lmi_admin

El otro lado de la cama del Chelsea

La eliminación de la Champions pone la rúbrica a una temporada nefasta. Varios jugadores quedan señalados. El efecto Hiddink se difumina y las dudas se ciernen sobre Stamford Bridge. 

 
Cayó eliminado el Chelsea frente al París Saint Germain. Como era de esperar. A los Blues sólo les queda la bala de la FA Cup. Y lo tienen difícil este fin de semana en Goodison Park frente al Everton. Un año de malos resultados y de sensaciones peores. Se atisba un cambio radical en Cobham con muchos jugadores señalados.
 
Ha sido un año mediocre. Con la marcha de Jose Mourinho a finales del año natural. La llegada de Guus Hiddink supuso un bálsamo poco significativo por el paupérrimo rendimiento anterior. Ha habido jugadores que rindieron desde la salida del entrenador portugués y otros que han tenido una temporada aciaga. En función de lo que desee Roman Abramovich, el Chelsea debería configurar una plantilla y elegir un perfil determinado del entrenador de la temporada que viene.
 
La presunta “cama” que le hicieron a Mourinho algunos jugadores del Chelsea, deja en mal lugar, primero, su profesionalidad, y segundo, a su equipo. En Stamford Bridge no se escuchará el año que viene ni el himno de la Liga de Campeones ni el de la Europa League. Y este perjuicio, observando el actual nivel competitivo de la Premier League, parece difícil de ser revertido en una sola temporada con un cambio como el que, a priori, tendrá la entidad del suroeste londinense.
 
El rendimiento de la (posiblemente) mayor estrella del Chelsea, Eden Hazard, ha caído en picado este curso. Su valor de mercado puede que no alcance los cincuenta millones tras el espantoso rendimiento de la actual temporada. Oscar no representa el nivel de un jugador que necesita el Chelsea. Pedro, Nemanja Matic o Cesc Fábregas están muy lejos de su mejor nivel. Y Diego Costa, haciendo números muy lejos de los conseguidos hasta el despido de Jose Mourinho (con una cantidad sustancial de goles en lo que va de 2016), tampoco queda en muy buen lugar tras la nula proliferación de cara a gol hasta Navidad y su posterior resurrección. Curioso.
 
Los antes mencionados y varios más, han perdido status en el fútbol europeo y mundial a la par que el Chelsea. Su voluntaria o involuntaria dejadez en su labor como futbolistas ha producido una devaluación en su valor de mercado. No sólo los Blues, como club son los perjudicados. Por no hablar, de que en los casos más flagrantes como el de Hazard o el de Costa, serán tenidos en cuenta para sus próximos entrenadores. Y no hablarán bien de ellos precisamente.
 
Willian, César Azpilicueta, o los dos porteros, han rendido siempre con las expectativas y la exigencia esperada. Este grupeto, unido a otro más incierto como John Obi Mikel, Gary Cahill o Branislav Ivanovic, parecen de lo poco rescatable en el plantel actual para encarar un nuevo proyecto.
 
En definitiva, los jugadores que quisieron echar a Mourinho de la cama del Chelsea lo consiguieron. Y aceptaron de buen grado a Hiddink. Congeniaron bien con él. Pero la anterior batalla con el entrenador portugués supuso un agravante que perdurará durante bastante tiempo. Los culpables no tendrán felices sueños. 
 

Sobre el autor

lmi_admin
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Sociis commodo vitae in vel at venenatis nulla tortor nulla. Scelerisque diam lacus massa eu. Tortor, lorem eleifend euismod adipiscing commodo a quis morbi mauris. Elit feugiat eros, amet tempor dignissim.