Jean Claudel

El Liverpool accede a la final de la Carling Cup

El Manchester City se adelantó por dos veces en Anfield, pero el Liverpool se mostró siempre superior a su rival y acabó empatando con merecimiento. Los «reds» acabaron logrando su billete para Wembley gracias a un gol de Craig Bellamy a un cuarto de hora para el final.  

 

Carling Cup

Liverpool 2
Manchester City 2
Ficha técnica
2 – Liverpool: José Reina, Daniel Agger, Martin Skrtel, José Enrique, Glen Johnson, Charlie Adam, Dirk Kuyt (Andy Carroll, 91), Steven Gerrard, Stewart Downing, Jordan Henderson, Craig Bellamy (Martin Kelly, 88).
2 – Manchester City: Joe Hart, Pablo Zabaleta, Micah Richards, Stefan Savic (Sergio Agüero, 45), Joleon Lescott, Aleksandar Kolarov, Gareth Barry, Nigel de Jong (Adam Johnson, 78), Samir Nasri, David Silva, Edin Dzeko.
Goles: 0-1, m.31: de Jong. 1-1, m.40: Gerrard (p.). 1-2, m.67: Dzeko. 2-2, m.74: Bellamy.
El Liverpool visitará Wembley por primera vez desde 1996. Demasiado tiempo para un equipo grande. El equipo de Kenny Dalglish merece su lugar en la final, tras mostrarse superior al Manchester City en los dos partidos, aunque tuvo que esperar a un postrero gol de Craig Bellamy ante su exequipo para sellar su clasificación.
 
A buen seguro, Bellamy habrá gozado su gol contra Roberto Mancini, el técnico que le condenó al ostracismo y le vendió. El galés se enfrentará al Cardiff, el equipo donde jugó cedido el año pasado. Una excelente ocasión para que Dalglish conquiste su primer trofeo de su segunda etapa en Anfield.
 
Mancini se contagió de Ferguson y abandonó su tradicional 4‑2‑3‑1 y optó por una defensa de tres por primera vez en la temporada, con Aleksandar Kolarov y Pablo Zabaleta pasando de los laterales al medio. El invento duró 45 minutos, hasta que Mancini admitió su error y volvió a su formación habitual sustituyendo al superado Savic por Agüero. Por fortuna para Mancini, Kompany cumplió su cuarto y último partido de sanción.
 
El Liverpool comenzó fuerte el encuentro. El equipo pareció decidido a olvidar la derrota por 3-1 sufrida ante el Bolton Wanderers el sábado. Los «reds» mantuvieron un ritmo de juego alto y monopolizaron el balón. José Enrique tuvo la primera ocasión pero Hart rechazó y Stewart Downing no logró aprovechar el rechazo.
 
El City se adelantó cuando menos méritos estaba haciendo para lograrlo. De Jong solo había marcado una vez en 102 partidos como titular. Pero su segundo gol mereció la pena la espera. David Silva le dejó el balón a De Jong que avanzó con un toque y envió su disparo desde lejos a la escuadra izquierda de Pepe Reina.
 
Ahí apareció el mejor Liverpool, el que no apareció en Bolton. No les temblaron las piernas con el 0-1 y se volcaron con redoblados esfuerzos contra la portería rival. Solo siete minutos tardaron los «reds» en empatar. El colegiado Phil Dowd concedió un dudoso penalti por manos de Micah Richards tras un disparo de Daniel Agger. El balón rebotó en la pierna del defensa y luego tocó en la mano. Gerrard mantuvo la sangre fría y batió a Hart del mismo modo que hizo en la ida.
 
A pesar de tener el resultado a favor, el Liverpool comenzó la segunda parte como la primera, dominando y creando ocasiones. Fue en este punto donde emergió la figura de Joe Hart, que detuvo los intentos de Martin Skrtel, Bellamy y Dirk Kuyt.
 
Cuando peor estaban las cosas para el City, los «citizens» volvieron a marcar. Kolarov se internó por la izquierda y envió un centro raso envenenado al que no pudo llegar Sergio Agüero en el primer palo pero sí Dzeko en el segundo.
 
Una vez más, el Liverpool se veía enfrentado a una dura prueba, pero los «reds» reaccionaron de nuevo. A los 74 minutos, Kuyt se adentró por la derecha, pasó a Bellamy dentro del área, que hizo la pared con Glen Johnson y envió su disparo lejos del alcance de Hart. Un gol que vale una visita a Wembley y, en caso de ganar, posiblemente la continuidad de Dalglish una temporada más con independencia de lo que suceda en la liga.
 

Sobre el autor

Jean Claudel