Jean Claudel

El Genk no es un equipo, es una terapia para goleadores

El Chelsea apabulló al débil Genk en Stamford Bridge. A la media hora, los «blues» ya ganaban por 3-0 gracias al tanto inicial de Meireles y al doblete de Fernando Torres. Villas-Boas aprovechó el partido para darle minutos tras su sanción de tres partidos en la Premier League y alineó a Oriol Romeu, que tuvo una buena actuación.

 

Champions League

Chelsea 5
Genk 0
Ficha técnica
5 – Chelsea: Petr Cech, David Luiz, Ashley Cole (Paulo Ferreira, 45), Branislav Ivanovic, José Bosingwa (Alex, 78), Raul Meireles, Frank Lampard (Salomon Kalou, 68), Oriol Romeu, Florent Malouda, Fernando Torres, Nicolas Anelka.
0 – Genk: László Köteles, Anele Ngongca, Daniel Pudil, Abel Masuero (Fabien Camus, 45), Khaleem Hyland, Anthony Vanden Borre, Thomas Buffel, Kevin De Bruyne, Daniel Tözsér, Elianiv Barda (Dugary Ndabashinze, 71), Jelle Vossen (Kennedy Nwanganga, 81).
Goles: 1-0, m.8: Meireles. 2-0, m.11: Torres. 3-0, m.27: Torres. 4-0, min.42: Ivanovic. 5-0, min.72:Kalou.
La fase de grupos de la Champions League en ocasiones depara partidos como este. Sabedor de la debilidad del rival, el Chelsea aprovechó para dar descanso a John Terry, Juan Mata y Didier Drogba, que vieron el partido desde la grada. Sin embargo, lograron su victoria más holgada en casa en esta competición. Y sin sudar.
 
El Chelsea podría haber llegado a las dos cifras en su casillero pero levantó el pie del acelerador en la segunda parte, logrando un solo gol, para alivio de los jugadores del Genk. Los campeones belgas llegaron faltos de confianza y se fueron devastados. «Estoy contento de haber mantenido el 5-0, muchas gracias», dijo su técnico Mario Been. «Les regalamos demasiados goles, pero están en un nivel totalmente diferente al nuestro».
 
Es difícil evaluar al Chelsea tras un partido como este. André Villas-Boas se mostró satisfecho con la recuperación de Fernando Torres, que rompió una racha de 875 minutos sin marcar en esta competición al marcar el segundo gol de los locales a los 11 minutos. En el centro del campo, Oriol Romeu estuvo imperial. La pareja que formó con Raul Meireles fue de lo mejor del partido. Pero los anfitriones nunca se vieron comprometidos. El Genk es otro equipo al que ganó la liga belga el año pasado. Algunos de sus mejores jugadores fueron vendidos y otros están lesionados. En el descanso, ya habían encajado cuatro goles.
 
El Chelsea tendrá pocos partidos tan fáciles. Con el centrocampista Daniel Tozser jugando como defensa central y Abel Masuero, un argentino que debutó en la derrota ante el Lokeren del sábado, a su lado, el corazón de la defensa del Genk fue un desastre. La pareja de centrales casi logra encajar un gol en propia puerta a los cuatro minutos. Su noche fue a peor rápidamente. Meireles, a quién Khaleem Hyland le dio demasiado espacio, marcó el primero a los 8 minutos superando a un estático Laszlo Koteles.
 
Torres fue el que sacó mayor ventaja de la debilidad del rival. Volvía al once tras cumplir dos de los tres partidos de sanción que pesan sobre él en la Premier League y logró su primer gol en esta competición en más de dos años. Meireles y Frank Lampard combinaron y sirvieron el balón a la espalda de Masuero para Torres, que puso el 2-0 a los 11 minutos. El español ya había enviado un balón al palo antes. Su segundo gol llegó de cabeza. Su cuarto gol en otros tantos partidos, el tipo de rendimiento que uno espera de una inversión de 50 millones de libras.
 
El Genk, que está noveno en una liga de 16 equipos, se hundió. Una falta de Daniel Pudil sobre Nicolas Anelka justo antes del descanso, que permitirá al lateral izquierdo ausentarse del partido de vuelta en Bélgica dentro de dos semanas, permitió a Branislav Ivanovic superar a Masuero (que se quedó en el vestuario en la segunda parte) marcar el cuarto tras el centro de Florent Malouda.
 
El único jugador del Genk que intentó responder fue Kevin de Bruyne, un extremo joven y talentoso que podría fichar por el Chelsea el próximo verano. Lo peor del Chelsea fue la tendencia de David Luiz a recrearse en la posesión mientras su disciplina defensiva sigue en proceso de mejora. Torres podría haber logrado un hat-trick pero el portero Koteles lo evitó a falta de 17 minutos. Para desgracia del portero húngaro, Salomon Kalou recogió el rebote y puso el 5-0.
 
Al Chelsea le aguardan partidos más complicados en el futuro pero esta fue otra oportunidad para seguir ganando en confianza. Algunos aficionados intentaron boicotear el partido para protestar por el aumento del precio de las entradas para la Champions League, pero la asistencia de 38.518 espectadores indica que su intento fue un fracaso. Los que no vinieron, posiblemente lo acabaron lamentando.
 

 

Sobre el autor

Jean Claudel