila se evaporaron rápidamente. Ya a los dos minutos el equipo local estuvo a punto de empatar pero Adamson remató fuera.
 
El delantero no cometió el mismo error siete minutos más tarde. Bajó el balón fuera del área pequeña, superó al defensa Aaron Hughes y batió al portero Mark Schwarzer.
 
Seaview saltó de alegría y casi llega al éxtasis cuando Adamson envió un disparo de corta distancia al larguero.
 
Pero cuando peor estaban las cosas, el Fulham reaccionó, poniéndose de nuevo por delante a falta de 15 minutos por medio de Zamora, que remató de cabeza un saque de esquina de Duff.
 
Dos minutos después, la valiente resistencia del Crusaders acabó por derrumbarse cuando el defensa Paul Leeman detuvo con la mano un disparo de Andrew Johnson dentro del área que el árbitro no dudó en señalar como penalti. Murphy lo convirtió sin problemas para poner el definitivo 1-3 que deja al Fulham a un paso de la tercera ronda.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart