Jean Claudel

El Stoke acerca un poco más a Steve Kean al paro (3-1)

El Blackburn continuó con su pésima racha de resultados tras caer por 3-1 en el Britannia ante el Stoke, que ni siquiera tuvo que hacer un gran partido para ganar. Delap, Whelan y Crouch marcaron para los «potters» y el español Rubén Rochina, el mejor de su equipo, puso el definitivo 3-1. 

 

Premier League

Stoke City 3
Blackburn 1
Ficha técnica
3 – Stoke City: Thomas Sørensen, Ryan Shawcross, Marc Wilson, Robert Huth, Andy Wilkinson, Rory Delap, Jermaine Pennant (Dean Whitehead, 71), Glenn Whelan, Matthew Etherington, Jonathan Walters, Peter Crouch (Kenwyne Jones, 83).
1 – Blackburn Rovers: Paul Robinson, Grant Hanley, Gaël Givet, Scott Dann, Mauro Formica (Jason Roberts, 68), Jason Lowe, David Hoilett, Steven N’Zonzi, Morten Gamst Pedersen, Yakubu, Rubén Rochina.
Goles: 1-0, m.28: Delap. 2-0, m.58: Whelan. 3-0, m.72: Crouch. 3-1, m.86: Rochina.
La presión sobre el técnico del Blackburn Rovers, Steve Kean, antes del encuentro ya era casi insostenible. Y la derrota en el Britannia no ayudará en nada a aliviarla, a pesar de que esta misma semana el club renovó su contrato al alza.
 
La indignación de los 300 aficionados del Blackburn que viajaron a Stoke-on-Trent se hizo sentir cada vez que el equipo cometía un error. Tras solo 15 segundos, el Stoke sacó de centro y regaló el balón inmediatamente. Pero el español Rubén Rochina calculó mal a causa de las adversas condiciones climáticas y sus propios aficionados comenzaron a cantar inmediatamente «Kean out».
 
Más tarde, el guardamenta Paul Robinson perdió un duelo aéreo con Peter Crouch, cuyo cabezazo salió fuera. «Kean out», comenzaron a cantar de nuevo los aficionados visitantes, dirigiendo sus brazos hacia el banquillo. Esa fue la constante.
 
Poco después, los guardias confiscaron a los aficionados de los Rovers una pancarta que informaba a los dueños indios del club, los hermanos Venky, que habían arruinado el club en el año que llevan a cargo del mismo.
 
Ante tanto vituperio, Kean optó por abandonar cabizbajo el borde del área técnica, con las manos en los bolsillos.
 
Esto no fue más que el preámbulo de una tarde negra. Esta nueva derrota significa que el Blackburn no ha ganado un partido de Premier League desde mediados de septiembre.
 
Lo peor es que el Stoke actual era un equipo más que propicio para que los visitantes comenzaran la remontada, tras haber perdido sus cuatro últimos partidos de liga. De hecho, esta tarde tampoco jugaron especialmente bien. Pero tampoco lo necesitaron.
 
El último partido en el Britannia, entre Stoke y QPR batió el récord de menos pases completados. Entre ambos, dieron menos pases que otros 14 equipos en la misma jornada. Los fuertes vientos que soplaron sobre Staffordshire no ayudaron a que los contendientes practicaran un fútbol muy vistoso, especialmente en la primera parte.
 
Incluso Rory Delap, el hombre de los saques de banda, tuvo dificultades para medir las distancias. Pero esta vez, Delap, que suele ser el asistente, el creador, fue quién remató un golpe franco de Jermaine Pennant para abrir el marcador a la media hora de juego.
 
Gracias al español Rochina, el Blackburn se aferró al partido. Pero está demasiado solo en este equipo. Una de las ocasiones que creó fue desaprovechada por el argentino Mauro Formica, que no atinó a golpear el balón.
 
Pero fuera de Rochina, el Blackburn no ofreció nada. En la segunda parte, Glenn Whelan marcó el 2-0 y Peter Crouch puso el definitivo 3-0 a falta de un cuarto de hora.
 
Rochina se sacó al menos la espina con un golazo. Sus aficionados prácticamente no lo celebraron. Pero despertaron con el pitido final, para cantar un último «Kean out».
 

Sobre el autor

Jean Claudel