Ilie Oleart

El título no saldrá de Manchester

Antes de comenzar la temporada, los analistas ingleses coincidieron en afirmar que los auténticos candidatos al título de la Premier League eran tres: los dos equipos de Manchester y el Chelsea. Tras solo dos jornadas, ese trío de favoritos parece haberse quedado en un dúo.

 
Dos jornadas no es suficiente como para sacar conclusiones definitivas de cara a la conclusión de la temporada y menos todavía cuando queda una semana de mercado estival en la que todavía pueden producirse muchos movimientos importantes. Sin embargo, estos dos partidos nos han permitido vislumbrar algunos detalles de lo que puede ser la lucha por el título.
 
Primera conclusión. Los años pasan, los jugadores cambian pero no hay quién pare al Manchester United. Los vigentes campeones son los máximos favoritos al título. Con Vidic, Ferdinand, Carrick y Chicharito lesionados, cuatro teóricos titulares, y con seis sub-21 en el campo (De Gea, Jones, Smalling, Evans, Cleverley y Welbeck), el United aplastó al Tottenham en la media hora final. Suficiente como para deducir que con todos los jugadores disponibles, Ferguson tiene más que suficiente para revalidar el título.
 
El Manchester City ha ganado cómodamente sus dos primeros partidos. Mancini parece haberse dado cuenta de que el City es ya un grande del fútbol inglés y debe jugar como tal. El italiano sorprendió a propios y extraños alineando a Adam Johnson en su estreno liguero y haciendo cambios ofensivos en lugar de echarse hacia atrás con el objetivo de controlar los partidos. Además, esta semana llega Samir Nasri y todo apunta a que Carlos Tévez deberá quedarse porque nadie está interesado en él. Con una de las defensas más sólidas de la Premier League (equipo menos goleado la pasada Premier, solo 33 goles), el ataque del City podría alinear a Nasri y Silva por bandas con Tévez y Agüero en punta. Y Touré Yaya por detrás de todos ellos. Una alineación espectacular que invita a pensar que el City luchará con el United por el título. Solo tendrán un obstáculo: un grupo de Champions muy complicado que obligará al equipo a un esfuerzo extra que les podría pasar factura hasta diciembre. Y ya se sabe que dos meses malos pueden costar el título. Que se lo digan al Chelsea de la temporada pasada.
 
Los «blues» han sido precisamente la gran decepción del comienzo de la Premier League. No pudieron pasar del empate en la primera jornada y ganaron sufriendo al West Brom de Roy Hodgson en Stamford Bridge. Da la impresión de que Villas-Boas no tiene los mimbres necesarios para ser campeón. La defensa está al nivel de las del resto de los candidatos, en especial cuando se recupere David Luiz y se integre en el centro de la defensa junto a Terry. En punta, tiene pólvora suficiente con Torres, Drogba, Anelka, Sturridge y el recién llegado Mata. Pero el juego se cortocircuita en el centro del campo. Hasta ahora, el portugués ha alineado a Ramires, Obi Mikel y Lampard. Poco juego para un candidato. Sin embargo, si finalmente el Chelsea logra cerrar el fichaje de Modric y Essien se recupera a tiempo para luchar por la liga, todavía podría el Chelsea aspirar al título. Sin embargo, esos son ya demasiados si para ganar la Premier League, sobre todo cuando sus rivales ya tiene realidades.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart