Ilie Oleart

Ganadores y perdedores del mercado invernal

Una vez cerrado el mercado invernal, llegó el momento de echar la vista atrás y analizar qué clube se reforzaron mejor y cuáles perdieron potencial respecto a sus rivales. Descubre tres ganadores y los tres perdedores del mercado invernal en la Premier League.

 
Los ganadores
 
QPR
Altas: Federico Macheda (Manchester United, cedido), Taye Taiwo (AC Milan, cedido), Nedum Onuoha (Manchester City), Samba Diakite (Nancy, cedido), Djibril Cisse (Lazio), Bobby Zamora (Fulham).
Bajas: Matthew Connolly (Reading), Bradley Orr (Blackburn). 
 
¿Alguien tenía alguna duda de que el QPR de Tony Fernandes sería el indiscutible campeón del período de fichajes? Desde luego, Mark Hughes no. Ya antes de firmar, Hughes exigió un esfuerzo económico por parte del club para evitar el descenso. Y el club ha respondido.
 
El perfil que deseaba incorporar Hughes es evidente: jugadores contrastados y con amplia experiencia en la élite. Taiwo tiene 26 años, Onuoha tiene 25, Cissé 30 y Zamora 31. Tan solo Samba Diakité, que llega cedido con opción de compra, se antoja un fichaje con miras de futuro (23 años).
 
A Warnock solo le dio tiempo a cerrar una incorporación, la de Federico Macheda, que llegó al QPR buscando los minutos de los que no disponía en Old Trafford. Desde luego, hay tipos sin suerte.
 
Everton
Altas: Landon Donovan (Los Angeles Galaxy, cedido), Darron Gibson (Manchester United), Nikica Jelavic (Glasgow Rangers), Steven Pienaar (Tottenham, cedido).
Bajas: Diniyar Bilyaletdinov (Spartak de Moscú), Louis Saha (Tottenham).
 
En su día, incluimos al Everton entre los perdedores del mercado estival. Perder a un pilar como Mikel Arteta el 31 de agosto y reemplazarlo por Royston Drenthe y Denis Stracqualursi no se antojaba un negocio redondo para los «toffees».
 
Pero el Everton, un club inmerso en una grave situación financiera, ha reinvertido el dinero recibido entonces y ahora con la venta de Bilyaletdinov (unos 7,5 millones de libras) sabiamente. Los «toffees» han sustituido a Louis Saha, un delantero que llevaba 13 partidos consecutivos sin marcar, por Nikica Jelavic, un goleador contrastado en la mejor etapa de su carrera y con experiencia en el fútbol británico.
 
Es cierto que Darron Gibson, un tipo de que tuvo que abandonar Twitter con el rabo entre las piernas ante el aluvión de críticas de los propios aficionados del Manchester United, no es un virtuoso del balón y Pienaar ya parece haber dejado atrás sus mejores años. Pero Moyes tiene amplia experiencia extrayendo lo mejor de jugadores aparentemente limitados. Y no lo digo por nadie en concreto, Royston.
 
Swansea
Altas: Gylfi Sigurdsson (Hoffenheim, cedido), Rory Donnelly (Cliftonville), Darnel Situ (Lens), Josh McEachran (Chelsea, cedido), Curtis Obeng (Wrexham).
Bajas: ninguna del primer equipo.
 
Mientras algunos técnicos cerraron ayer sus fichajes más importantes, Brendan Rodgers hizo su trabajo en cuanto se abrió el plazo. Sabía lo que quería, lo fue a buscar y lo encontró. Rodgers cerró las cesiones de dos centrocampistas de toque como Sigurdsson y McEachran, y el fichaje de los jóvenes Donnelly y Obeng (el único que llegó ayer), además de cerrar el fichaje de Situ, frustrado en verano.
 
Sigurdsson ya es titular en la medular junto a Britton y Allen, mientras que McEachran, un jugador que Rodgers conoce a la perfección de su etapa en el Chelsea, será un recambio importante para los antes mencionados. Tal vez lo único que se echa de menos es la incorporación de un delantero centro. Será para verano.
 
Los perdedores
 
Wigan
Altas: Jean Beausejour (Birmingham).
Bajas: Nouha Dicko (Blackpool, cedido).
 
Los «latics» son colistas de la Premier League con 15 puntos en 23 partidos. Están a 4 puntos de la salvación. Son el equipo menos goleador de la competición (20 goles) y el más goleado (48). Ante este panorama, el Wigan ha fichado a Jean Beausejour, un jugador correcto que ya descendió el año pasado con el Birmingham y este año volverá a pasar por la misma experiencia con el Wigan.
 
La mejor noticia para el Wigan es que finalmente Rodallega no se fue. Redknapp prefirió a Saha para sustituir a Pavlyuchenko, una opción más económica. Pero ni con el colombiano parece que los «latics» sean capaces de esquivar un descenso que lleva años detrás de ellos. Solo un dato: el 31 de enero, el West Ham contrató a Nicky Maynard, Ravel Morrison y Ricardo Vaz Te. Y están en Championship.
 
Blackburn
Altas: Anthony Modeste (Bordeaux, cedido), Marcus Olsson (Halmstad, gratis), Bradley Orr (QPR).
Bajas: Jason Roberts (Reading), Keith Andrews (West Brom, gratis).
 
Hace un año, los Venky soñaban con fichar a Ronaldinho. En verano, se rumoreaba con la llegada de Raúl González. Este mes de enero, los Rovers han incorporado cedido a Anthony Modeste, a Marcus Olsson (más conocido por ser el hermano gemelo de Martin) gratis y a Bradley Orr, que sobraba en el QPR ante las llegadas de los defensas Onuoha y Taiwo.
 
Para remediar su falta de gol, Kean ha fichado a Modeste, que ha marcado tres goles en quince partidos esta temporada con el Burdeos. Las protestas en Ewood Park contra los dueños prometen continuar durante los próximos meses. Quién sabe, tal vez Anthony Modeste es una estrella del fútbol en la India. Desde luego, en Blackburn nadie ha oído hablar de él.
 
Manchester City
Altas: David Pizarro (Roma, cedido).
Bajas: Kieran Trippier (Burnley), Nedum Onuoha (QPR), Wayne Bridge (Sunderland, cedido), Frederic Veseli (Manchester United).
 
Hace un año, aterrizaba en Manchester Edin Dzeko, fichado por 27 millones de libras. Este año lo ha hecho el chileno David Pizarro. Cedido.
 
El petróleo sigue fluyendo en Oriente Medio pero las reglas de juego limpio financiero de la UEFA amenazan con acabar con los sobrevalorados fichajes de los «citizens». Una pena.
 
Pero la peor noticia para el City es que no pudo vender a Tévez. El club valora al argentino en 30 millones de libras, como si fuera todavía un jugador de fútbol. Lo cierto es que el Tévez golfista no vale eso y ni siquiera el PSG, ese club que fichó a Alex, estuvo dispuesto a comprarle. El regreso del argentino a Manchester promete diversión a raudales y portadas de tabloides. Pero a Mancini y a algunos de los pesos pesados del vestuario no les hará ni pizca de gracia volver a verle por el Etihad.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart