Jean Claudel

El West Brom condena a McCarthy (1-5)

En el derbi del Black Country, el West Brom goleó por 1-5 a los Wolves. Peter Odemwingie fue el gran protagonista del encuentro con un hat-trick. Un resultado que puede sentenciar a Mick McCarthy al frente de los Wolves, que se meten de lleno en la lucha por la permanencia. 

 

Premier League

Wolverhampton 1
West Bromwich 5
Ficha técnica
1 – Wolverhampton: Wayne Hennessey, Kevin Foley, Roger Johnson, Sébastien Bassong (Christophe Berra, 61), Jamie O’Hara, Stephen Ward, Matthew Jarvis, David Edwards (Nenad Milijas, 69), Steven Fletcher, Kevin Doyle, Sylvain Ebanks-Blake.
5 – West Bromwich Albion: Ben Foster, Jonas Olsson, Gareth McAuley, Liam Ridgewell, James Morrison, Paul Scharner (Keith Andrews, 45), Youssuf Mulumbu, Steven Reid, Jerome Thomas (Simon Cox, 76), Marc-Antoine Fortuné, Peter Odemwingie (Graham Dorrans, 89).
Goles: 0-1, m.34: Odemwingie. 1-1, m.45+1: Fletcher. 1-2, m.64: Olsson. 1-3, m.77: Odemwingie. 1-4, m.85: Andrews. 1-5, m.88: Odemwingie.
El de esta tarde fue el más negro de todos los derbis del Black Country que se recuerdan para el Wolverhampton Wanderers. Perder con tu rival local ya es doloroso de por sí, pero es todavía peor cuando lo hacen por goleada y de forma merecida. A los Wolves les espera una dura lucha por mantenerse en la Premier League de la que no parece que puedan salir indemnes.
 
Los Wolves están en el 17º lugar y fuera de la zona de descenso por diferencia de goles tras sufrir su cuarta derrota consecutiva en Molineux. Para el técnico Mick McCarthy podría ser su último partido. Los aficionados locales cantaron el clásico «You’re getting sacked in the morning» («Te van a echar por la mañana») incluso antes del final. Parece difícil que McCarthy pueda llegar a la próxima jornada.
 
Los Wolves fueron un juguete en manos del West Bromwich Albion, que logró una más que merecida victoria. Peter Odemwingie logró un hat-trick que completaron Jonas Olsson y Keith Andrews en su debut para cerrar una goleada histórica para el West Brom. El gol de Steven Fletcher que daba el empate al borde del descanso quedará como una anécdota en las memorias de los aficionados de ambos equipos.
 
Hodgson colocó a Youssouf Mulumbu delante de la defensa y a Marc-Antoine Fortuné solo un punta. Pero en lugar de ese aparente conservadurismo, el West Brom se adueñó del partido desde los primeros compases. Ya a los dos minutos, Jerome Thomas encontró espacio para disparar después de que Sébastien Bassong desviara el centro de James Morrison y dejara el balón a los pies del extremo. Wayne Hennessey detuvo un balón tras otro hasta que el gol acabó llegando a los 34 minutos. Odemwingie recortó desde la derecha y disparó con la zurda, su disparo fue desviado por Dave Edwards y cogió a contrapie a Hennessey.
 
Los anfitriones no reaccionaron, pero tuvieron la fortuna de que apareció, como tantas otras veces esta temporada, Fletcher al rescate. Tras intercambiar pases con Kevin Doyle y Sylvain Ebanks-Blake, el delantero disparó raso y Ben Foster no pudo detener su 10º gol de la temporada.
 
Este gol debería haber servido a los de McCarthy para recuperarse y ganar su segundo partido consecutivo, pero tras un buen comienzo de la segunda parte, volvieron a demostrar su fragilidad frente a la solidez del West Brom. Los «baggies» se adelantaron de nuevo a los 64 minutos después de que Olsson aprovechara la incapacidad de los Wolves para despejar un córner de Morrison.
 
Fletcher estuvo cerca de empatar de nuevo de cabeza pero Foster desvió fuera. El que no falló fue Odemwingie, que marcó su segundo gol con una inteligente volea después de que los Wolves volvieran a sufrir para despejar otro córner de Morrison. Andrews logró el cuarto tras una buena jugada de Morrison y Odemwingie puso el quinto ya en las postrimerías del encuentro. Una excelente forma para Hodgson de celebrar su primer año en el club. Al menos una que no olvidarán los aficionados del West Brom. Y posiblemente tampoco los de los Wolves.
 

Sobre el autor

Jean Claudel