Ilie Oleart

El Tottenham juega solo (1-0)

El West Brow acudió a White Hart Lane con una única idea: defenderse. Lo lograron en la primera parte a base de retrasar las líneas y parar constantemente el juego, pero un gol de Jermain Defoe en la segunda bastó para decidir el encuentro.  

 

Premier League

Tottenham 1
West Bromwich 0
Ficha técnica
1 – Tottenham: Brad Friedel, Younes Kaboul, Benoit Assou-Ekotto, Kyle Walker, William Gallas (Sébastien Bassong, 68), Rafael van der Vaart, Luka Modric, Gareth Bale, Sandro (Jake Livermore, 30), Emmanuel Adebayor, Jermain Defoe.
0 – West Bromwich: Ben Foster, Billy Jones, Craig Dawson, Nicky Shorey, Gareth McAuley, Paul Scharner, Graham Dorrans (James Morrison, 66), Jerome Thomas (Gonzalo Jara, 27), George Thorne (Somen Tchoyi, 79), Peter Odemwingie, Simon Cox.
Goles: 1-0, m.63: Defoe.
El Tottenham logró este martes una victoria pírrica pero victoria al fin y al cabo que reafirma sus aspiraciones de clasificarse para la Champions League e incluso de lograr el título este temporada. Los Spurs están a seis puntos de los líderes pero con un partido menos y ya le sacan otros seis al cuarto clasificado, el Chelsea.
 
Los tres puntos no fueron fáciles de lograr. Hubo que esperar hasta pasada la hora de juego para que Jermain Defoe marcara el único tanto del encuentro. Es su séptimo tanto en liga en siete encuentro como titular.
 
El West Brom llegó muy mermado a White Hart Lane, sin los lesionados Chris Brunt y Shane Long. Los Spurs tampoco pudieron contar con el crucial Scott Parker, aunque no parecieron notarlo ante un rival que llegaba tocado tras caer en casa ante el Everton el primer día del año.
 
El técnico visitante, Roy Hodgson, decidió hacer debutar al joven de 18 años George Thorne, con la idea de contener la creatividad de los Spurs en la parcela central. El plan no funcionó del todo, porque los locales comenzaron apretando y acumularon varios córners y ocasiones por mediación de Defoe y Luka Modric.
 
Los Spurs atacaron por oleadas. Gareth Bale, por dos veces, disparó cuando tenía otras opciones disponibles. Rafael Van der Vaart tuvo otra ocasión clara cuando remató el centro raso de Bale pero Ben Foster desvió su disparo a córner.
 
A pesar de su dominio, los Spurs carecieron de mordiente y la frustración fue creciendo. El West Brom se fue encerrando atrás y la distancia con su único atacante, Peter Odemwingie, fue creciendo. Los Spurs comenzaron a perder la paciencia. Van der Vaart disparó de lejos cuando debería haber pasado y Adebayor desperdició una ocasión tras otra.
 
El West Brom mantuvo su disciplina en todo momento y se mostró inexpugnable. En ocasiones, los Spurs pasaron a defensa de tres, con Benoît Assou-Ekotto actuando más como extremo que como lateral. La victoria era crucial para los Spurs, pero tras forzar 10 córners y haber acumulado más del 70% de la posesión en la primera parte,  no fueron capaces de adelantarse.
 
Tras la pausa, los Spurs volvieron a la carga. Adebayor pasó de tacón a Defoe, que desperdició la ocasión. La influencia de Bale creció. Cambió de banda y provocó varias faltas. Fue entonces cuando el West Brom creó su primera ocasión, cuando Craig Dawson cabeceó un córner.
 
Y los Spurs volvieron al ataque. Assou-Ekotto fue derribado cerca del área y Modric se plantó ahí. La falta superó la barrera pero salió por encima del larguero. Friedel intervino por primera vez en el partido tras un centro-chut de Simon Cox.
 
Finalmente llegó el gol. Assou-Ekotto centró, el balón le cayó a Van der Vaart y de vuelta a Bale, que centró para Defoe, que controló y batió a Foster. Fue una gran jugada del delantero, como la que protagonizó Somen Tchoyi, que salió de recambio en el West Brom, y que detuvo Friedel. Al final, hubo incluso nervios entre los locales, pero los Spurs amarraron una victoria preciosa.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart