Ilie Oleart

El Southampton da un golpe sobre la mesa (1-0)

El Southampton ha encadenado el mejor arranque de liga en más de 50 años y se encuentra en la cima del Championship. Ni siquiera el potente West Ham ha sido capaz de arrancar algo de su estadio y los «saints» aumentan la ventaja con sus perseguidores a cinco puntos.

 

nPower Championship

Southampton 1
West Ham 0
Ficha técnica
1 – Southampton: Kelvin Davis, Jose Fonte, Jos Hooiveld, Daniel Fox, Frazer Richardson, Guly (Steve De Ridder, 86), Dean Hammond, Richard Chaplow (Daniel Harding, 74), Morgan Schneiderlin, Rickie Lambert, David Connolly (Jack Cork, 82).
0 – West Ham: Manuel Almunia, George McCartney, Julien Faubert, Abdoulaye Faye, Winston Reid, Kevin Nolan, Papa Bouba Diop (Mark Noble, 66), Matthew Taylor (Frédéric Piquionne, 20), Henri Lansbury, John Carew (Joey O’Brien, 78), Sam Baldock.
Goles: 1-0, m.45: Hooiveld.
El Southampton sigue intratable en la cima del Championship. Y la victoria de esta noche, aunque todavía estemos en octubre, es muy significativa. Los «saints» han abierto una brecha de cinco puntos con sus inmediatos seguidores.
 
El partido supuso un nuevo récord de asistencia en el estadio, aunque superara el anterior por un solo espectador. El rival, el West Ham, llegaba como segundo clasificado y sin haber perdido un solo partido como visitante. Una racha que podría haber mantenido si el centro de Julien Faubert en los instantes finales no hubiera topado con el poste. Estas últimas ocasiones provocaron la frustración del técnico de los «hammers», Sam Allardyce, que no se podía creer que sus delanteros hubieran perdido el olfato en solo tres días, tres meterle cuatro goles al Blackpool el sábado.
 
Este es el mejor inicio del Southampton en 52 años. Acumulan 17 victorias consecutivas en todas las competiciones en casa, una racha que arrancó tras la victoria del Manchester United aquí en la FA Cup en enero. Si el Southampton mantiene esta racha, los campeones de la Premier League volverán a este estadio pero para jugar la liga.
 
Los locales marcaron el único gol del partido en el tiempo añadido de la primera parte, cuando la concentración del West Ham decayó. Un cabezazo de Jos Hooiveld tras un córner de Daniel Fox superó a Manuel Almunia y a Faubert, que se encontraba sobre la lína.
 
Hasta entonces, el único acercamientos de los locales fue un disparo de David Connolly, bloqueado por Abdoulaye Faye. El gol llegó del córner posterior.
 
El West Ham mejoró tras la pausa, dejando de lado el empuje físico para hacer gala de imaginación. Sam Baldock, por dos veces, y Kevin Nolan estuvieron cerca de empatar el encuentro, pero el portero local Kelvin Davis estuvo acertado y tuvo suerte en el tiempo añadido de la segunda parte cuando sus manos de mantequilla casi le cuestan un gol al Southampton.
 
Sam Allardyce se quejó de la falta de olfato goleador de su equipo, pero lo cierto es que un conjunto como el West Ham no puede dejar rematar los córners con tanta facilidad.
 
Birmingham City y Nottingham Forest, que también son candidatos al ascenso, ya habían caído en este estadio. «Pero este ha sido nuestro mayor desafío hasta ahora», reconoció el técnico local, Adkins. «Llevamos 12 partidos y estamos primeros. No estoy sorprendido. Tenemos buenos jugadores, buen equipo técnico y todos remamos en la misma dirección». Este club se siente imparable ahora mismo. Seguro que en el futuro habrán tiempos difíciles pero siguen sin atisbarse en el horizonte cercano.

 

Sobre el autor

Ilie Oleart