Jean Claudel

El Leicester despide a Sven-Goran Eriksson

Sven-Goran Eriksson ha sido despedido como técnico del Leicester City. La derrota ante el Millwall por 0-3 en casa ha dejado al club en la 13ª posición. Martin O’Neill es el favorito para sustituir al sueco como estratega de los «foxes».

 
Sven-Goran Eriksson ha sido despedido como técnico del Leicester City tras el decepcionante arranque del club en el Championship. El Leicester era uno de los favoritos al ascenso a la Premier League tras invertir cerca de 15 millones de libras este verano en varios fichajes de campanillas. Pero la derrota por 0-3 en casa contra el Millwall ha dejado al club en 13ª posición y a ocho puntos del Southampton, los líderes del Championship. Fue la gota que colmó el vaso de la junta directiva del Leicester.
 
Eriksson fue convocado a una reunión el lunes y el extécnico de Inglaterra fue informado de que el club había perdido la paciencia. Tras una larga negociación, se emitió un comunicado al final de la noche, diciendo que el sueco había abandonado el cargo por consentimiento mutuo, poco más de 12 meses después de asumir el cargo. Derek Fazackerley, preparador del primer equipo del Leicester, también ha abandonado su puesto. «El club y su junta quieren agradecer a Sven y Derek la contribución que han hecho al Leicester City durante sus 13 meses en el estadio King Power», decía el comunicado.
 
Martin O’Neill, que ganó dos Copas de la Liga durante los cinco años que estuvo al frente del Leicester entre 1995 y 2000, es uno de los favoritos al banquillo. O’Neill dijo hace poco que quería regresar a los banquillos, aunque preferiría hacerlo en la Premier League. Mark Hughes y Alan Shearer también han sido vinculados al puesto, aunque otro de los candidatos es Billy Davies, que está sin trabajo desde que abandonó el Nottingham Forest en verano, pero que tiene mucha experiencia en el Championship.
 
Aunque Eriksson salvó al Leicester del descenso y llevó al club hasta la décima posición la campaña pasada, era consciente de que el objetivo este año era el ascenso. Apichet Raksriaksorn, hijo del propietario del Leicester, y el presidente Vichai Raksriaksorn, insistieron en ese mensaje el mes pasado.
 
Eriksson también estaba frustrado con la falta de progresos y estaba tan enfadado tras el partido del sábado que convocó una reunión de emergencia con los jugadores el lunes por la mañana y les dijo que tenía suerte de seguir con trabajo. Los dividió en tres grupos y les pidió que escribieran por qué creían que las cosas iban tan mal.
 
El tailandés Vichai Raksriaksorn financió 15 fichajes. Matt Mills llegó del Reading por 4,5 millones de libras, Jermaine Beckford del Everton por 3 y Paul Konchesky llegó del Liverpool. La nómina del Leicester es la más alta de la categoría.
 
Aunque Eriksson, de 63 años, sigue con ganas de continuar en el fútbol, su carrera desde que fue despedido del Manchester City, a finales de la temporada 2007-08, no ha sido precisamente exitosa. Fracasó como seleccionador mexicano y fue director deportivo del Notts County, que acabó hundido financieramente. Su brevísimo período como seleccionador de Costa de Marfil en la Copa del Mundo de 2010 tampoco fue un éxito precisamente.
 

Sobre el autor

Jean Claudel