Ilie Oleart

¿Es Ferguson el mejor manager de la historia?

Sir Alex Ferguson es el entrenador que más partidos ha dirigido y ganado. También es el que más títulos ha conquistado. Pero, ¿es el mejor técnico de la historia del fútbol inglés?

 
Reflexionemos un segundo acerca de los mejores futbolistas de la historia del fútbol inglés. Rápidamente acudirán a nuestra mente los mismos jugadores: George Best, Bobby Charlton, Bobby Moore…Pero elegir al mejor técnico supone un reto mucho más complejo. Sin duda, algunas de las conclusiones que siguen podrán resultarles a algunos más que discutibles.
 
Para responder a la pregunta, hemos recurrido a algunas estadísticas básicas (número de partidos dirigidos, ganados, títulos conquistas, etc.), pero algunos otros criterios mucho más subjetivos deben tenerse en cuenta, como las diferentes épocas (el fútbol de posguerra no se puede comparar con el fútbol actual) o los clubes dirigidos (no es lo mismo el multimillonario Chelsea de hoy en día que el Nottingham Forest de los años 70). De igual modo, deben valorarse aquellos entrenadores que contribuyeron notablemente en la construcción de aquellos clubes que dirigieron, es decir, aquellos hombres de club que llegaron a una entidad de nivel medio y la convirtieron en un club de dimensiones planetarias que atrae a los mejores jugadores del mundo. También debe considerarse de algún modo a los estilistas y a aquellos que innovaron en el terreno táctico, los que lograron que sus equipos exhibieran un fútbol diferente, los que pavimentaron un camino que hoy muchos siguen.
 
En primer lugar, conviene aclarar algunos criterios básicos empleados en el análisis. Para empezar, no se han considerado los méritos como entrenador de selecciones nacionales. Así, Sir Alf Ramsey, que obtuvo su mayor éxito con la conquista de la Copa del Mundo de 1966, no se encuentra entre los considerados, a pesar de haber dirigido también a nivel de club.
 
Títulos logrados por cada manager
 
Manager
Ligas
FA Cup
Copa Liga
Comm. Shield
Champions
Copa UEFA
Recopa
Supercopa Europa
Intercon./ Mundial
Sir Matt Busby
5
2
 
5
1
 
 
 
 
Sir Alex Ferguson
11
5
4
9
2
 
1
1
2
Bill Shankly
3
2
 
2
 
1
 
 
 
Bob Paisley
6
 
3
4
3
1
 
1
 
Brian Clough
2
 
4
1
2
 
 
1
 
Arsene Wenger
3
4
 
4
 
 
 
 
 
Jose Mourinho
2
1
2
1
 
 
 
 
 
Rafa Benítez
 
1
 
1
1
 
 
1
 
Bobby Robson
 
1
 
 
 
1
 
 
 
Bill Nicholson
1
3
2
3
 
1
1
 
 
 
Partidos ganados, empatados, perdidos, puntos totales, goles a favor y en contra, y porcentaje de victorias de cada manager
 
Manager
Clubes
G
E
P
Total
GF
GC
% G
Sir Matt Busby
Man U
576
266
299
1141
2324
1566
50,48%
Sir A. Ferguson
Man U
797
314
239
1350
2461
1207
59,04%
Bill Shankly
Carlisle United, Grimsby Town, Huddersfield Town, Liverpool
537
269
269
1075
 N/D
N/D
49,95%
Bob Paisley
Liverpool
307
132
96
535
955
406
57,38%
Brian Clough
Hartlepools, Derby County, B&H Albion, Leeds, Nottingham Forest
594
340
385
1319
N/D
N/D
45,03%
A. Wenger
Arsenal
459
183
148
790
N/D
N/D
58,10%
Jose Mourinho
Chelsea
131
36
18
185
N/D
N/D
70,81%
Rafa Benítez
Liverpool
194
77
79
350
N/D
N/D
55,43%
Bobby Robson
Fulham, Ipswich, Newcastle
441
313
246
1000
N/D
N/D
44,10%
Bill Nicholson
Tottenham
N/D
N/D
N/D
N/D
N/D
N/D
N/D
 
1. Sir Matt Busby. Si consideramos la contribución del técnico al desarrollo del club, resulta difícil no situar a Sir Matt como el número uno. Su vida estuvo marcada por la tragedia, primero a causa de la Segunda Guerra Mundial, que interrumpió bruscamente su carrera, y luego debido a la tragedia de Munich, donde perdieron la vida muchos de sus jugadores. Sir Matt casi corrió la misma suerte pero se recuperó para reconstruir el equipo desde las cenizas.
Estatua de Sir Matt Busby en Old Trafford
Asumió las riendas del Manchester United (a pesar de haber desarrollado toda su carrera en sus grandes rivales, Manchester City y Liverpool) en 1946, cuando OldTrafford era poco más que unas ruinas de guerra, y llevó al equipo a alzarse con 3 títulos de liga (51-52, 55-56, 56-57), tres Charity Shield (52, 56 y 57) y una FA Cup (47-48).
Fue entonces cuando se produjo la catástrofe de Munich. El 6 de febrero de 1958, de regreso de un empate en Belgrado contra el Estrella Roja, el vuelo en el que viajaba el equipo sufrió un accidente. Siete jugadores y 3 dirigentes perdieron la vida. Duncan Edwards moriría dos semanas después. Otros dos jugadores salvaron la vida pero nunca más volvieron a jugar al fútbol.
 
Busby sufrió múltiples lesiones y recibió dos veces la extremaunción, pero se recuperó y abandonó el hospital nueve semanas más tarde.
 
No fue consciente del alcance de la tragedia de Munich hasta varias semanas después del accidente, debido a que los médicos consideraron que no estaba preparado para conocer la verdad. Según se dice, le confesó a su mujer Jean que pensaba abandonar su puesto, ya que se sentía culpable de lo ocurrido (se había enfrentado a los dirigentes de la Football League para conseguir la participación del Manchester en la Copa de Europa y no se opuso a la decisión del piloto de despegar a pesar de la fuerte nevada), pero su esposa lo animó a seguir para honrar la memoria de los jugadores que habían fallecido.
 
Reconstruyó el equipo en torno a los supervivientes y a mediados de los años 60 volvió a la cima. Ganó dos ligas más (64-65 y 66-67), dos Charity Shield más (65 y 67) y otra FA Cup (62-63), pero la guinda del pastel fue la Copa de Europa 67-68.
Cierto, Fergie ha conquistado más títulos, pero ¿existe un triunfo más merecido que la victoria del United en la Copa de Europa del 68 frente al Benfica de Eusebio?
 
2. Sir Alex Ferguson. Tras una primera etapa exitosa en Escocia, donde superó el clásico Old Firm escocés (la rivalidad entre Celtic y Rangers), transformó el Manchester United en un gigante mundial a base de un fútbol elegante y vistoso.
 
Sir Alex FergusonTras una primera experiencia en el St. Mirren, con el que ascendió a la primera división escocesa como campeón en la temporada 76-77, fue contratado por el Aberdeen. Allí protagonizaría la época más gloriosa del club, con 3 campeonatos (79-80, 83-84 y 84-85), cuatro copas (81-82, 82-83, 83-84 y 85-86) y una copa de la liga (85-86). Pero los logros más importantes llegarían en Europa, donde conquistó una Recopa (82-83) y la subsiguiente Supercopa de Europa del 83 ante el Real Madrid (2-1).
 
Sus méritos en el Aberdeen le llevaron al Manchester United en noviembre del 86. El Man U era penúltimo, varios de sus jugadores bebían demasiado y su forma física era deplorable. Sin embargo, logró acabar la temporada en el undécimo lugar.
 
Sus primeros años fueron complicados y estuvo a punto de ser despedido en un par de ocasiones. Se dice que salvó el cuello gracias a una victoria frente al Forest (1-0) en la FA Cup 89-90, que acabaría convirtiéndose en su primer título al frente del United.
A partir de ahí, su suerte cambió radicalmente y comenzó a cosechar títulos. El Man U dominó la competición doméstica en los 90 (6 títulos de liga, 3 FA Cup, 5 Community Shield, una Copa de la Liga) hasta la irrupción del Chelsea de Abrahmovic. En la primera década del siglo XXI conquistó otras cinco ligas, una FA Cup, 3 Copas de la Liga y 4 Community Shield.
 
En Europa, sin embargo, no ha cosechado tantos éxitos como a nivel local: dos Champions League, una Recopa, una Supercopa, una Intercontinental y un Mundial de Clubes.
 
Es un coloso del fútbol y, sin embargo, tras 24 años al frente del United, dos títulos en tres finales disputadas de Champions League no parecen suficientes.
 
3. Bill Shankly. Shankly fue el artífice de otra de las grandes instituciones del mundo del fútbol, el Liverpool.
 
Tras una primera etapa al frente de equipos modestos como el Carlisle United, el Grimsby Town, el Workington y el Huddersfield Town, tomó las riendas del Liverpool en diciembre del 59, puesto para el que ya había sido entrevistado en el 51, provocando en el presidente T.V. Williams una honda impresión gracias al compromiso y entusiasmo que le transmitió.
Liverpool sufrió en los años 50 un grave declive. Tras conquistar cinco títulos de liga en la primera mitad del siglo, se encontraba languideciendo en la Second Division, con unas instalaciones miserables y un puñado de jugadores mediocres. Shankly despidió a 24 de ellos, convirtió un almacén en una habitación para llevar a cabo discusiones técnicas con su equipo, entre los que estaban Fagan y Paisley, y comenzó a rediseñar el equipo.
 
Transformó la forma de entrenar, implementó nuevas prácticas que fomentaron el espíritu de equipo y mejoró la forma física de los jugadores y en la temporada 61-62, Liverpool regresó a la First Division, finalizando octavo en su primera temporada en la élite.
A partir de aquí, comenzaron los éxitos: tres campeonatos de liga (63-64, 65-66 y 72-73), dos FA Cup (65 y 74), una copa UEFA (73) y dos Charity Shield (66 y 74). En 1974, a los 60 años, se retiró para pasar más tiempo con su familia, lo cual supuso un fuerte golpe para los seguidores «reds».
 
Sin duda alguna, el gran Bill habría compartido los éxitos posteriores del Liverpool en Europa si no se hubiera retirado tan pronto. Resulta difícil creer que Bob Paisley y Joe Fagan habrían logrado estos triunfos sin su enorme influencia.
 
4. Bob Paisley. Sigue siendo el único entrenador en tener tres Copas de Europa. Sin embargo, incomprensiblemente no ha sido nombrado sir. Este hijo de un minero del condado de County habría sido demasiado modesto como para alardear de alguno de sus magníficos fichajes, como Dalglish, Hansen, Souness o Rush.
 
Paisley recogió el testigo de Bill Shankly en el Liverpool y lo llevó a conquistar los mayores éxitos de su historia: seis títulos de liga (75-76, 76-77, 78-79, 79-80, 81-82 y 82-83), tres Copas de Europa (77, 78 y 81), una Copa UEFA (76), tres Copas de la Liga (81, 82 y 83), una Supercopa de Europa (77) y 4 Charity Shield (76, 79, 80 y 82).
 
Después de Ferguson, Paisley es el técnico que más títulos ha cosechado en la historia del fútbol inglés. «No creas que todos los años que estuve aquí fueron buenos», dijo una vez. «Un año, quedamos segundos».
 
5. Brian Clough. No hay duda de que él se colocaría a si mismo el número uno de esta lista y, sin duda, sus logros fueron extraordinarios. Convirtió al Derby County en campeón de liga y al Nottingham Forest en el mejor equipo de Europa.
 
Tras una primera experiencia en el Hartlepools United, asumió la dirección del Derby County en Second Division. Ascendió en la temporada 68-69 y en la 71-72 se proclamó campeón de liga, el primer título en los 88 años de historia del club.
 
Tras un breve paso por el Brighton & Hove Albion, que militaba en la Third Division, cogió las riendas del Leeds, en sustitución de Don Revie, al que había criticado repetidamente en el pasado por la dureza de su equipo. Se dice que en el primer entrenamiento les dijo a los jugadores: «Ya podéis tirar todas las medallas que habéis ganado a la basura, porque no las ganasteis de forma limpia». Fue despedido tras 44 días al frente y seis partidos, de los que sólo ganó uno.
 
Pero entonces llegaría el Nottingham Forest, que estaba en Second Division. Tras ascender al equipo en la temporada 76-77, conquistó el título de liga en la temporada siguiente. Pero se convirtió en una leyenda por sus dos triunfos consecutivos en la Copa de Europa, en las temporadas 78-79 y 79-80.
 
6. Arsene Wenger. Clasificado por encima de otros entrenadores que han conquistado más títulos y por motivos más que suficientes. El francés es un amante del estilo y de la belleza en el juego y, por encima de todo, un hombre de fútbol con palabra. No hay un solo club que no haya intentado contratarle en los últimos diez años.
 
Tras dominar la competición doméstica entre el final del siglo pasado y los albores del presente, con 3 títulos de liga (97-98, 2001-2002, 2003-2004), 4 FA Cup (97-98, 2001–02, 2002–03, 2004–05) y 4 Community Shield (1998, 1999, 2002, 2004), el Arsenal ha caído en declive y no parece fácil que recorte la distancia con Manchester United y Chelsea.
 
Su asignatura pendiente está en Europa, donde sólo ha cosechado un subcampeonato de la Champions League y otro de la Copa UEFA.
 
7. Jose Mourinho. “The special one” es un extraordinario táctico y un motivador nato que sabe lo que hace. Seguro que algunos se quejarán de que este recolector de trofeos esté clasificado tan abajo.
 
Gracias a un asombroso 70% de victorias sobre los partidos dirigidos, llevó al Chelsea hasta dos campeonatos de liga, dos Copas de la liga, una FA Cup y una Community Shield, convirtiendo a su equipo en el gran dominador de los últimos años.
 
8. Rafael Benitez. Un teórico, un estudioso del fútbol que cuida hasta el último detalle, llevó al Liverpool a la gloria europea tras 20 años.
No haber ganado un solo título de la Premier League le condena hasta la octava posición, a pesar de un envidiable porcentaje de victorias (por encima del 55%) a lo largo de sus 350 partidos en Inglaterra.
 
9. Sir Bobby Robson. Un caballero del deporte que mantuvo su pasión intacta por el fútbol hasta su muerte.
 
Sir Bobby Robson
Sir Bobby conquistó su reputación como entrenador a lo largo de sus 13 años en el Ipswich Town. Tras cuatro temporadas mediocres, llevó al club al cuarto lugar en la First Division y al éxito en la Texaco Cup en 72-73. Durante las siguientes nueve temporadas, el Ipswich sólo finalizó por debajo de la sexta plaza en la First Division en una ocasión, en la temporada 77-78. Sin embargo, la temporada fue un éxito, con la consecución de la FA Cup ante el Arsenal. En dos ocasiones fue subcampeón de liga y logró la Copa UEFA en 1981.
 
Durante sus 13 años al frente, sólo contrató a 14 jugadores de otros clubes, confiando ciegamente en los jugadores formados en el club.
 
10. Bill Nicholson. Ganó su primer partido como entrenador por 10-4 al Everton pero no muchos intuyeron que iba a convertirse en el inicio del período más glorioso de la historia del club. A continuación llegaría el primer doblete del siglo XX y la consecución de la Recopa de Europa, el primer trofeo europeo conquistado por un club inglés.
 
En total, conquistó un título de liga (61), tres FA Cup (61, 62 y 67), dos Copas de la Liga (71 y 73), dos Charity Shield (61 y 62), una Recopa (63) y una Copa de la UEFA (72).
 
 

Sobre el autor

Ilie Oleart