Carles Maronda

El QPR hizo todo menos marcar (0-0)

El QPR no consiguió plasmar su superioridad en goles. Con Barton, elegido como nuevo capitán, y Wright-Philips sobre el campo, los de Warnock se estrellaron una y otra vez contra la zaga de un Newcastle que, pese a las dudas que presentaba en verano, aún no conoce la derrota.

 

Premier League

QPR 0
Newcastle 0
Ficha técnica
0 – QPR: Patrick Kenny, Armand Traore (Matthew Connolly, 51), Daniel Gabbidon, Anton Ferdinand, Luke Young, Joey Barton, Alejandro Faurlin, Adel Taarabt, Shaun Derry, Shaun Wright-Phillips (Jason Puncheon, 88), Jay Bothroyd (DJ Campbell, 80).
0 – Newcastle: Tim Krul, Steven Taylor, Danny Simpson, Fabricio Coloccini, Cheik Tioté, Yohan Cabaye, Gabriel Obertan (Sammy Ameobi, 88), Jonás Gutiérrez, Ryan Taylor, Leon Best (Sylvain Marveaux, 82), Shola Ameobi (Demba Ba, 64).
Goles: Sin goles.
Pese a que el marcador no lo indique así, fue un trepidante partido el que vimos en Loftus Road entre Queens Park Rangers y Newcastle. Los locales dieron entrada en el once inicial a seis nuevos fichajes, un récord en la Premier League fuera de la primera jornada. Por su parte, las «urracas» llegaron con ganas de seguir sumando puntos en este buen arranque de campeonato.
 
Los recientes fichajes del QPR dejaron buenas sensaciones. Neil Warnock, que sorprendentemente ha nombrado capitán al recién llegado Joey Barton, parece haber acoplado bien a sus nuevos jugadores y entre ellos destacó Shaun Wright-Phillips. Pese a sus casi 30 años, aún no ha perdido esa punta de velocidad que le caracteriza y todavía tiene mucho fútbol que regalar a los Super-hoops. Pero si quizás alguien ha salido beneficiado de los nombres que se han incorporado a la plantilla de los Rangers, ese es Adel Taarabt. Se habló mucho de si el marroquí, que fue nombrado mejor jugador de la pasada nPower Championship, haría las maletas este verano a otro club que tuviese objetivos más ambiciosos o incluso a otras ligas como la española. Finalmente, Warnock consiguió retenerle, pero su inicio de campaña no había sido tan brillante como se esperaba. Quizás ver a su lado a hombres como Barton o Wright-Phillips, ha hecho que Taarabt se haya reconectado al equipo y frente al Newcastle firmó su mejor actuación en lo que llevamos de Premier.
 
De sus botas nació la ocasión más clara de la primera mitad para borrar el empate a cero del electrónico, pero su buen pase a Wright-Phillips murió en las manos de Krul después que el extremo pusiera un centro que no encontró a Bothroyd, que protagonizó una gris actuación, tirando a negra.
 
Mientras, el Newcastle no conseguía llegar al área local y, con un Ameobi especialmente apático, mostró las carencias ofensivas que sufre actualmente el equipo y lo bien que les iría un goleador que les asegurase un cierto número de goles durante la temporada. Las «urracas» es un equipo trabajador y bien organizado, además de sólido en defensa, pero carece del «punch» necesario para aspirar a mayores cotas.
 
Leon Best, que, aunque sin grandes alardes, se muestra más participativo que su compañero en la delantera, tuvo la mejor ocasión para los visitantes, obligando a Paddy Kenny a estirarse por un balón que buscaba el palo derecho del meta local.
 
Después del descanso, el QPR prosiguió con su acecho a la portería rival. Parecía que el gol de los hombres de Warnock estaba por llegar y que solo era cuestión de minutos. Pero el tiempo corría y, aunque el QPR mostró su mejor cara con una buena circulación de balón, bastante profundidad en las bandas y los jugadores importantes asumiendo la responsabilidad, las ocasiones claras no acababan de llegar.
 
Pardew intentó reactivar su ataque introduciendo a Demba Ba por Ameobi en el minuto 63, pero ni por esas conseguió estrechar el cerco sobre la portería de Kenny.
 
El QPR gozó de alguna tímida ocasión en las postrimerías del encuentro, cuando el Newcastle había renunciado por completo a ganar el partido y solo buscaba salir de Loftus Road con el empate a cero, pero los disparos de Taarabt y Wright-Phillips no encontraron portería.

 

Sobre el autor

Carles Maronda