Jean Claudel

El United se divierte en Boxing Day (4-3)

El Newcastle se adelantó por tres veces en Old Trafford pero no pudo contener el arreón final del Manchester United, que acabó ganando gracias a un gol de Javier Hernández en el descuento. El equipo de Sir Alex Ferguson abre una brecha de siete puntos con sus inmediatos perseguidores.

 

Premier League

Manchester Utd. 4
Newcastle 3
Ficha técnica
4 – Manchester United: David De Gea, Patrice Evra, Chris Smalling, Jonny Evans, Rio Ferdinand, Michael Carrick, Antonio Valencia, Paul Scholes (Tom Cleverley, 69), Ryan Giggs, Robin van Persie, Javier Hernández (Darren Fletcher, 93).
3 – Newcastle: Tim Krul, Danny Simpson, Michael Williamson, Davide Santon, Fabricio Coloccini, Papiss Demba Cissé (Sammy Ameobi, 80), Gael Bigirimana (Gabriel Obertan, 65), Vurnon Anita, James Perch, Sylvain Marveaux, Demba Ba (Shola Ameobi, 72).
Goles: 0-1, m.4: Perch. 1-1, m.25: Evans. 1-2, m.28: Evans (p.p.). 2-2, m.58: Evra. 2-3, m.68: Cissé. 3-3, m.71: van Persie. 4-3, m.90+1: Hernández.
Los espectadores que acudieron a Old Trafford este Boxing Day no salieron decepcionados. El encuentro entre Manchester United y Newcastle tuvo de todo: goles, polémicas y un final inesperado.
 
La noticia previa del partido fue la baja por lesión de Wayne Rooney y Ashley Young, que se lesionaron en el entrenamiento del martes. Welbeck también fue baja por enfermedad. Rooney estará entre dos y tres semanas de baja.
 
El Newcastle fue el primero en golpear. El United perdió el balón en el centro del campo, Demba Ba progresó con él y disparó desde fuera del área. De Gea rechazó el chut a los pies de James Perch, que solo tuvo que empujarlo al fondo de las mallas. Los aficionados visitantes aprovecharon para corear «Robin van Persie, he should have been dead» («Robin van Persie, debería estar muerto») en relación a las desafortunadas declaraciones de Sir Alex Ferguson sobre el incidente entre Ashley Williams y el delantero holandés en el encuentro ante el Swansea.
 
Obligado a tomar la iniciativa, el United demostró su falta de imaginación en el centro del campo, donde operaron Carrick y Scholes. El equipo de Ferguson empató de la única forma que podía suceder: en un balón parado.
 
Evans fue el encargado de poner las tablas tras aprovechar un error del Newcastle a la hora de lidiar con una falta lateral lanzada por Robin van Persie desde la derecha.
 
La polémica llegó cuatro minutos después. Un disparo de Perch desde fuera del área fue introducido en su propia portería por el propio Evans, con Papiss Cissé a su espalda en fuera de juego. El asistente de Mike Dean señaló fuera de juego pero el árbitro acabó concediendo el gol al considerar que Cissé no intervenía en la jugada. La decisión provocó la ira de Ferguson. Así se lo hizo saber antes de iniciar la segunda parte a Mike Dean y a su asistente. Evans se convirtió en el tercer jugador esta temporada en marcar en ambos lados, tras Wayne Rooney y Gareth Bale.
 
A los 13 minutos de la segunda parte, el United empató de nuevo. Un balón de van Persie fue mal despejado por la defensa de las «urracas» hacia la frontal del área, donde aguardaba Evra para disparar cruzado con la zurda y lograr su segundo gol en cuatro días.
 
Un exjugador del United fue el encargado de crear el 2-3. Gabriel Obertan, que entró en la segunda parte, ganó línea de fondo por la banda izquierda y cedió atrás para que Papiss Cissé devolviera la ventaja a los visitantes.
 
Pero el Newcastle solo agunató en ventaja durante tres minutos. Un centro raso de Antonio Valencia desde la derecha llegó a van Persie, que disparó con potencia pero Krul evitó el gol. El rechazo llegó de nuevo al holandés que esta vez no perdonó.
 
El Newcastle estuvo cerca de adelantarse por cuarta vez pero el disparo lejano de Sammy Ameobi se estrelló en el larguero de David De Gea. Un claro síntoma de que la balanza estaba cambiando de lado.
 
En el tiempo de descuento, un excelente balón de Michael Carrick encontró a Javier Hernández, que hasta entonces se había mostrado negado de cara a puerta, y el mexicano no perdonó. El gol supuso la victoria del United, que ha logrado 24 de sus 46 puntos tras ir perdiendo.
 
Para completar la miseria del Newcastle, Vurnon Anita tuvo que ser retirado en camilla tras una dura entrada de Antonio Valencia ya con el partido al borde del pitido final. Tras la conclusión del partido, se produjo un altercado entre Fabricio Coloccini, Rio Ferdinand y John Carver, el segundo entrenador del Newcastle, y Patrice Evra se encargó de poner calma.
 
El United abre una brecha de siete puntos con el City. Aunque si quiere reconquistar la liga, deberá aprender a ganar partidos sin tener que remontar. Puede que llegue el día en que su llamada a la épica no surta efecto, sobre todo cuando los rivales más duros aparezcan.
 

Sobre el autor

Jean Claudel