Ilie Oleart

El West Brom deja escapar una ventaja de dos goles ante el Sunderland (2-2)

A los cinco minutos, el Sunderland ya perdía por 0-2. El futuro de Steve Bruce parecía negro, pero antes de llegar el descanso, su Sunderland había igualado ya la contienda. El marcador ya no se movería y ambos se llevan un punto que les sirve para poco.

 

Premier League

Sunderland 2
West Brom 2
Ficha técnica
2 – Sunderland: Simon Mignolet, Wes Brown, Michael Turner, John O’Shea, Ahmed Elmohamady (Ji Dong-Won, 82), Stéphane Sessegnon, Sebastian Larsson, Craig Gardner (David Meyler, 91), Lee Cattermole (Jack Colback, 71), Kieran Richardson, Nicklas Bendtner.
2 – West Brom: Ben Foster, Gareth McAuley, Jonas Olsson, Nicky Shorey, Graham Dorrans (Jerome Thomas, 88), Steven Reid, Chris Brunt, Youssuf Mulumbu (Paul Scharner, 74), James Morrison, Peter Odemwingie, Shane Long.
Goles: 0-1, m.4: Morrison. 0-2, m.5: Long. 1-2, m.24: Bendtner. 2-2, m.26: Elmohamady
Steve Bruce, técnico del Sunderland, abandonó el terreno de juego entre tímidos abucheos pero Bruce es consciente de que las cosas podrían haber ido mucho peor. Sobre todo, cuando a los cinco minutos se equipo ya perdía por 0-2.
 
El hecho de que la asistencia haya bajado de los 35.000 espectadores es la consecuencia más evidente de que el Sunderland solo haya ganado dos partidos desde Año Nuevo. Al menos, los que se presentaron al Stadium of Light pudieron presenciar un partido trepidante presidido por las pésimas defensas y las ocasiones perdidas.
 
«Fue una prueba para los jugadores y creo que estuvieron geniales. Nos habría gustado tener más puntos pero hemos hecho muchos cambios. Hemos fichado a 10 jugadores y tomará tiempo».
 
Su equipo empezó fatal. Los espectadores todavía se estaban sentando cuando una falta de Wes Brown y el golpe franco de Chris Brunt precedieron el gol de cabeza de James Morrison.
 
Un minuto después, el West Brom se puso 0-2. En esta ocasión, una entrada de Craig Gardner acabó con el balón en el camino de Shane Long, que envió el balón pegado al palo. Antes de que los gritos contra Bruce florecieran, el Sunderland dejó de regalar la posesión y empató el partido.
 
El primero en avisar fue Stéphane Sessègnon, que marcó pero su gol fue anulado. No importó. Casi inmediatamente, Sessègnon y Sebastian Larsson combinaron para pasar a Nicklas Bendtner, cuyo disparo batió a Ben Foster.
 
Un par de minutos después, Bendtner centró y Elmohamady remató de cabeza a gol.
 
Con dos defensas tan titubeantes, el partido podría haber acabado 6-6. Tras el encuentro, Roy Hodgson definió perfectamente lo que había sucedido: «¿Era demasiado pronto para ir dos arriba, no? Nos quedaba demasiado tiempo para defendernos».
 

 

Sobre el autor

Ilie Oleart