Jean Claudel

El título de la Premier también pasa por Londres

Tottenham y Everton disputaron este miércoles el partido aplazado de la primera jornada a causa de los disturbios de Londres. El que amenaza con crear un auténtico conflicto en la Premier League es el Tottenham que con su victoria de esta noche por 2-0 se acerca a solo tres puntos del líder.  

 

Premier League

Tottenham 2
Everton 0
Ficha técnica
2 – Tottenham: Friedel; Walker, Kaboul, Dawson, Assou-Ekotto; Lennon (Pienaar 77), Livermore, Modric, Bale; Van der Vaart; Adebayor.
0 – Everton: Howard; Neville, Distin (Duffy 60), Heitinga, Baines; Donovan, Cahill, Fellaini, Bilyaletdinov (Gueye 82); Anichebe (Drenthe 68), Saha.
Goles: 1-0, m.35: Lennon. 2-0, m.63: Assou-Ekotto.
Nueve puntos. Esa es la distancia que separa actualmente al Tottenham de su más acérrimo rival, el Arsenal, actualmente en quinta posición. La clasificación para la Champions League, objetivo prioritario al inicio de la temporada, se ha convertido en una meta poco ambiciosa para los pupilos de Harry Redknapp, que se encuentran empatados a puntos con el Manchester United y a solo tres del líder Manchester City, a los que visitan la próxima semana.
 
“Are you watching, Arsenal?” («¿Estás mirando, Arsenal?») cantaban los aficionados de los Spurs. ¿El Arsenal? Toda la Premier League está siguiendo atentamente lo que está sucediendo en White Hart Lane. El lema del Tottenham es «Atreverse es poder». Tras una nueva actuación brillante ante un rival digno, pueden atreverse a soñar.
 
Antes del encuentro, el técnico del Everton, David Moyes, comparó con amargura la situación de su propio club y la del Tottenham. Mientras los Spurs resistieron en verano las acometidas del Chelsea por fichar a Modric y acabaron reforzando su equipo con Parker y Adebayor, el Everton tuvo que vender el último día de mercado a su mejor jugador, Mikel Arteta.
 
El primer minuto ofreció un excelente ejemplo de las carencias de ambos equipos. Un error de Younes Kaboul permitió a Louis Saha plantarse solo ante puerta pero su disparo se fue fuera. La diferencia es que Redknapp contratará a un defensa central este mes, mientras que Moyes deberá seguir haciendo milagros para que su equipo marque goles.
 
Redknapp tuvo que retocar la medular de su equipo por la lesión de Parker e introdujo a Livermore. Eso provocó que Gareth Bale ocupara una posición más centrada, lo cual le permitió evitar a Phil Neville, que le hizo una entrada de juzgado de guardia la temporada pasada. No importó. Tal es la amenaza de Bale que seis rivales han sido amonestados por faltas sobre el galés en sus dos últimos partidos en casa.
 
El Tottenham fue el dueño del encuentro y en la primera media hora se sucedieron las ocasiones Rafael van der Vaart, Gareth Bale y Emmanuel Adebayor.
 
La presión acabó por rendir sus frutos. Un envió largo de Assou-Ekotto fue controlado por Lennon, que se deshizo de Leighton Baines, y recortó hacia el área de penalti para disparar raso y coger a contrapie a Howard.
 
Una vez por delante, los Spurs se mostraron más seguros. El dinámico Jake Livermore y Modric, se adueñaron del balón y del partido. El Everton hizo lo que pudo pero los «toffees» son hoy en día un equipo organizado, correcto, pero que carece de la creatividad y la pegada que sí tiene un candidato al título de liga.
 
Tras la pausa, los Spurs siguieron buscando el segundo tanto. El mayor damnificado fue Neville, que tuvo que enfrentarse a Bale y a las ocasionales incursiones de Modric por su lado. Para rematar la miseria de los «toffees», Sylvain Distin se tuvo que retirar lesionado.
 
Y entonces apareció el lateral Assou-Ekotto para reanimar el encuentro. Libre de marca en el centro del campo, estudió sus opciones a un lado y a otro y decidió avanzar unos metros y probar fortuna. Golpeó con fuerza y su disparo, desviado oportunamente por la espalda de Tim Cahill, se coló pegado al palo izquierdo de Howard. Fue el segundo gol de su carrera y el primero en más de dos años.
 
Los Spurs ya son un grande y no se contentaron con el 2-0. Solo una entrada a última hora evitó el gol de Adebayor, mientras que el disparo de Van der Vaart fue desviado fuera.
 
Royston Drenthe, que salió en la segunda parte, pidió dos penaltis sin éxito. Fue todo lo que el Everton generó en ataque. Los Spurs acabaron el encuentro como lo comenzaron, acechando la portería rival. Una actitud digna de un candidato al título.
 

Sobre el autor

Jean Claudel