Ilie Oleart

El Swansea pierde dos puntos en la recta final

La semana pasada, el Swansea cayó ante el Norwich por culpa de unos primeros diez minutos fatídicos. No cometieron el mismo error en Molineux, donde ganaban 0-2 al descenso. Pero en los últimos diez minutos se dejaron empatar un partido que deberían haber ganado.

 

Premier League

Wolves 2
Swansea 2
Ficha técnica
2 – Wolves: Wayne Hennessey, Christophe Berra, Richard Stearman, Roger Johnson, Jamie O’Hara, Adam Hammill (Nenad Milijas, 68), Matthew Jarvis (Adlène Guédioura, 68), Stephen Ward, Karl Henry, Kevin Doyle,
Sylvain Ebanks-Blake (Sam Vokes, 83).
2 – Swansea: Michel Vorm, Angel Rangel, Garry Monk, Ashley Williams, Neil Taylor, Leon Britton (Andrea Orlandi, 75), Joe Allen, Mark Gower (Vangelis Moras, 86), Nathan Dyer (Wayne Routledge, 83), Danny Graham, Scott Sinclair.
Goles: 0-1, m.23: Graham. 0-2, m.35: Allen. 1-2, m.84: Doyle. 2-2, m. 86: O’Hara.
La remontada final del Wolverhampton Wanderers permitirá aliviar un poco la presión sobre su técnico, Mick McCarthy, y deja al Swansea City preguntándose cómo es posible que no lograran su primera victoria como visitante de la temporada. El equipo local parecía abocado a su sexta derrota consecutiva en liga después de que los galeses les arrollaran y se pusieran con dos goles de ventaja gracias a Danny Graham y Joe Allen.
 
Sin embargo, los Wolves arrancaron un empate improbable en los últimos seis minutos gracias a los goles de Kevin Doyle y Jamie O’Hara. Fue un desenlace que pocos preveían, pero McCarthy esperará que suponga un punto de inflexión para su equipo.
 
A pesar de su pésima racha, McCarthy no sintió la necesidad de tomar medidas drásticas en términos de alineación. El único cambio respecto a la derrota de la semana pasada ante el West Bromwich Albion fue la entrada del delantero Sylvan Ebanks-Blake en lugar de Nenad Milijas. Su equipo comenzó bien, con Karl Henry obligando al portero galés Michel Vorm a intervenir en el segundo minuto con un disparo lejano. Sin embargo, el Swansea no tardó en tomar las riendas del partido. Para cuando habían transcurrido 20 minutos, los Wolves estaban ya desesperados buscando el balón, acaparado por los galeses. Los de Brendan Rodgers se mostraron más incisivos, más inteligentes, ampliamente superiores tanto técnica como tácticamente.
 
Allen y Graham estuvieron cerca antes de que los Wolves, más a base de empuje que de clase, gozaran de una ocasión de adelantarse inmerecidamente a través de O’Hara, que disparó directamente al cuerpo de Vorm.
 
Tres minutos después, el Swansea se puso por delante. Mark Gower recibió un balón en el centro del campo y pasó para Graham. El intento de Roger Johnson de despejar al estilo kung-fu no solo fue fallida, fue vergonzante. Su error permitió a Graham batir al guardamenta rival Wayne Hennessey desde dentro del área. La única sorpresa fue que el gol no llegara desde la derecha, donde el Swansea, especialmente Nathan Dyer, tenía una autopista sin peajes.
 
El segundo gol sí llegó por la derecha. Tras una brillante muestra de cómo conservar el balón que arrancó los abucheos del público ante la incapacidad de su equipo para interceptarlo, el lateral derecho catalán Angel Rangel vio a Graham aparecer desde el centro del campo y le colocó el balón en su trayectoria. El centro raso de Graham desde la derecha fue desviado a gol por Allen. El Swansea había marcado en poco más de media hora los mismos goles que había logrado en todos sus anteriores partidos como visitante.
 
Ninguno de los técnicos hizo cambios al descanso. Y la segunda parte siguió el mismo patrón que la primera, excepto en que el Swansea optó por atacar por la izquierda en lugar de la derecha. Una parada de cerca de Hennessey a la hora de partido evitó que Scott Sinclair marcara el tercero. Diez minutos después Sinclair apareció por la izquierda pero su disparo fue desviado por Johnson.
 
McCarthy decidió que era el momento de hacer cambios. Su decisión de retirar a los 68 minutos a los dos extremos, Adam Hammill y Matt Jarvis, para introducir a Adlène Guedioura y Stephen Hunt fue protestada por la grada. El Swansea podría haber marcado más goles, pero entonces sucedió lo inesperado.
 
A los 84 minutos, los Wolves pusieron el 1-2. Doyle marcó después de que el Swansea no lograra despejar un córner. Dos minutos después, Doyle creó la jugada del empate entrando por la izquierda y retrasando para O’Hara, que puso el 2-2. Los gritos de «You’re getting sacked in the morning»  («Te van a despedir por la mañana») fueron sustituidos por vítores. El Swansea lo hace casi todo bien. Pero lo que no, le cuesta siempre muy caro.
 

 

Sobre el autor

Ilie Oleart