Alvaro Oleart

El Swansea le da una lección al Arsenal (3-2)

Un diezmado Arsenal no pudo evitar la derrota en el Liberty tras otro recital de fútbol combinativo del Swansea. Los galeses no solo dominaron la posesión del balón, sino que tuvieron las ocasiones más claras. Danny Graham dio la victoria a los Swans a falta de veinte minutos.

 

Premier League

Swansea 3
Arsenal 2
Ficha técnica
3 – Swansea: Vorm; Rangel, Caulker, Williams, Taylor; Britton, Agustien (Sigurdsson, 45), Allen; Dyer (Routledge, 82), Sinclair, Graham (Lita, 90).
2 – Arsenal: Szczesny; Djourou, Mertesacker (Oxlade-Chamberlain, 77), Koscielny, Miquel; Song, Ramsey, Benayoun (Rosicky, 63); Walcott, Arshavin (Henry, 63), Van Persie
Goles: 0-1, m.5: Van Persie. 1-1, m.16: Sinclair (p.). 2-1, m.56: Dyer. 2-2, m.69: Walcott. 3-2, m.70: Graham.
El Arsenal solía practicar el fútbol más vistoso de Inglaterra. Aquel estilo alcanzó su cénit en la época de los invencibles, con Bergkamp, Pires, Henry, Vieira, Adams y compañía. Con el paso de los años, los «gunners» han ido perdiendo su estilo o la calidad para aplicarlo. En el Liberty, el Swansea les ha recordado quiénes solían ser. Los galeses han colocado un espejo frente a las narices de los londinenses y les han ganado con sus propias armas: posesión, juego en corto, combinación.
 
Desde su llegada a la Premier League, el Swansea ha deslumbrado a propios y extraños por su atrevimiento. No importa el rival, su apuesta estilística es siempre la misma. De ello también pueden presumir otros equipos, como el Stoke City, pero la apuesta combinativa de los Swans es harto más complicada de llevar a cabo que el fútbol más tosco y primitivo (aunque igualmente legítimo) de los «potters». Los galeses están demostrando que se puede jugar un fútbol vistoso y ganar con un presupuesto ajustado.
 
El Swansea despedazó al Arsenal a pesar de que los goles del Arsenal llegaron siempre en los momentos más dolorosos. Los «gunners» se adelantaron a los cinco minutos gracias al 18º gol de Robin Van Persie esta temporada. Pero poco duró la alegría de los visitantes.
 
Los de Brendan Rodgers se sobrepusieron rápidamente. Tan solo diez minutos después del gol inicial, el árbitro señaló un riguroso penalti sobre Dyer de Aaron Ramsey, que transformó a la perfección Scott Sinclair. No hubo más goles en la primera parte, pero el dominio del Swansea fue aplastante en cuanto a posesión del balón. Prueba de ello es que los «gunners» tuvieron en la primera parte una posesión del 38,5%, la más baja desde la temporada 2006-07. El Arsenal, perdida la batalla en el centro del campo frente al quinteto Agustien, Britton, Allena, Dyer y Sinclair, retrocedió las líneas y se limitó a intentar el contraataque.
 
Ya en la segunda parte, ocurrió lo inevitable. El Swansea se adelantó en el marcador en el minuto 56 tras un excelente robo de balón de Joe Allen ante Ramsey, que regaló de este modo su segundo gol de la tarde. Allen encontró sin marcador a Dyer, que batió a Szczesny. El gol agudizó el dominio galés, lo que hizo reaccionar a Wenger, que dio entrada en el minuto 63 a Henry y Rosicky, en detrimento de Arshavin y Benayoun. Los «gunners» empataron seis minutos más tarde, cuando un magnífico pase de Djourou fue recibido por Walcott, que ganó la espalda al lateral izquierdo del Swansea, Taylor. El extremo inglés definió bien ante la salida de Vorm y puso las tablas en el marcador.
 
Cuando los suplentes del Arsenal todavía estaban celebrando el gol, llegó el 3-2. Danny Graham aprovechó un pase al espacio del recién llegado Sigurdsson, que salió en el descanso por Agustien, para anotar el gol de la victoria. Todavía quedaban veinte minutos, pero el Arsenal estaba muerto. Ni siquiera Thierry Henry pudo hacer nada para evitar la derrota.
 
La victoria permite al Swansea situarse en 10ª posición por encima de equipos como Everton, Fulham, Sunderland o Aston Villa y refuerza la apuesta estética de Rodgers. El Arsenal, por contra, da un paso atrás en sus opciones de clasificar para la Champions League. Los «gunners» acusaron las numerosas bajas, en especial en defensa. Más preocupante es el hecho de que los «gunners» fueran superados por un rival más modesto con sus propias armas. Los Swans ganaron la batalla del centro del campo y obligaron al Arsenal a renunciar a la posesión y buscar el contraataque. Tal vez Wenger debería considerar la posibilidad de fichar algo más que un lateral izquierdo en el mercado invernal.
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart