Carles Maronda

El Liverpool se despide de la Champions (1-0)

 

El Liverpool, que completó un flojo partido en campo del Sunderland, acabó perdiento el encuentro gracias a un gol afortunado de Bendtner en el minuto 56. Los de Dalglish, que apenas gozaron de ocasiones, acumulan tres derrotas consecutivas y se despiden definitivamente de la Champions League.

 

Premier League

Sunderland 1
Liverpool 0
Ficha técnica
1 – Sunderland: Simon Mignolet, Phillip Bardsley, Michael Turner, John O’Shea, Wayne Bridge, Sebastian Larsson, James McClean, Craig Gardner, Jack Colback, Fraizer Campbell (David Vaughan, 75), Nicklas Bendtner (Connor Wickham, 84)
0 – Liverpool: José Reina, José Enrique, Sebastián Coates, Martin Kelly, Martin Skrtel, Dirk Kuyt, Charlie Adam (Andy Carroll, 69), Jordan Henderson (Stewart Downing, 80), Jay Spearing, Luis Suárez, Craig Bellamy (Steven Gerrard, 69)
Goles: 1-0, m.56: Bendtner
El Liverpool cayó merecidamente en su complicada visita al Stadium of Light. Un gol con algo de fortuna del danés Niklas Bendtner fue suficiente para que los de Martin O’Neill se llevaran los tres puntos. Los de Dalglish encadenan tres derrotas consecutivas, algo que no ocurría desde hacía diez años, y se quedan a doce puntos de los puestos de Champions League con un partido menos, lo que pone en una situación más que complicada alcanzar la meta que se habían fijado los “reds” a principios de temporada, la de clasificarse para la máxima competición europea.
 
El Liverpool se mostró inoperante desde buen comienzo. Con la zona medular casi desaparecida, los visitantes abusaron durante la primera media hora de balones largos a la espalda de la zaga del Sunderland, buscando los desmarques de Luis Suarez.
 
El Sunderland estuvo cerca de tomar ventaja gracias a los medidos centro de Larsson. En una de esas ocasiones, el balón llegó a la cabeza de O’Shea, que no remato a la red por bien poco. En la siguiente acción, fue Skrtel quien milagrosamente arrebato el balón de la cabeza de Bendtner cuando el danés ya preparaba un testarazo mortal.
 
En las postrimerías del primer tiempo, el Liverpool despertó del letargo y poco a poco fue ganando metros al Sunderland. Un cabezazo de Kuyt obligó al meta Mignolet a protagonizar una intervención providencial para evitar el gol del Liverpool. También Adam con un tiro libre, y de nuevo Kuyt con un cabezazo a la salida de un córner que Bardsley despejó sobre la misma línea de gol, estuvieron cerca de dar ventaja a los “reds”.
 
Suárez también tuvo su ocasión en el descuento, pero de nuevo Mignolet, que se encuentra en un maravilloso momento de forma, evitó el tanto.
 
Los minutos de descanso no le sentaron bien a los jugadores de Dalglish, que lejos de mantener la presión de los últimos minutos del primer acto, volvieron a relajarse en exceso y el Sunderland recuperó la batuta del encuentro. El dominio local acabó teniendo su premio en el minuto 56 con una jugada realmente desafortunada para los “reds”.
 
Un disparo de media distancia de Frazier Campbell dio en el poste y rebotó en la espalda de Pepe Reina. El balón chocó de nuevo con el poste y quedó muerto dentro del área. Niklas Bendtner estuvo más rápido que toda la zaga del Liverpool y no desaprovechó la ocasión de adelantar a los suyos en el marcador.
 
Si en algo ha ganado el Sunderland desde la llegada de Martin O’Neill es en colocación defensiva y rigor táctico, y el encuentro de hoy fue una buena muestra. Los «black cats» miden bien los tiempos del partido y saben gestionar las posiciones de cada uno de sus hombres según el resultado con el que se encuentren.
 
Con el marcador en contra, Dalglish dio entrada a Carroll, Gerrard y Downing buscando algún disparo lejano, un centro al área o alguna segunda jugada dentro del área del Sunderland. Lo único que obtuvo fue un chut de Gerrard que fue a parar directamente a las manos de Mignolet.
 
La victoria permite al Sunderland colocarse a solo dos puntos de un Liverpool que tras vivir un momento dulce con la consecución de la Carling Cup frente al Cardiff, se ha topado frente a la cruda realidad de la Premier League, donde ha perdido tres partidos seguidos. Una racha que ha acabado con sus aspiraciones de volver a la Champions League. Al menos les queda la FA Cup. Menos es nada.
 

Sobre el autor

Carles Maronda