Carles Maronda

El Wigan pierde en el último minuto en el Craven Cottage (2-1)

El Wigan de Roberto Martínez estuvo cerca de sacar otro valioso resultado en su visita a Craven Cottage. Sin embargo, un gol en los últimos minutos de Phillipe Senderos dio los tres puntos al equipo londinense, que se acomoda en la zona media de la tabla con 46 puntos.

 

Premier League

Fulham 2
Wigan 1
Ficha técnica
2 – Fulham: Mark Schwarzer, Philippe Senderos, John Arne Riise, Aaron Hughes, Brede Hangeland, Clint Dempsey, Danny Murphy (Kerim Frei, 82), Mahamadou Diarra, Damien Duff, Pavel Pogrebnyak, Moussa Dembélé
1 – Wigan: Ali Al-Habsi, Antolín Alcaraz, Emmerson Boyce, Maynor Figueroa, Gary Caldwell, Victor Moses, James McCarthy, James McArthur (Ben Watson, 76), Jordi Gómez (Shaun Maloney, 56), Jean Beausejour, Franco Di Santo (Conor Sammon, 33)
Goles: 0-1, m.64: Boyce. 1-1, m.65: Pogrebnyak. 2-1, m.89: Senderos
Dolorosa derrota del Wigan en el último minuto en su visita al campo del Fulham, en un partido que destacó por las innumerables ocasiones que desperdiciaron los de Roberto Martínez durante el encuentro
 
Los “latics” parecieron más desconectados que en los encuentros previos, donde tan buenos resultados había cosechado, incluyendo victorias ante Liverpool, Manchester United y Arsenal.
 
El Fulham fue el dominador de la primer mitad pero no creó demasiadas ocasiones y el partido se fue al descanso con empate a cero en el electrónico.
 
En el segundo tiempo llegarían todos los goles. Primero, Emerson Boyce, con un disparo con la derecha desde fuera del área adelantó a los visitantes, un resultado que no hacía justicia al dominio de los «cottagers» sobre el terreno de juego.
 
La alegría duró poco en las filas de los “latics”. Clint Dempsey, un minuto más tarde del gol de Boyce, dio una gran asistencia a Pavel Pogrebnyak para que el delantero ruso colocara un buen disparo pegado al palo de derecho de Al-Habsi, y colocara el empate a uno.
 
En el partido también hubo lugar para la polémica y para reabrir el debate sobre la tecnología en el fútbol. De nuevo Pogrebnyak volvió a probar suerte contra la portería del Wigan cinco minutos más tarde de haber conseguido el tanto del empate. El balón golpeó en el larguero y después en el suelo para luego salir despedido fuera de la portería visitante. Fue gol. Las cámaras así lo mostraron. Pero ni el árbitro ni su asistente lo concedieron. Cabe decir que la jugada era realmente difícil de apreciar, por ello nadie culpará a los colegiados. Pero si ellos hubieran podido parar el partido 30 segundos y ver la repetición, o si simplemente la pelota hubiese incorporado algún mecanismo que advirtiera al trencilla de cuando el balón ha pasado completamente la línea, el gol hubiera sido concedido.
 
La justicia poética para el Fulham llegó en el minuto 89, cuando Riise sirvió una falta y Philippe Senderos conectó un potente testarazo que penetró en la red del Wigan. El suizo conseguía su primer gol con los “cottagers” y la victoria para los de Martin Jol.
 
Este resultado supone un pequeño traspiés en la carrera del Wigan por la salvación, pero no definitivo. Los de Martínez aún están fuera de la zona de descenso y les quedan partidos cruciales que decidirán si los “latics” son equipo de Premier el próximo año.
  

Sobre el autor

Carles Maronda