Carles Maronda

El West Brom se da un festín a costa de un flojo Sunderland (4-0)

El West Brom ganó con facilidad al Sunderland de Martin O’Neil por 4-0. Los visitantes empezarón muy flojos el encuentro y antes del descanso ya perdían por 2-0. Odemwingie, que marcó dos tantos y prolongó la racha que empezó con un hat-trick ante los Wolves, y Morrison, que marcó otro y participó en otros dos, fueron los mejores.

 

Premier League

West Brom 4
Sunderland 0
Ficha técnica
4 – West Brom: Ben Foster, Liam Ridgewell, Jonas Olsson, Gareth McAuley, Steven Reid, Jerome Thomas (Graham Dorrans, 65), James Morrison, Keith Andrews, Youssuf Mulumbu (Nicky Shorey, 77), Peter Odemwingie (Shane Long, 82), Marc-Antoine Fortuné
0 – Sunderland:Simon Mignolet, Michael Turner, Phillip Bardsley, John O’Shea, Kieran Richardson (Nicklas Bendtner, 45), Stéphane Sessegnon, Sebastian Larsson (Wayne Bridge, 59), James McClean, Craig Gardner, Jack Colback (Fraizer Campbell, 45), Lee Cattermole
Goles: 1-0, m.3: Odemwingie. 2-0, m.41: Morrison. 3-0, m.49: Odemwingie. 4-0, m.90+1: Andrews
Tras tres meses sin conocer la victoria en su estadio, el West Brom consiguió esta tarde una holgada victoria frente al Sunderland de Martin O’Neill.
Peter Odemwingie prolongó la racha de cara a puerta que inició la pasada semana ante los Wolves con un hat-trick, consiguiendo otros dos tantos, y firmando otra gran actuación.
 
El equipo de Hodgson dominó a unos irreconocibles “black cats” en todas las facetas del campo. Con el ya mencionado Odemwingie, muy bien acompañado por Fortuné en la delantera, y con James Morrison controlando la medular, los “baggies” no tardaron ni cinco minutos en adelantarse.
Un buen centro del Youssouf Mulumbu desde la izquierda al corazón del área, encontró la cabeza del delantero uzbeko que, adelantándose a su marcador, remató el esférico al fondo de la red.
 
El Sunderland, desaparecido toda la primera mitad, tuvo su única ocasión mediante un disparo de Gardner que se marchó lamiendo el poste derecho.
 
Las ocasiones para los locales, en cambio, se iban sucediendo periódicamente. Un cabezazo de Jonas Olsson y un tiro libre de Steven Reid fueron bien atajados por Mignolet, pero el portero belga nada pudo hacer en el minuto 41, cuando Morrison firmó el segundo para los de Hodgson.
 
De nuevo, el tanto local llegó de cabeza, cuando Jerome Thomas colgó el esférico para que el internacional escocés empujara, libre de marca, el balón al fondo de las mallas.
 
O’Neill, ante la pésima imagen mostrada por su equipo en los primeros 45 minutos, probó un doble cambio al descanso. El recién convocado por la selección inglesa, Frazier Campbell, y el delantero danés Nicklas Bendtner, sustituyeron a Kieran Richardson y Jack Colback respectivamente.
 
Con los cambios, el Sunderland mejoró notablemente, sobre todo en ataque. Gardner de nuevo fue el más incisivo de los “black cats”, pero su disparo raso al minuto de la reanudación, que hubiese dado alas a los visitantes para buscar la remontada, se encontró con la buena parada de
Ben Foster. Y como tantas veces pasa, de la ocasión perdida del Sunderland para recortar distancias se pasó a la jugada que consiguió ampliarlas.
 
En el minuto 49, un contraataque iniciado desde la portería por Foster acabó en una combinación entre Morison, Fortune y Odewingie. Este último no perdonó y resolvió dentro del área con un disparo raso.
 
A partir del 3-0, ambos equipos jugaron con descaro. El Sunderland, sabedor de que debía buscar el milagro, y el West Brom queriéndose dar un festín después de las dificultades que había tenido para sacar adelante sus últimos partidos en casa.
 
Así que se sucedieron las ocasiones por ambos lados, hasta el tiempo de descuento, cuando los “baggies” le dieron la puntilla a los visitantes. Andrews en el minuto 91 aprovechó una jugada entre Morrison y Dorrans para cazar un balón suelto y poner el definitivo 4-0 en el marcador.
 
Tarde dorada para los hombres de Hodgson que deberán seguir la línea de juego y efectividad mostrada frente al Sunderland para seguir alejándose de la zona de peligro.
 

Sobre el autor

Carles Maronda