Carles Maronda

El fútbol en 35mm

Llegué al final del periódico y busqué en la programación de televisión que podría encontrar esa noche en la pantalla para paliar la falta de liga de esta semana a causa de los compromisos de selecciones. Un título me llamó la atención por encima de todos: «The Dammed United». Como buen aficionado a la Premier, casi cualquier cosa que lleve la palabra «United» me da curiosidad, así que decidí saber un poco más sobre ese film. La película narra las aventuras de Brian Clough, que fue entrenador del Leeds United a mediados de los 70, durante la época dorada del club de West Yorkshire.
 
Dejando al lado la relación de Clough con el Leeds y que si todo lo que cuenta el film es cierto o no, he de confesar que pase un muy buen rato frente al televisor. No solo por el acopio que se hace de personajes y equipos de la historia del fútbol ingles, sino por cómo se cuenta la película. En todo momento el fútbol es el hilo argumental de la trama y nos explican como se vive el deporte rey desde dentro, donde un día no eres nadie y al otro las televisiones se pegan por entrevistarte. La película entremezcla escenas rodadas por los actores con grabaciones reales de partidos, quedando un producto audiovisual muy llamativo para aquellos que les guste el fútbol inglés.
 
Al acabar la película empecé a recordar todos las obras donde el fútbol es protagonista, ya sea de una manera tangencial o no. El deporte siempre ha sido un tema recurrente en el séptimo arte y de todas sus disciplinas, seguramente el fútbol es el que se lleva la palma. A la gente le gusta ver en la pantalla el sacrificio, la tensión, la delgada línea entre la victoria y la derrota, el anónimo humilde que se convierte en héroe… y eso el fútbol lo escenifica como nadie.
 
A continuación os propongo un repaso por algunas de las películas que han tenido el fútbol como parte de sus historias, teniendo en cuenta las múltiples connotaciones de este deporte.
 
Evasión o Victoria (1981): Un clásico que ha pasado a la historia por incluir el fútbol en un contexto tan duro como el de la guerra. Dejando al lado que la escenificación que se hacen de los partidos deja mucho que desear y que los figurantes que hacen de jugadores parece que practicaron poco fútbol, destaca la aparición de futbolistas de verdad como Pelé, Bobby Moore y Osvaldo Ardiles y el curioso papel de Sylvester Stallone como portero del equipo de prisioneros.
 
Quiero ser como Beckham (2002): Aprovechando el gran «boom» de marketing que produjo David Beckham durante eso años, se rodó esta producción inglesa que trata sobre fútbol femenino y que nos explica una situación que siempre ha estado directamente relacionada con el deporte rey: la integración racial. Sin ser un gran film y teniendo en cuenta que el fútbol es el contexto para hablar de un tema siempre candente en la sociedad como la adaptación de los inmigrantes, es curioso ver como se abre paso una joven jugadora de orígenes indús en el siempre difícil mundo del fútbol. 
 
Días de fútbol (2003): Producción española que nos habla del fútbol lejos de los focos. El fútbol de barrio. El fútbol para treintañeros en crisis, que lo utilizan para evadirse de sus vidas y sentirse campeones por unos momentos. Todo envuelto en un entorno de sarcasmo, ironía y mucha diversión, presenta un film curioso que desborda toneladas de humor y que nos recuerda que el fútbol no solo se cuenta por millones de libras.  
 
Hooligans: Stand your ground (2005): Película de drama que trata el tema del hooliganismo que se vive en el fútbol de Inglaterra. Nos cuenta la historia de Matt Buckner, un estadounidense que llega a las islas británicas tras ser expulsado de Harvard, y, ya en Londres, entra en éste mundo de los hooligans que apoyan al West Ham United. El film nos muestra la cara menos amable del deporte: el fanatismo y la violencia.  
 
El secreto de sus ojos (2009): Esta película no trata de fútbol ni mucho menos. Pero este film argentino que ganó el Oscar a mejor película extranjera nos deja una maravillosa escena en el estadio de Huracán en pleno partido y un dialogo relacionado con el fútbol que queda en la retina de los que amamos este deporte: «¿Te das cuenta Benjamín? El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios… pero hay una cosa que no puede cambiar, Benjamín… no puede cambiar… de pasión».

No me querría olvidar de otros títulos que quizás no han tenido tanta relevancia como Once pares de botas, Goal!, Shaolin Soccer o Rudo y Cursi. Por suerte, el fútbol seguirá siendo siempre un tema recurrente en el cine, para goce y disfrute de aquellos a los que nos gustan las dos disciplinas y que podemos saborear igual una gran pelicula que un buen partido de Premier.

Sobre el autor

Carles Maronda