Ilie Oleart

El Sunderland amarga el inicio de 2012 al City (1-0)

El Sunderland completó una jornada llena de sorpresas derrotando al líder Manchester City. Mancini reservó a Balotelli, Agüero y Silva y los «citizens» lo pagaron caro. El coreano Ji Dong-Won decidió el partido en el tiempo añadido.  

 

Premier League

Sunderland 1
Manchester City 0
Ficha técnica
1 – Sunderland: Simon Mignolet, John O’Shea, Wes Brown (Matthew Kilgallon, 26), Craig Gardner, Jack Colback, Lee Cattermole, David Vaughan (Ahmed Elmohamady, 83), Stéphane Sessegnon, Sebastian Larsson, James McClean, Nicklas Bendtner (Ji Dong-Won, 78).
0 – Manchester City: Joe Hart, Vincent Kompany, Aleksandar Kolarov (Micah Richards, 67), Joleon Lescott, Pablo Zabaleta, Adam Johnson, Nigel de Jong (Sergio Agüero, 45), Samir Nasri (David Silva, 55), Yaya Touré, Gareth Barry, Edin Dzeko.
Goles: 1-0, m.90+3: Ji Dong-Won.
El gol del coreano Ji Dong-Wong en el último minuto de partido permitió al Sunderland lograr una victoria de prestigio sobre el líder Manchester City, que no ha podido aprovechar la sorprendente derrota en casa del Manchester United contra el Blackburn Rovers.
 
A pesar de controlar la posesión (35%-65%), el Sunderland no sufrió en exceso ante el City y se llevó el partido en el último suspiro cuando Ji conectó con el excelente Stephane Sessegnon, dribló a Joe Hart y marcó a puerta vacía, desatando la locura en el Stadium of Light.
 
Es cierto que el City apretó en la segunda parte y puso cerco a la portería rival, pero los locales se defendieron con orden, inteligencia y garra. El cambio experimentado por los «black cats» desde la llegada de O’Neill ha sido radical, en especial en defensa. Con los mismos jugadores que Bruce, el norirlandés ha logrado dos victorias en sus dos partidos en casa, las mismas que Bruce en un año.
 
Ante las múltiples bajas, O’Neill tuvo que colocar a dos centrocampistas en los laterales. Para rematar la faena, Wes Brown tuvo que abandonar el terreno de juego por Matt Kilgallon, que jugó su primer partido en el Stadium of Light desde mayo de 2010.
 
Pero el City, a excepción de Adam Johnson, nunca llegó a inquietar a la línea defensiva en la primera parte. Edin Dzeko envió un balón al larguero tras un mal despeje con los puños de Simon Mignolet y no pudo batir al belga de cerca posteriormente.
 
Johnson envió fuera un disparo lejano y Samir Nasri, que poco a poco está recuperando el (bajo) nivel que solía mostrar en el Arsenal, vio cómo Craig Gardner despejaba su disparo. Pero el Sunderland defendió pegado a su portería y acumuló muchos efectivos, y jamás pasó apuros.
 
Los «black cats» fueron incluso capaces de crear peligro, casi siempre por medio de Sessegnon, el mejor jugador de la historia de Benín y del actual Sunderland. A los dos minutos controló un balón de espaldas y envió un perfecto pase en profundidad destinado a acabar en gol. Si no fuera porque su destinatario fue Nicklas Bendtner, que se lió ante Joe Hart.
 
En la segunda parte, el City recurrió a David Silva y Sergio Aguero, y el gol pareció acercarse por momentos. Dzeko cabeceó fuera por dos veces y Agüero finalizó mal, disparando directamente a Mignolet.
 
También el Sunderland tuvo una buena ocasión cuando Sessegnon se deshizo de Vincent Kompany, pero su disparo con el exterior de la bota derecha se fue fuera.
 
El City siguió apretando y se instaló en el campo rival. Su mejor oportunidad la tuvo Micah Richards, que cabeceó al palo después de que Mignolet hubiera desviado el disparo de Silva desde el borde del área.
 
La derrota cierne algunas dudas sobre la capacidad del City para soportar el vértigo del liderazgo, mientras que el Sunderland de Martin O’Neill sigue escalando posiciones en la tabla y parece destinado a un cómodo final de temporada a kilómetros de la zona de descenso.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart