Alvaro Oleart

El fútbol y la evolución urbanística de Londres: el pasado

El fútbol no escapa del proceso histórico de un país. O de una ciudad, como en el caso de Londres. El desarrollo urbanístico de la capital británica concuerda a la perfección con la fundación de míticos clubes de fútbol, así como con la construcción de sus estadios. 

 
Lo que hoy conocemos por Londres no es una ciudad. Es un conjunto de ciudades. Entre 1800 y 1850, se produjeron grandes flujos migratorios internos en Gran Bretaña, en gran medida causados por la emergente revolución industrial. Si bien en el mundo rural era relativamente fácil subsistir y encontrar un lugar para dormir, en la ciudad sucedía lo contrario. Pero a cambio ofrecía la oportunidad de ascender social y económicamente. Pocos pudieron resistirse a esa tentación. Aunque muchos de los que se trasladaban a la ciudad provenientes del campo ni siquiera tenían donde dormir y cobraban en jornales, la ilusión y esperanza con la que viajaban les compensaba. Este éxodo rural es el que explica la formación de lo que es Londres en 2013.
 
A diferencia de ciudades como Madrid, Barcelona o París, nunca se aplicó en la capital británica plan urbanístico alguno. Uno de los encantos de Londres proviene precisamente de esta falta de plan urbanístico: no hay dos sitios iguales. La diversidad urbanística londinense es casi tan grande como la cultural. El motivo por el cual no se llevó a cabo ningún plan urbanístico es básicamente uno: Londres era una propiedad feudal a principios del siglo XIX. Legalmente, no había zonas «públicas». Las calles de Londres tenían propietarios. Eso provoca que resulte absurdamente difícil hacer una planificación conjunta. Cada distrito, con su propio propietario, desarrollaba sus propiedades por su cuenta.
 

Nunca se aplicó plan urbanístico alguno en Londres

Ahí surge uno de los encantos de Londres: no hay dos sitios iguales

Sea como fuere, aunque sin plan urbanístico, Londres no ha sido articulada anárquicamente. Su evolución ha tenido dos ejes: Westminster y el río Támesis. Westminster empezó a adquirir importancia tras el gran incendio de Londres de 1666, cuando la City of London quedó prácticamente destruida. Esto coincidió con el establecimiento en 1689 de una monarquía parlamentaria que daba al Parlamento de Westminster una importancia capital en el devenir de Gran Bretaña. En cuanto a la importancia del río Támesis en la formación de Londres, no necesita más explicación que el comercio marítimo. Todavía en 2013, el Támesis divide en dos a la ciudad de Londres.
 
En cualquier caso, lo que debe quedar claro es que Westminster era ya en 1843 y es todavía en 2013 el centro de Londres. Westminster es el centro político ideal, pues allí no sólo se encuentra el Parlamento, sino también el palacio de Buckingham, la abadía de Westminster, la Catedral de Westminster y Holborn. Es decir, Westminster es (y era) a la vez un centro político, económico y religioso, además de ser el centro geográfico de Londres.
 
La evolución: 1843-2013
 
En 1801, Londres contaba con poco más de un millón de habitantes. La cifra de habitantes se dobló en 40 años. Para 1901 ya era de 6 millones y medio. Para el 27 de marzo de 2011, la cifra era de más de 8 millones de habitantes. 
 
Estos números no explican nada. No es posible dar una explicación coherente de la evolución que Londres ha seguido en base a tales números. En cambio, sí es posible hacerlo a través de analizar la población londinense separando el Inner London (el centro de Londres) del Outer London (distritos que están a las afueras).
 
En 1801, el Inner London contaba con 959.310 habitantes, mientras que Greater London tenía 1.096.784. En 1851, las cifras eran de 2.363.341 (Inner London) y 2.651.939 (Greater London). En 1891, de 4.227.954 (Inner London) y 5.571.968 (Greater London). En 1939, de 4.013.400 (Inner London) y 8.615.050 (Greater London). En 2001, de 2.765.975 (Inner London) y 7.172.036 (Greater London).
 
La clave del asunto es perfectamente apreciable con estos datos. Desde 1801 hasta 1871, prácticamente toda la población londinense estaba concentrada en Inner London. El mapa de Londres en 1843 es perfectamente comprensible: la zona más allá del Inner London no estaba urbanizada y prácticamente no tenía habitantes. Por eso Londres parece una ciudad relativamente pequeña en 1843 (aunque para la época era enorme) comparada con la Londres actual. La superposición del Londres de 1843 es reveladora: hay kilómetros a la redonda urbanos en 2013 que en 1843 eran zonas rurales.
 
Con Westminster en el centro, Londres ha crecido en todas direcciones. Al este, Stratford y las zonas olímpicas. Al norte, Tottenham. Al noroeste, Wembley y Harrow. Al oeste, Brentford. Al sur, Sutton, Peckham, Croydon y Bromley. Todas estas áreas no formaban parte de Londres en 1843. ¿Cuándo nacieron? ¿Por qué? Unas pocas cifras son la respuesta. Tomando los mismos años que en el párrafo anterior, la evolución en términos de población del Outer London fue la siguiente: 137.474 (1801), 288.598 (1851), 1.344.014 (1891), 4.601.650 (1939) y 4.406.061 (2001).
 
El fútbol en Londres, síntoma de la evolución urbanística
 
La evolución del fútbol en Londres exhibe la evolución de la ciudad en cuestiones urbanísticas. El club de fútbol londinense más antiguo que todavía existe es el Fulham, nacido en la zona de West Kensington (área de Fulham, cerca de Westminster) en 1879. Es decir, en una zona perteneciente al Inner London y que ya estaba urbanizada en 1843. El estadio más antiguo todavía utilizado es Stamford Bridge (ahora propiedad del Chelsea), construido en 1876, y también situado en la zona de Fulham. Sin embargo, los clubes de fútbol no proliferaron mucho más en el Inner London. 
 

El primer club y el estadio más antiguo se fundaron en Inner London

A partir de 1881 los clubes y estadios empezaron a aparecer en Outer London

El Arsenal nació en 1886 en el distrito londinense de Woolwich, situado en el Royal Borough de Greenwich (al sureste de Londres, fuera del Inner London), gracias a un grupo de trabajadores de una fábrica de armamento. Su estadio entre 1890 y 1893, el Invictas Ground, estaba situado en Plumstead, en el mismo distrito de Greenwich. El West Ham United nació en 1895, y desde 1904 hasta hoy juega en Upton Park, situado en el distrito de Newham, al noreste de Londres y al otro lado del Támesis con respecto al Invictas Ground. También encaja en esta explicación el Tottenham Hotspur, club nacido en 1882 y que en sus primeros años disputó los partidos como local en las Tottenham Marshes, en el distrito de Haringey (situado en el área de Tottenham). Asimismo, White Hart Lane fue construido en 1898, y está situado en el mismo distrito de Haringey.
 
Un jugador de cricket llamado Ernest Ensor escribió en 1898 que «el peor rasgo del fútbol es su sórdida naturaleza. No se puede negar que este deporte tiende a la brutalidad». Ensor afirmaba que «el fútbol profesional está haciendo cada año más daño. Ya se ha extendido de norte a sur. El sistema es malo para los jugadores y peor para los espectadores, les daña física y moralmente. La salud de los trabajadores de las fábricas ya es suficientemente mala. Los caballeros solo pueden jugar al fútbol entre ellos, no pueden arriesgarse a un abismo moral». El fútbol era un deporte practicado por la clase obrera, por los trabajadores de las fábricas. No eran los caballeros los que lo practicaban, al contrario: despreciaban el fútbol. Ello implica que para que proliferaran los clubes de fútbol, debía multiplicarse también el número de personas de clase obrera. Es lo que ocurrió a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX. El gran crecimiento del Outer London debido a la industrialización (aunque ya habían comenzado antes, tanto el crecimiento demográfico como la industrialización se aceleraron en la segunda mitad del XIX) fue lo que provocó la aparición de clubes de fútbol.
 
El fútbol, el gran vencedor de la evolución londinense
 
Utilizando el mapa de Londres en 1843 y comparándolo con el de 2013, resulta sencillo explicar el desarrollo de la ciudad de Londres. Tanto es así, que hasta se pueden poner ejemplos futbolísticos. Entre 1801 y 1881, el crecimiento de Londres tuvo su base en el Inner London. No es casualidad que el Fulham se fundara y Stamford Bridge se construyera antes de 1881 en la zona perteneciente al Inner London. Tampoco es casual que a partir de 1881 los clubes de fútbol empezaran a fundarse en las zonas del Outer London como Tottenham, Greenwich, Newham o Croydon. No cabe duda de que la fundación de clubes de fútbol está directamente relacionada en el caso británico con las fábricas y los obreros. No por nada Liverpool y Manchester son las ciudades donde se fundaron los clubes más exitosos de Inglaterra. Los equipos de la Premier League de ambas ciudades industriales fueron fundados por las mismas fechas que los londinenses: Liverpool FC (1892), Everton (1878), Manchester United (1894) y Manchester City (1880). Cabe añadir al Stoke City, el más antiguo de todos ellos (1863), situado también en el norte en una zona industrial dedicada tradicionalmente a la cerámica (de ahí su apodo, los Potters, los ceramistas).
 
Resumiendo, partiendo de un centro (Westminster), Londres se expandió para los cuatro costados. El crecimiento del Outer London fue lo que provocó que para 1939 Londres contara con más de 8 millones y medio de habitantes. Si bien en 1881 el Outer London aportaba menos de una quinta parte de los habitantes de Greater London (883.144 de 4.713.441), en 1939 aportaba más de la mitad (4.601.650 de 8.615.050). Durante la Segunda Guerra Mundial y las décadas que siguieron, las cifras de población de la Inner London descendieron, hasta el punto que en 1991 la zona central de Londres contaba con casi la mitad de habitantes que en 1901 (2.504.451 por 4.536.267). La Outer London en cambio no perdió apenas habitantes. 
 
La causa de esta situación varía según el período temporal. Entre 1861 y 1911, la población del Outer London se multiplicó por siete. La causa de este crecimiento exponencial fue sin duda la industrialización. La implantación de fábricas en las afueras de Londres hizo necesario que los obreros se trasladaran allí. Por tanto, no fue tanto un crecimiento natural como un fenómeno migratorio. Fue en ese mismo período y en el mismo Outer London cuando nacieron la mayoría de clubes de fútbol londinenses.
 
Sin embargo, a partir de 1911, la situación cambió. Si bien entre 1801 y 1911 se puede decir que el crecimiento en Outer London fue debido sobre todo a la migración interna (principalmente al éxodo rural), a partir de 1911 este crecimiento se diversificó. Por un lado, la población de Inner London no ha dejado de descender desde 1901. Es más que probable que hubiera migración interna desde Inner London hacia Outer London, un territorio más barato, con menos turistas y menos ruidoso. Asimismo, así como la población de Inner London no cesó de multiplicarse desde 1801 hasta 1901 probablemente en base al crecimiento natural (la esperanza de vida en Inglaterra creció de 37 años en 1800 a 48 en 1900 y la natalidad sobrepasó a la mortalidad), el Outer London también debió empezar a multiplicar su población por el mismo motivo tras recibir numerosos inmigrantes, tanto provenientes de zonas rurales como del Inner London. Por último, está la migración exterior. Londres fue, junto a París, el centro cultural, político y económico del mundo en el siglo XIX. En 2013, junto a Nueva York, Londres sigue siendo un centro cultural mundial. Esto ha provocado que Londres haya atraído en los últimos 200 años a millones de extranjeros, así como a británicos provenientes de fuera de Londres. Y el fútbol se ha beneficiado de esta evolución urbana.
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart